jueves, 2 de enero de 2014

Los ecig y la tecnología de la reducción de riesgos en el uso de drogas




Los Ecig: tecnología y reducción de riesgos en el uso de drogas.

Llevo casi 30 años fumando tabaco, y sé que el tabaco será la causa más probable de mi muerte si nada cambia. Así de clara es mi postura frente al tabaco: sé que es un suicidio, pero soy del grupo de personas que nos enganchamos a los cigarrillos hace décadas y que a pesar de haber probado cientos de drogas distintas, no había encontrado los problemas que el tabaco me ha dado en ninguna de las otras drogas que he consumido.

Hace unos meses, tras haber escuchado hablar de los ecig o cigarrillos electrónicos, me decidí a ponerme en contacto con una casa de venta de estos dispositivos para solicitarles una muestra de su producto e información.

Dos ecig: uno con batería de 900 miliamperios 
más grande a la izquierda, 
una batería con su cargador USB 
y otro ecig con atomizador de 2'4 ml
 en lugar de los 1'6 ml del modelo Go.

La primera duda que tenía era si tenían o no nicotina: yo no quería añadir el consumo de un producto nuevo -fuera adictivo o no- sino que mi objetivo ideal en ese momento era no consumir nicotina a través del tabaco en combustión. Si yo quería, tenían 3 graduaciones de nicotina distintas en sus productos y una variedad sin nicotina. Estupendo.

La segunda duda era qué servía de vehículo para esa nicotina con saborizantes y aromas. Es una mezcla de propilenglicol y glicerina vegetal. La mezcla se calienta hasta los 350 grados celsius en al atomizador mediante una batería que se carga con un puerto USB y se aspira a través de una boquilla.

La tercera duda era más técnica sobre el tipo de nicotina utilizada (su forma química) y resultó ser base libre de nicotina lo que se vaporizaba mediante calor y sin combustión. Esta duda era más técnica porque sirvió para explorar las opciones que se podrían usar con los ecig y otras drogas.

Y la compañía me envió amablemente una muestra de su producto para que lo probara, cosa que he hecho durante unos meses antes de hablar sobre ello.

Distintas esencias con nicotina -o sin ella- que se pueden usar en el ecig.



¿Qué ha pasado tras la llegada del ecig a mi vida?

El primer día que recibí el ecig de Essenz (modelo Go) simplemente tenía la intención de probarlo y emitir una opinión sobre él. No tenía ningún objetivo más en mi cabeza, porque no creía que nada pudiera sustituir al tabaco que llevaba décadas consumiendo.

Lo monté, atendí a las instrucciones que me dieron, lo rellené con esencia de tabaco con 18 miligramos de nicotina por mililitro de solución sabor RY4 -la nicotina es un veneno tan potente como el cianuro potásico y una gota de nicotina pura puede matar a un adulto- y lo probé. En un bote de esencia para ecig con nicotina de 18 mgs por mililitro y 10 mililitros, hay entre 4 y 5 dosis mortales para un adulto, y varias veces más para niños. Cuidado con quién accede a esos productos siempre!! 

Era mi primera vez engañando al cigarrillo de combustión de tabaco.

Me gustó. No era exactamente como fumar tabaco: el vapor que inhalaba no quemaba, tenía sabor agradable, y si bien la cantidad que ese modelo aportaba de vapor por cada calada no era la que a mí me interesaba por mi forma de fumar, me servía perfectamente. Y dejé estar al ecig a mi lado el resto del día. Ante mí, tenía el paquete de tabaco y el ecig cargado. Durante ese día fumé ambas cosas, pero me di cuenta pronto de que si tenía a mano el ecig, no me encendía un cigarro....

Mi ecig cargado con la mezcla de esencias 
-con o sin nicotina u otras drogas- 
que me apetece consumir.

Quienes viven conmigo se dieron cuenta muy rápido. No siendo fumadores, que una casa dejase de tener un fumador dentro soltando humo de una combustión se notaba mucho... tanto que yo mismo empecé a notar el olor a tabaco en mi ropa y la de otras personas, cosa que nunca me había pasado.

Estaba dejando de fumar tabaco y no me estaba dando ni cuenta.
No existía un mono o síndrome de abstinencia a la nicotina porque seguía manteniendo la dosis necesaria en mi cuerpo, y mientras tuviera el ecig cerca no recurría al tabaco.
Una de las primeras cosas en donde se notó fue en la economía: aunque el mantenimiento del ecig es más caro de lo que parece a primera vista (baterías y atomizadores que duran MUY POCO) resulta mucho más barato que fumar tabaco de combustión, e infinitamente menos dañino que los miles de sustancias generadas al someter a combustión cualquier materia vegetal (tenga nicotina o no).

Estaba ahorrando dinero y consiguiendo un claro beneficio para mi salud y la de los que me rodean.
La gente suele creer que lo dañino de fumar tabaco es la nicotina, y eso no es cierto.
La nicotina es la sustancia más activa del tabaco -no la única- que nos da su efecto estimulante o relajante según la consumamos. La nicotina es lo que nos mantiene enganchados al tradicional tabaco, y es la llave también para dejar de consumirlo.
El gran daño del tabaco lo provoca la combustión y el acto de meter el resultado de esa combustión en nuestros pulmones.

Cualquiera puede argumentar -no sin razón- que sería mucho más sano no inhalar nada, ni vapores ni combustiones. Es cierto. Pero la diferencia del daño causado por el tabaco tradicional frente al ecig como forma de autoadministrarse nicotina es tan abismal que personajes como el especialista inglés David Nutt augura un enorme descenso de las enfermedades asociadas al consumo de tabaco en la próxima década gracias a los dispositivos electrónicos como el ecig.

Al cabo de un mes, mi factura en el estanco se notó mucho en caída libre y la estanquera me preguntó: le conté lo del ecig y que les quitaría una buena parte del mercado. Me dijo que no lo creía. A las dos semanas, la estanquera también vendía ecigs en el estanco. Seguía acudiendo al estanco porque necesito tabaco para fumar mis porros de marihuana: sé que puedo fumarlo sin tabaco, pero me gusta con él. Pero lo que antes me duraba una semana, ahora me duraba un mes.

Empecé a realizar mis propias mezclas de esencias, con diferentes modelos de tabaco, de café, de menta, de manzana, de vainilla, hasta hacerme con un grupo de esencias con las que elaborar el sabor que me apetece fumar en cada momento, porque se pueden mezclar entre ellas sin problema alguno.

También he tenido que acostumbrarme a tener otro ritmo, para no quedarme sin nicotina, y tener la baterías cargadas siempre para cuando una se acaba, poder usar otra mientras se carga. Y he tenido que aprender a fumar-vapear de otra forma. No es igual que un cigarro: la forma de administrarse la droga no está marcada por el ritmo de combustión del cigarrillo sino por tu propio apetito.
No se trata de fumar el ecig como si fuera tabaco, sino de saber aprovechar las ventajas que ofrece.

El mantenimiento del ecig no se debe pensar sólo en el coste de las esencias. Las baterías duran cerca de un mes a buen ritmo, poco más o menos que los atomizadores. Y las dos cosas juntas, son unos 25 euros. El coste de las esencias en un fumador tipo de un paquete diario no es superior a los 5 euros a la semana, casi el mismo coste de un solo paquete de tabaco.

Yo recomiendo como consejo de salud, que quienes pasen al ecig NO intenten dejar la nicotina al hacer ese cambio. Ese no es el objetivo en primer lugar: lo primero y más importante es dejar el tabaco, no la nicotina.
Usar una dosis alta de nicotina en la esencia permite tener que dar menos caladas, ahorrar dinero y no sentir nostalgia ni el impulso de coger un cigarro. Mi consejo es que el fumador se mantenga en la dosis más alta de nicotina y cuando esté acostumbrado al ecig, que pruebe a descender en el grado que vea conveniente.

También he de decir que si no se es previamente fumador de tabaco me parece una estupidez comenzar a inhalar un producto por vía pulmonar, sea el que sea, si no es por una razón médica (como ciertos inhaladores), porque siempre tendrá riesgos aunque sean pocos, y siempre será menos dañino no introducir en nuestro cuerpo sustancias ajenas por vías poco apropiadas.

A la hora de ver el ecig como un mecanismo obvio de reducción de riesgos en el consumo de nicotina, ha habido una pequeña tontería que ha ayudado mucho a que el ecig sustituyera totalmente a día de hoy al cigarro de combustión en mi vida, y es una pequeña banda de tela con un enganche que vale un par de euros y que sirve para poder llevar colgado el ecig: de esta forma el impulso -tan habitual del fumador- de echarse mano al bolso para buscar el paquete y el mechero y encenderse un pitillo, se modifica por echarse mano al pecho y darle a un botón para que nos suministre la dosis de nicotina que deseamos.
Ese es el gasto más pequeño que he hecho en mi vida y que mayor repercusión ha tenido sobre mi salud. Debo reconocer que lo de poder fumar en los bares, conciertos, salas de espera, supermercados y cines, hace el ecig un dispositivo mucho más interesante para poder sortear las prohibiciones que hacen que no podamos fumar en la mayoría de los lugares.

La correa atada al ecig 
evita que eches mano al paquete de tabaco. 
Modifica tus costumbres!!

De hecho aunque se planea regular el uso de los ecig, el primer abordaje del asunto, a nivel nacional y no meramente local, no contempla volver a prohibir su uso en los establecimientos de hostelería porque que el “antiguo fumador de tabaco” haya podido volver a entrar al bar a tomarse su café sin tener que salir a la calle a chupar frío para administrarse nicotina es algo que está quedando atrás y se está notando en la maltrecha caja de los bares hispanos.



¿Además de para dejar de fumar tabaco se pueden usar los ecig para otras cosas?

Pues sí. Los ecig son dispositivos que calientan a 350 grados una solución para vaporizarla.
Esa misma lógica se puede aplicar con todas las demás drogas y no sólo con la nicotina.

La primera prueba que hice, en vista de que el solvente era propilenglicol, fue con hash de buena calidad. Puse una bolita en una cuchara, le eché esencia de vainilla sin nicotina (para no mezclar dos drogas) y apliqué calor con un mechero. El hash se disolvió en la esencia dejando un poso de materia vegetal. Tras filtrarlo (aconsejo un filtro de rueda, aunque cueste más trabajo y dinero) lo inyecté con una jeringuilla en el depósito del ecig. Y lo usé. Funcionaba pero poco. La principal razón es que la cantidad de principio activo (THC) en proporción al solvente no era suficientemente alta, pero servía para ver que cualquier solución de cannabinoides podría usarse con un ecig si está convenientemente filtrada para no atascar el atomizador.

Dos atomizadores ya quemados, 
entre el uso y las distintas pruebas con otras drogas.

La siguiente prueba la hice con cocaína. La cocaína tenía que estar en forma de base libre para poder ser vaporizada sin que se descomponga cerca de los 200 grados, con lo que perderíamos el efecto. Así que hice una pequeña base de cocaína que posteriormente disolví con esencia y con calor. En este caso no quedaban restos visibles y la disolución parecía limpia. Inyecté en el ecig y usé. Perfecto. En este caso, como la proporción de principio activo era más alta, el efecto fue similar al de estar fumando base de cocaína sobre papel de plata, pero algo más suave dada la proporción que usé.

Después pasé a la heroína en base (heroína marrón), y si bien era susceptible de ser utilizada de la misma forma, el grado de adulteración que suele traer la heroína, con cafeína, paracetamol y demás añadidos, hacía que aunque resultaba posible, había que concentrar mucha cantidad para percibir los efectos.

Hice algunas pruebas con otras sustancias que no merece la pena mencionar -para no dar más ideas- pero que todas venían a mostrar lo mismo: si puedes disolver una sustancia en la esencia del ecig, y esa sustancia no se descompone por el calor, puedes usar el ecig para administrarte esa droga.
Puede tener un punto interesante a la hora de manejar compuestos que son activos al vaporizarlos o fumarlos pero cuya potencia en relación al peso los hace de difícil manejo, como pueden ser los derivados alegales del fentanilo.


¿Entonces es bueno o malo?

El ecig es un dispositivo de vaporización que se puede usar para sustituir al consumo de tabaco y producir una notable mejoría en la salud de sus usuarios con la administración inteligente de nicotina. No es ni bueno, ni malo. Puede ser mejor que o peor que, pero en sí mismo es un instrumento sin más.

Que pueda ser usado con otras drogas... ¿debe entenderse como un problema? No lo creo.
Aunque he probado su funcionalidad con distintas sustancias no parece que resulte en principio interesante más que como experimento, o para poder consumir una sustancia de forma inadvertida como si fuera el consumo de la esencia. Pero no parece -de momento y con los dispositivos actuales- que se vaya a pasar a consumir drogas de esa forma, excepto la nicotina que por sus características es la óptima para el dispositivo.



A día de hoy, el consejo de sustituir el tabaco por el consumo de nicotina mediante ecig, es posiblemente el mejor consejo de salud que le podamos dar a cualquier fumador tradicional que esté cerca de nosotros. Y por su precio, bastante asequible, parece el regalo perfecto para los Reyes de este año: podéis ver dejar de fumar tabaco a personas que nunca imaginasteis que serían capaces de lograrlo.

Estupendo juguetito el ecig, que además evita que te jodas más la salud con el mortalmente dañino tabaco fumado mediante combustión..
A mí me ha convencido y, sin darme cuenta, he podido quitarme del tabaco de una vez tras décadas.

Tal vez ahora pueda pensar en morir de otra cosa que no sea de un cáncer de pulmón. :)



10 comentarios:

Anónimo dijo...

Una muy buena entrada.
Muy interesante tu experiencia, y toda la información que facilitas.

Enhorabuena por tu blog.

Eduardo dijo...

jejeje la entrada está muy bien, no cabe duda.

ahora bien... date unos meses y nos cuentas. igual me sorprendes, pero este entusiasmo inicial lo he visto ya en otras ocasiones para luego ver como las aguas vuelven a su cauce.

y no digo que no funcione o que no mole. mola mucho. y funciona bien. pero manos de santo para los que somos mancos, pues pocas.

con todo, suerte y enhorabuena a quien le valga.

Symp dijo...

Ya conozco tu opinión, pero antes de escribir ese texto me he pasado meses dándole al ecig.

Y sin pretender dejar de fumar, lo he dejado.
Que seguramente no sirva de la misma forma para todo el mundo? Seguro, igual que no todo el mundo gusta de las mismas drogas y de la misma forma.

Pero de buena fe, creo que es el mejor regalo que se le puede hacer a cualquier persona que fume tabaco y a la que tengamos aprecio: su salud lo agradecerá, incluso si acaba usando las dos cosas, todo lo que sea reducir la entrada de humo de combustión, redundará positivamente en su salud.

Pero bueno, el tiempo dirá qué es lo que pasa, aunque yo lo veo muy claro....

¿Tú te hubieras enganchado al tabaco tradicional si cuando comenzaste a fumar hubiera habido estos dispositivos?

Las drogas y sus formas de uso tienen que evolucionar, más y más y más..... ;)

Eduardo dijo...


No, yo no me hubiera enganchado al tabaco tradicional si antes no hubiese habido otras cosas... en fin, da igual.

Tú dale que es muy cool xD

Symp dijo...

No acabo de verle ese lado "cool" al tema del ecig.

Es un simple dispositivo que te da una versión menos dañina de un humo y que contiene la misma droga que tomabas con una forma más dañina.

Si cuando tú comenzaste a usar drogas de forma IV (si es que fuera el caso....) en lugar de chutas hubieran existido unos trastos por 2 talegos que te metían la dosis en sangre sin usar agujas ni taladrarte más que con una perfusión de aire -por poner una idea o un ejemplo- que te metiera la droga en el cuerpo.... y que además evitase el contacto con fluidos y la transmisión de VIH y otras ETS... a qué te hubieras enganchado?

Su hubiera existido una chuta sin agujas (ya sé que suena raro, ahora) no hubiéramos tenido una epidemia de muertos por mala gestión pero figurando bajo el epígrafe de "muertos por la droga".


En este caso la cosa no difiere mucho.

No serán chutas. Son cigarros.
Su uso causa más daño que el de otros dispositivos que pueden sustituirlos.

Si eso es cool, pues aceptamos barco. ;)

Symp dijo...

Dime Edu, si hubiera existido esto en vez de la chuta.... qué hubiera escogido la gente?

http://www.hispantv.ir/detail.aspx?id=248907

En este caso el ejemplo va de otra droga y su forma de administración.
No creo que nos guste el humo "vegetal", nos gusta la nicotina.

Si nos gustase el humo vegetal, fumaríamos menta poleo.

Eduardo dijo...

a mi me parece cool, más allá de que pueda ser más práctico, sano y lo que quieras. a día de hoy me resulta cool y sabe rico. y no dudo de que por ahí vaya el futuro. ahora bien, para muchos de los que ya fuman el camino puede no ser tan fácil como en un par de meses de vapeo pudiera parecer, por los cuatro gatos que he visto, digo, no más, que yo sigo con mis trujas y más feliz que una perdiz puesta de spiz.

paolo mensis dijo...

Mí más en hora buena Symp, eres de lo mejor que hay... responsable en tus opiniones, y una persona que, en serio, admiro tu conocimiento en drogas y otros, cuanta razón en tus exposiciones respecto a sustancia, más nada (bueno sí, el ejemplo de la jeringuilla sin aguja... +10, (enorme).

Y, en cuanto a la nicotina... no comento... tu lo has dicho claro y alto. Muchísimas gracia. te admiro (aspi)

Anónimo dijo...

humo vegetal? re-contra hiper loco el muchacho, menta poleo juajuajua, yo creo que este fuma cigarrillos a base silicon o pierda lunar porque hasta donde tengo entendido el humo del cigarrillo se logra haciendo combustión con hojas de tabaco de origen vegetal así como la marihuana etc etc etc, humo vegetal dios santo perdónalo, por otro lado el cigarrillo es dañino en si no por la nicotina cosa que es otro tema sino por la regulacion de los entes gubernamentales que exigen que cada cigarrillo tenga una dosis pequeña de nicotina, por ende las tabacaleras procesan el tabaco con todos estos quimico con al finalidad de rebajar el contenido porcentual de nicotina agregandole en su elaboracion anestesicos que ayudan a que al fumar sea mas suave el humo de todos los mardetos quimicos con lo que los procesan de alli el dicho que el cigarro mientras mas suave es mucho mas dañino.
post: el tabaco es el nombre que se la da a la hoja de origen vegetal llamada Nicotiana tabacum y se consume de diversas formas entre la mas comun por COMBUSTION.


e-cig = evaporacion
cigarro = combustion

captas no?

Anónimo dijo...

Madre mía... También le pegas al rollo ese de la vaporización? Voy a llamarle Vap. Y lo 1° decir que de cool tiene cero, más bien todo lo contrario... Una horterada! Cool es mi primo que fuma en pipa.
Al tema:
Me parece una soberana gilipollez meterse nicotina con el Vap aún siendo más sano. Sigue siendo una adicción. Y sí, el tabaco es un asco como droga, mucho más que otras he probado y a las q no me he enganchado ni de lejos... Algunas sólo una vez incluso. Al tabaco me enganché de una forma BRUTAL. Y me estaba matando... Va a hacer 2 años que lo mandé a la mierda, pensé no sería capaz... Lo hice a pelo, a lo bestia. Ni una triste aspirina para llevar dolor de cabeza. Sólo cama y sueño. Casi 3 semanas sin poder hacer vida normal. Dormir. Cansancio y mareos. Depresión. A la 4a o 5a semana la cosa empezó a ir mejor y cada vez mejor... Lo había logrado !!! No...
Últimamente me apetece muchísimo. Su sabor... Y esa sensación de bajar el humo por todo el cuerpo y expandirlo hasta la última gota de mi sangre... 10 cigarros seguidos me fumaba ahora mismo para darle a mi cuerpo, a mi sangre, a mi cerebro... Todo lo que durante casi 2 años le he prohibido.
Sabía que dejando el tabaco algo en mí iba a morir, y así ha sido. El primer año me engañé, ahora noto su ausencia todos los días... El humo entrando, invadiendo todo... PLACER. De poder elegir hubiese dejado a cualquier hombre pasó por mi vida (y los hubo maravillosos) antes que al tabaco.
Con 20 años había intentado dejarlo, pero mi mente no lo soportó: Tenía pesadillas del tipo ver como una inmensa rata me caía encima y despertar sudando y gritando. No fui capaz.
Físicamente noto últimamente cosas que no me gustan, y lo achacó a la falta de TABACO que no sólo nicotina. Hoja pura de TABACO. Una es voluntariosa y procura buscar soluciones.
Estoy a favor de la legalización de todas las drogas, sin excepción. Todas. Personalmente opto por estar en contra de todas, también sin excepción. Quizá alguna y sólo 1, pudiendo variar, 1 vez al mes como mucho y en dosis controlada, autocontrolada. No odio las drogas, las respeto y las temo. Y las legalizaría TODAS.
La primera vez que tragué el humo del tabaco me gustó tanto como tanta vergüenza empezó a provocarme. Mis mejores caladas siempre en soledad fueron...

Pues eso. Que no es cool el Vap. Y el tabaco es una droga legal e inmensamente placentera. Y adictiva.