Traductor

domingo, 10 de agosto de 2014

Otro nivel en prevención del uso de drogas: la Rosa de Guadalupe en TV


Hace un par de días, una amiga me pasó un vídeo -el motivo central de esta entrada- que me divirtió y me preocupó de similar forma. Realmente pensé que el vídeo merecía una entrada y unos comentarios, así que le ofrecí al posibilidad -bajo su propio riesgo- de escribirlo y publicarlo aquí.
Ella aceptó.
Tenemos chica nueva en la oficina, que se llama Adhara y es divina.
Además de tener su salud mental bastante dañada, y de cometer faltas de ortografía imperdonables de vez en cuando, tiene la ventaja de que nos ofrecerá un punto de vista femenino y cargado de hormonas.
O eso dijo.

Ahí va.


---------


El trato que hacen en la televisión sudamericana del cannabis, con la correspondiente ignorancia a esperar del cristianismo más exacerbado y la falta de presencia física de la sustancia por miedo al efecto pecaminoso que podría tener, se ha hecho viral en internet.

Era de esperar pues se hace difícil contener las risas después de ver semejante circo multimedia.

El show en concreto que ha tenido la valentía de tratar el tema de la “adicción a la marihuana” (No entraré a explicar las comillas porque asumo que todo el que lea esto ya se está partiendo de risa) ha sido -¡redoble de tambores!- La Rosa de Guadalupe. 




Una serie sin continuidad argumental dónde en cada capítulo los actores buscan la salvación y solución de todos sus problemas hablando con la virgensita de Guadalupe (en voz alta, refiriéndose a una imagen y en público, por supuesto).



Sin gracia alguna y mucho menos gancho, emulando a las telenovelas, con un dramatismo y una banda sonora más rancios que la sonrisita de Marhuenda, la serie intenta convertirse en la guía espiritual del público de Televisa.

Yo personalmente al ver por primera vez un episodio no he podido evitar recordar los vídeos de animación para mojigatos que nos ponían en las clases de religión. Pero con más morbillo, claro, que estamos enfocándolo a todas las edades aunque el diálogo mantenga el mismo nivel de retraso mental.





Con unos temas tan transgresores como los emos, el cosplay (véase disfrazarse de personajes de animación japonesa), las “beliebers” y clásicos bíblicos como la prostitución, la virginidad o estar gorda, intentan hacernos ver cómo la virgensita de Guadalupe es capaz de poner un poco de esperanza en estas formas de vida llenas de tragedia.






Y por supuesto la "drogadicción" no podría salvarse del formato más moderno y cutre de sermón. Atentos a la actuación, la profundidad argumental y los efectos especiales dignos de Spilberg.

He aquí el drama de una familia "normal" (Veáse intolerante, supersticiosa y con problemitas de comunicación) cuando descubre que su hija consume marihuana:





Por si aún estás en estado de shock o partiéndote de risa, permíteme que te ponga en situación. El capítulo completo no se encuentra online pero tras un poco de investigación y muchos capítulos vistos tirando de fuerza de voluntad y buena yerba se puede deducir la situación:

Una adolescente va camino de su casa cuando de repente detecta ese olor tan característico que tiene el cannabis -sin saber ella lo que es eso, por supuesto, que va a un colegio femenino con uniforme, por Dios-.

Como un perrillo ansioso se pone a seguirlo y llega a unas obras dónde unos albañiles están fumando. Sin pensárselo dos veces, hablando con desconocidos con toda la buena fe cristiana y con su "buena onda" les pide que le den a fumar "huele rico". (Nótese que esto se repetirá una y otra vez durante todo el episodio, como si fuera la única característica propia de la marihuana o por lo menos la única que les suena a los reprimidos estos)

A esto que llega una señora, evidentemente más refinada y de mayor estatus y dignidad moral que los obreros y les recrimina que estén FUMANDO MARIGUANA.

-Entra la música intensa de calidad y comienza el drama y el terror-

La niña es llevada a comisaría, dónde le explica a la policía y a su padre cocainómano (esto no lo dice la novela, lo digo yo después de ver lo alterado que está y lo violento que se pone, el plan mosso con indulto asegurado, en cada escena del capítulo) que ella había fumado porque quería, sin que los obreros la obligaran.


Aquí el señor policía, sin ahorrarse la carita de asco, le dice al señor padre que su hija está enferma y que la lleve a un psiquiatra porque ha fumado marihuana voluntariamente.

[Mamá, papá, si leeis esto, no me llevéis al psiquiatra que vais a hacer el ridículo. Además ACAB]


CUIDADO QUE AHORA LLEGA LO BUENO


Después del conflicto policial el comportamiento de la niña pasa a ser insoportable, haciendo cosas tan extremas como destrozar una almohada de plumas en el cuarto de su madre porque esta le pegó una bofetada y pelearse con varias niñas que parecen intentar hacerle bullying con insultos tan originales como "mariguanaa!" y drogadicta.

Ante tales actos de rebeldía antisocial, la directora del colegio privado y con valores super-elevados en el que la chiquilla estudia, procede a expulsarla del colegio.

Sí, expulsión escolar por consumir cannabis alegando que el que la niña lo hubiera hecho era un escándalo y daba muy mala imagen al colegio. Del bullying no se habla, eso no es un problema, como se puede apreciar en muchos otros capítulos de La Rosa de Guadalupe, si los demás te molestan es porque estás haciendo algo mal y tus padres se encargarán de arreglarte pidiéndoselo mucho a las vírgenes que tienen colgadas en los dormitorios.


Yo aquí no comprendo cómo la niña no se suicida, que es algo que también parece habitual en esta serie y que ha provocado, por ejemplo, que una niña de 10 años siguiese el ejemplo, esperando el milagro de la virgensita 




A esto el señor padre, digo señor porque se le ve muy metido en el papel de jefe y soberano de su hogar y su familia, decide amenazar a su hija con mandarla a una escuela militar femenina en USA.

Las capacidades del servicio militar de curar la "drogadicción" de su hija al olor de la marihuana, las desconozco, pero que la pondrían más en la linea de su progenitor, con violencia real y subidón colérico incluido, no lo dudo en absoluto tras conocer las últimas noticias sobre nuestros queridos marineros 




¡Pero no pasa nada! Porque como en todos los capítulos de La rosa de Guadalupe, en cuanto se le reza a la virgen todo se soluciona mágicamente.


En este caso la solución pasa por las escenas más cómicas, como el flashback en sepia de la niña "MASCANDO MARIGUANA" (sí, así, sin más) a edad temprana tras cogerla de la maceta de yerbabuena de la terraza, gritando que a ella le gusta esa plantita.

O el brote obsesivo-compulsivo al extremo cuando el psiquiatra/juez-moral-absoluto enciende una pantomima de porro que ni arde delante de la criatura, que transmuta en el Hulk de la yerba y necesitan un enfermero y un sedante para calmarla.


Aquí es cuando se desvela todo, la niña es una adicta pasiva (¡¡¿¿??!!), su madre, una insensata, había consumido MARIGUANA durante la primera semana de embarazo.
¡Y demos gracias a que su padre no había fumado nada antes de concebirla porque seguro que le pasaba la adicción en el espermatozoide!
Pero esto es el secreto mayor guardado de su pobre y culpable madre, que no se atreve a confesar.

Tras la conversación de marujas pertinente (elemento también común en todos los episodios de esta joyita televisiva) y el miedo a la reacción del marido, lógica por todas partes si estás casada con un puto sociópata de ese nivel, sabiendo que él nunca la va a perdonar, decide no decir nada y tan sólo temer a que el doctor la descubra.

Cosa que por supuesto hace, porque al contrario que el del otro capítulo estrella sobre la drogadicción de esta serie "Sales de baño, lo más obscuro" sí parece tener una idea básica de medicina y el procedimiento de diagnóstico. Inventada, por supuesto.

El capítulo de las sales de baño, o cómo comerle la cara a tu novia, no tiene pérdida y son 40 minutos de pura bazofia sensacionalista con referencia a las noticias de “zombis” y todo que podéis ver íntegro aquí: https://www.youtube.com/watch?v=Q5BGtwj1XrA 

Hay otro capítulo grandioso, entre joyas como los dedicados a las drogas auditivas o al sexo -peligros para los jóvenes- que es el del Krokodil. Impagable obra maestra: https://www.youtube.com/watch?v=bzXPYY-XLjw 



Y así, con clara influencia de los crack-babies, esos niños que supuestamente nacen enganchados y con graves daños porque sus madres consumían crack durante el embarazo, hacen una pirueta mental y sobretodo, DESINFORMATIVA (recordemos que este programa va dirigido a familias de cristianos con pocos recursos -y, seamos sinceros, aún menos información- y que tienden a tomarse, -por acojonante que parezca- en serio lo que ven en la tele): la madre confiesa, el padre no le arrea una hostia de milagro (esto seguro que fue la intervención de la virgen) y al final todo se arregla con la madre pidiéndole perdón a la hija como una posesa y esta última teniendo un éxtasis místico que se ve que la cura mágicamente de la adicción mística y genética al olor de la yerba.



¿La moraleja? A parte de que la Virgen de Guadalupe, sí, esa que habéis visto en casi todas las putas escenas de la serie y que parece una vulva con pelo y todo, -en contraste con el dildo que enseñan (gazapazo de doble moral dónde los haya) en otro de los capítulos-, LO PUEDE TODO.



La Virgen de Guadalupe
como una vulva peluda.




El vibrador, o consolador
o dildo que aparece en dicha serie,
para cuando la virgen no funciona.



Y la conclusión; no te metas drogas NUNCA porque no sabes (y los que han hecho este episodio menos) qué va a pasar dentro de años ni lo que se te queda en el organismo (y puedes pasar por “la informasión de los genes” a tus pobres hijos) y lo que no. Vamos, que eres un ignorante, pero en vez de arreglarlo mejor ten miedo al infierno, que todos sabemos qué son las drogas.


Espero que os haya gustado mi primer artículo para la Drogoteca.

Soy Adhara, aprendiz de mastertroll y he venido para compartir las risas.   


-------


PS: Para quien quiera saberlo y no se haya dado cuenta, podéis hablar con la pirada que ha escrito el texto aquí vía Twitter en @AdharaStar o dejándole comentarios en este mismo lugar. Ojo, que a veces le falla el riego.

jueves, 7 de agosto de 2014

Bitcoin como moneda anónima


Este texto fue publicado originalmente en la web www.elbitcoin.org :)
--------------



Bitcoin no es totalmente anónimo; 
sólo suficiente si lo usas bien.

En el mundo Bitcoin existe la creencia, en algunas personas sean bitcoiners o sólo simpatizantes e interesados, de que Bitcoin es una moneda anónima. Esto es cierto en parte, y algo erróneo por otro lado. Bitcoin se ve soportado por una estructura que no hace necesario revelar datos relativos a nuestra identidad a la hora de usarlo, pero si se usa de forma alegre o despreocupada lo hace vulnerable al escrutinio público.




Salgamos un momento del Bitcoin, volvamos al papel moneda tradicional. El papel moneda tiene la posibilidad de funcionar como un instrumento anónimo de acumulación de riqueza: nadie podría saber nunca que poseemos una cantidad X de dólares o euros y que encontramos por azar perdidos o que nos fueron entregados en mano como pago por algo. De la misma forma, cuando pagamos con papel moneda podemos seguir manteniendo el anonimato al no revelar nuestra identidad por el hecho de efectuar un pago. 

En el mundo del papel moneda, emitido por un banco central o institución similar, el escrutinio lo recibimos por parte del estado y sus agencias satélite (policía, hacienda, seguridad social, justicia, etc.) y ellos lo pueden realizar gracias a que cuentan con el libre acceso a la información de los movimientos realizados con el dinero. ¿Qué movimientos? Aquellos que hemos realizado mediante una forma que nos vincula con una identidad: los que hacemos en un banco, una transferencia mediante una empresa u organismo como correos, y el uso de otros medios de pago con verificación de identidad como puede ser una tarjeta de débito o crédito o cheque. 





Todo lo que no sea un uso anónimo -en el que no nos vemos obligados a revelar nuestra identidad como con el pago en metálico en un comercio- da un mapa de los movimientos sobre “el total” que el estado puede controlar de nuestras entradas y salidas (como nóminas, premios, multas e impuestos).

Bitcoin es todavía más controlable: todo pago que realizamos queda visible al escrutinio público, y no hacer falta ser el estado o tener su medios para poder conocer el estado de una cuenta que recibe y envía dinero. Toda transferencia en bitcoin queda registrada para la historia y perfectamente visible. ¿Dónde está entonces lo anónimo del asunto? En que no es necesario revelar tu identidad a la hora de realizar pagos o compras con él. Pero si lo hacemos, perdemos esa característica con todo lo que ello conlleva: a muchos vendedores en Silk Road y compradores de los mercados de Darknet les hubiera gustado ser un poco más precavidos a la hora de usar sus cuentas, ahora que se enfrenta a acusaciones penales -más o menos acertadas- basadas en parte en el seguimiento de cuentas en blockchain y análisis de “big data” o grandes trozos de datos.




¿Si yo no revelo a nadie que una cuenta es mía?
Obviamente si no revelamos que una cuenta es nuestra no podrá controlarse el uso que hacemos de la misma: podrá ser controlada la cuenta pero no podrá ligarse a una persona. En noviembre de 2013 se produjo una transferencia de algo menos de 200K Bitcoin que de momento ostenta el récord en ser el mayor valor transferido con esta moneda, algo menos de 150 millones de dólares en aquel momento. Y seguimos sin saber de quién a quién. ¿Alguien imagina lo que la hacienda -de cualquier país basado en la actual voracidad fiscal e impositiva- opinaría de semejante intercambio económico ocurriendo fuera de su control? Exacto, no les gustaría un pimiento. ¿Entonces? ¿Dónde está el problema a la hora de usar bitcoin?

Hay dos formas en que perdemos nuestro anonimato sin darnos mucha cuenta: la técnica y la social. En otras acciones, como puede ser el pago en especie con bitcoin por parte de alguien que lo refleja, la compra de bitcoin (o venta) a través de un exchange no presencial, o el uso de una cuenta de donaciones (en la que lo habitual es mantener la misma cuenta y permitir así la verificación del total donado) por ejemplo, nos vinculan de forma directa con nuestra identidad en el mundo real con una pérdida total del anonimato vinculado a esa cuenta (y puede ser que a otras).

Las formas “técnicas” de vulnerar nuestro anonimato son todas aquellas en las que el uso de nuestra cuenta se vincula con una IP que a la vez nos vincula a una identidad propia (o con la IP de la conexión de tus padres jubilados que no saben qué es bitcoin siendo tú hijo único, por ejemplo).
Cuando nuestro ordenador o móvil envía una transferencia, esta graba unos cuantos datos propios y hay otros que viajan por lo que es la propia configuración de la comunicación en red, entre ellos la IP del primer ordenador que envía los datos. Dicen que existen de hace tiempo grandes ordenadores cogiendo todas las transferencias bitcoin que pululan por los nodos de la red común y almacenando la IP de origen de la misma. Conociendo el actual nivel de espionaje por parte de los estados (unos más que otros) no resulta nada ilógico: sus servicios de inteligencia necesitan esos datos, y el resto de “servicios” los anhelan para poder usarlos.

¿Cómo evitar esto? La mayoría de los clientes Bitcoin permiten la conexión mediante proxy o VPN de pago, de manera que nuestra IP queda anónima en cierto grado: el anonimato de nuestra salida a final a la red, que depende del número de socks encadenados o de la privacidad respetada por la empresa que nos presta los servicios. Otra forma sería usar los servicios de lavado de dinero a la hora de mover bitcoin para nosotros mismos o para pagos que no queremos dejar visibles, que con una comisión se encargan de ofuscar la transacción lo suficiente como para hacerla resistente a la minería de datos común, pero en la que únicamente conseguimos que el receptor del pago no pueda vincularlo con nuestra dirección de salida porque si el envío al servicio lo realizamos sin proxy o similar, quedará registrado nuestro pago a dicho servicio (el simple dinero no da anonimato). Estos servicios son interesantes para combinarlos con otros cuando queramos un extra de seguridad, pero partiendo primero de nuestros propios actos higiénicos en ese sentido.




La otra ruta obvia es Tor y ya hay proyectos para que los clientes trabajen dentro de la red Tor siempre que sea posible para aumentar el grado de anonimato inherente al sistema por defecto, pero de momento no están claramente ligados a la hora de trabajar con bitcoin aunque parece que es parte de lo que el futuro nos depara.


La forma “social” de cazar nuestra identidad se basa en nuestra propia expresión: no debemos decir cual es nuestra cuenta alegremente, y debemos de usar una dirección distinta para cada pago -como nos ofrece por defecto y aconseja el cliente oficial de Bitcoin- siempre que nos sea posible para evitar que nadie pueda saber cuánto entra y cuanto sale de nuestra cuenta. En este área hay que tener más cuidado de lo que parece: redes sociales como Facebook minan nuestra privacidad por la cantidad de información que revelamos en ellas y la cantidad de información que cualquier persona puede cruzar hoy en día para obtener resultados útiles. 

Tal vez no digamos que ChicaGuapa21 seamos nosotros, pero si ChicaGuapa21 es profesora de niños de 3 años en Don Benito (que sólo tiene un colegio de esa edad) y a la vez ChicaGuapa21 vende jerséis hechos a mano y cobra con una cuenta pública de bitcoin... no hace falta ser un lince para vincular la identidad del mundo virtual con la del mundo real. Esto último es aplicable para quien nos pueda buscar -con buenas o malas intenciones- por nuestro uso del Bitcoin (puede pasar, el ser humano es capaz de lo peor como de lo mejor) pero también para quien nos quiera identificar por cualquier otra razón (desde un loco enamorado acosador a una enemiga por haberla quitado el novio en su día) y eso debemos tenerlo en cuenta siempre.



No era la intención de este texto entrar a fondo a analizar las dos vías para determinar nuestra identidad al usar bitcoin porque sería imposible realizarlo en poco espacio atendiendo a todo que sería interesante. Sólo hacer un apunte al respecto.

La excepción de las cuentas de donaciones o para proyectos tipo “crowfunding” se explica porque a los donantes muchas veces les gusta conocer cómo va la donación a un proyecto o cuenta y, muchas veces, se entiende que esto ha de ser así para ayudar a la transparencia y dar confianza a aquel que dona. No es necesario vincular la donación a una persona o grupo concreto, pero es lo más habitual y aunque eso no nos vincule de forma legal -con un papel- a dichas transacciones, a veces un grupo de indicios cruzados tienen tanto valor probatorio como la mejor evidencia: cruzar indicios permite reducir las posibilidades de equivocación, a veces hasta puntos estadísticos que haría necesario que existieran 10 o 100 veces la población actual del planeta para que fuera “razonablemente probable” que pudiera ser otra persona.

Si alguien cree que la justicia nunca condena por indicios sino que lo hace siempre por pruebas totalmente verificables sólo tiene que echar un vistazo a los sistemas de identificación por ADN: son muy fiables, pero no pueden nunca descartar que exista otro ser humano que hubiera dado el mismo resultado estadístico a la hora de analizar su genoma.

Fíese usted de la virgen y no corra.

Por si acaso sea precavido con la forma en que usa Bitcoin, y con todo lo demás.

viernes, 1 de agosto de 2014

Empresario del cannabis en España: mira a ver quién te está pegando el palo!!


Malas plantas en el cannabis de España.

Esto va a ser una entrada un poco atípica.
Tengo por costumbre no pringarme demasiado en los temas de cannabis en el país, porque si algo he aprendido con el tiempo es que -en buena parte- son asuntos dirigidos por mafias. No me refiero a que sean narcos -hay de todo- o que sean grupos violentos y tal, sino a que se comportan como mafias que atienden únicamente a su propio interés, normal y exclusivamente económico.

Pero hay algunas cosas que me tocan mucho la moral y hay que comentarlas, airearlas y exponerlas, creo que para que mejore el ambiente. Huele a cerrado y a convento.

Para empezar, el tema de la “Ley de Libertad Individual” que iba a permitir la tenencia de cannabis y bla bla bla. El bulo que un tarado de nick en Twitter @Nil_caste tuvo la ocurrencia de lanzar por las redes, en un supuesto experimento para comprobar lo bien que se difunden noticias totalmente falsas.

No era difícil: bastaba con observar que la MAYORÍA de los “proveedores de contenidos” sobre cannabis lo único que hacen es copiar y pegar titulares, que ni leen, ni comprueban ni tienen el menor interés sobre ellos. 

Hacen basura que venden como “contenidos”.
Aquí tenéis el audio del imbécil que tuvo la idea de hacer esta broma: http://www.goear.com/listen/e643030/mongolo-rrss-nil-caste

Lo más divertido es que querían hacer un artículo creíble.
No hace falta: si pones marihuana en la noticia, todo vale.



Pero la gilipollada del niñato este sirvió para comprobar que todas esas cuentas “que informan” en Twitter sobre cannabis y tal, picaron. La dieron como real. Dieron como real una noticia del país en la que unos niñatos se inventan una ley de absurdo nombre. Se creyeron la imbecilidad, o seguramente, ni la leyeron. Muchas de esas cuentas en Twitter y Facebook son agregadores automáticos que hacen “granja de usuarios” enviando “breves toques” sobre un tema. No valen nada.
Hasta ahí nada especial.

Pero llega una de mis cuentas favoritas que es la de @GrowLandiaOFI -según ellos, son un “banco de contenidos”- y según están cayendo las detenciones sobre asociaciones como AIRAM y hay una ofensiva brutal en todos los medios contra el cannabis, como unos 15 días después de que TODO el mundo supiera que era una noticia inventada (algunos lo dijimos en el acto y vimos que era un bulo, por eso de no publicar ESTUPIDECES), van y publican que la nueva ley ya ha sido aprobada y bla bla bla http://growlandia.com/marihuana/barcelona-sera-la-primera-ciudad-de-espana-en-legalizar-la-marihuana/ mientras llueven las detenciones a “la cúpula” de los CSC en Cataluña.




Se nota que los de @GrowlandiaOFI saben de lo que hablan.

No es raro tampoco: si quieres ver los contenidos más mierda, menos informados y más escandalosos tipo “el cannabis cura el cáncer” o “el cannabis vino de los extraterrestres”, entonces es tu cuenta. 

Desde luego son un banco de contenidos, malos, peores y nefastos.

Pero cobran. Se lo llevan en bruto con la publicidad que les pagan ciertos grupos, grows, distribuidoras, por anunciar sus productos en la “Gran Comunidad alrededor del cannabis” que dicen que son.
Un rebaño de atontados. 

Es normal que la gente siga al principio a las cuentas más grandes y visibles, pero si además de fumar porros sabes leer, seguir a @GrowlandiaOFI baja muchos puntos el CI que tienes. Muchos.

La cosa es que les decimos vía Twitter, y siempre amablemente, que si son imbéciles o tarados, que si no saben de qué va la cosa, que no hablen, que no digan imbecilidades. Que aprendan que por estar callados y sin INVENTARSE CONTENIDOS durante un rato, no pasa nada.
Y rectifican: ponen una actualización en su página diciendo que “ha sido una noticia en la que han picado todos... y además no era tan rara porque BCN está a punto de conseguirlo”. Ya.
Todos en la trena juntos es lo que van a conseguir como la gente les haga caso.

No sé si asusta más el dinero de Pujol o lo de las 60 cuentas, 18.000 socios (clientes) y 7 empresas paralelas que tenía uno de los CSC de Barcelona. Con un par de millones en las cuentas, millones de euros. Con eso se podría financiar TODO el activismo cannábico en Europa. Aunque supongo que cualquier asociación con 18.000 socios no tiene problema en demostrar que no tienen ánimo de lucro y que es todo por el cannabis. Mucha suerte a ellos, que no son los únicos. Hay otras con menos dinero imputadas pero cosas igual de feas, y relacionadas con la producción de semilla de cannabis a granel... para vender a bancos, CSCs y growshops. Cosas del “activismo” cannábico y tal.

Volviendo con los campeones de @GrowlandiaOFI, también citan como “MEDIO” que ha picado a MENEAME.NET, será que no saben qué es.
Profesionales de las redes y la comunicación, eh? Y del cannabis ya ni te cuento.

Ah, no os creáis que dan las gracias a quien les avisa de su increíble estupidez. En las redes fue unas risas, pero ellos como si oyen llover. Son profesionales.... xD

Mejor no dicen nada y hacen como que se dieron cuenta ellos.... dos semanas después que el resto.
Bravo @GrowlandiaOFI, sois los más mejores en esto de la información y los contenidos.
Seguid vendiendo a empresas que os siguen pagando por tener publicidad en vuestra charca de barro.
¡Ánimo cannábicos de verdad!

Vamos a cambiar de tercio que ya no dan más de sí. Banco de contenidos.... hay que joderse xD

La importancia de saber lo que se hace en las redes sociales no es una tontería.

Muchas personas delegan esa tarea en otros pensando que es una cuestión menor, que tu primo/amigo/vecino que usa mucho tuiter lo podrá llevar. 
Total, sólo hay que poner de vez en cuando alguna cosa sobre el cannabis, alguna foto de un porro y sobre todo, seguir a todas las cuentas que te siguen y mencionan la palabra marihuana. 
Hablamos de las empresas del ramo del cannabis, como growshops, distribuidoras, medios. Los supuestos profesionales.

Y no es así. Las redes sociales son posiblemente el principal medio de difusión y comunicación entre los usuarios y clientes del mundo del cannabis. 

¿Pondrías tu imagen en manos de gente que no se lee ni las noticias que publica? ¿En manos de cuentas hinchadas de seguidores, pero que siguen a una cantidad indecente de personas en un aburrido “sígueme y te sigo”? ¿En las que pasan de 50.000 seguidores a más de 100.000 en unos meses comprando “followers” a 30 euros los 5000 seguidores? Pues los malos profesionales hacen eso, y cosas peores.

Seguimos. Hace unos días, no recuerdo cómo, establecí contacto con una cuenta llamada @MiniGrowShop que empecé a seguir, no recuerdo por qué sinceramente (vamos, le puse en observación como otras tantas) y que en un privado me dijo que era el SEO de @Tgrowshoponline y que en vista de la pasta que estaba haciendo con dicho negocio se lo iba a montar por otro lado.



Yo en aquel momento no entendí bien el tema, pero entendí que era alguien montando algo y le dije que a lo mejor tenía interés en comentarle una cosa (asuntos de empresa y tal) para el futuro. Con lo que me dio su email.

La cosa quedó ahí. Y empecé a recibir privados suyos en que me pedía que hiciera RT a sus tuits, cosa que obviamente no hice. 

Hasta que vi un tuit que me pareció fuera de lugar: estaba usando el tema de @BuscaMaria, la cuenta BOTNET, para intentar hacerse publicidad con una mierda de camiseta y a costa del original @BuscandoMaria. Le interpelé en público. Él me contestó en privado. Deje de seguirle para que no hubiera privados. Lo dije en público y el tipo no volvió a abrir la boca.

Inmediatamente después empecé a borrar sus mensajes privados, pero al leerlos me di cuenta de una cosa: había interpretado mal una palabra. Confundí SEO por CEO, o lo que es una especie de gestor en redes sociales para que seas más visible por el presidente de una empresa, como lo llaman en inglés (ambos términos son ingleses).

¡¡Coño!!
Tenía a un CM o comunnity manager (juajuajua, es que estos nombre me hacen reír) diciendo que era SEO (un “especialista” contratado para redes) que estaba ROBÁNDOLE LOS CLIENTES A SU JEFE.

Sí, la cuenta @MiniGrowShop me decía que era el SEO de @TgrowShopOnLine y que estaba montándose la otra en vista de la pasta que ganaba su jefe, para que su novia montase un grow y se lo llevase él. 
El grow shop al parecer es www.minigrowshop.es que está en construcción y que planea abrir en un mes... en Sevilla, supuestamente.




E iba a todas las cuentas que gestiona para quien le ha contratado y les pedía que siguieran a la nueva cuenta pirata que le está preparando el pufo al de @TgrowShopOnLine. Además no tenía problema en dar su nombre y cuenta de correo para hacer negocios con él.

A mí esto me sorprendió mucho por varias razones.
La primera porque alguien fuera TAN INÚTIL como para hacer una jugada así de una forma tan torpe. 

La segunda que además, estuviera contratado por alguien que no prestase ninguna atención.
Lo MÍNIMO que alguien que contrata un servicio en la red debe hacer, es probarlo. Tener una cuenta en tuiter que no se sepa quién eres y que siga y tenga relación con la cuenta que quieres controlar no es complicado, y es un requisito evidente.

Antes de borrar todos los mensajes privados, hice algunas capturas de pantalla que envié a algunas personas del mundo del cannabis, desde bancos de semillas, a activistas, a distribuidoras, medios... etc. Vamos, que lo hice “público” en pequeño grupo. Y me contestaron casi sin excepción con más capturas de pantalla con conversaciones similares

El notas se la está preparando a su jefe. 
Todos coincidían.

Me hizo gracia -mucha- una cosa.
Hay un grupo llamado “La Mafia Verde” en Twitter donde se agrupan distintas cuentas “con cierto peso” en el tema del cannabis, teóricamente para conseguir objetivos que nos benefician a todos y tal. Bueno, esa es la teoría. 

La cosa es que prácticamente a todos los miembros de la mafia verde que pregunté, sabían lo que este tipo está haciendo: conocen una práctica (de momento sin decir nada) que consiste en robar y morder la mano que te da de comer.

Me sorprende que eso sea en beneficio de todos.
Pero ahora me cuadra más el nombre de la mafia, verde.

También quise comprobar si la cosa iba más allá del mundo cannabico. Y pregunté a un par de cuentas de profesionales -de verdad, algunos de TV incluso- de las redes que tenían relación con dicha cuenta. Y me confirmaron también que les había pedido que le siguieran en su nueva cuenta @MiniGrowShop.
Te robo los clientes, HAMIGO....

Me hizo tanta gracia todo que me fui a charlar con mi growman, al que puse al corriente y me indicó unas cuantas cosas sobre tiendas piratas, webs de venta que dan pena sin registro legal, gente haciendo de distribuidora escondida, distribuidoras de parafernalia cannábica (semillas, abonos, focos, material de cultivo, todo lo que hay en los grow-shop) que dicen a los clientes que no compren a los grow sino a ellos directamente, y la situación en que se ven los que intentan competir legalmente y con practicas limpias en el mercado, follados a impuestos y soportando prácticas mafiosas por parte de las empresas con más peso en el sector.

Me contó otras curiosidades, como una distribuidora que te manda -de regalo con la compra- 20 o 30 gramos de cogollos de cannabis en el paquete. Otras a las que prefiere no pedir porque te mandan lo que quieren, mal y tarde, o todo lleno de mierda. Otros grow que son un tipo con una “tanita” vendiendo yerba, hash y cocaína con un Mercedes aparcado en la puerta (y doy fe de que cada 10 minutos alguien pregunta si venden). Otras que.... en fin, esto merecería varias entradas y no es el tema. 

Sólo decir que aplaudo la opción de AESCANN por buscar un sector regulado de una forma limpia, que creo que en #ExpoGrow2014 de Irún van a exponer algunas cuantas cosas que parece que nadie quiere atender (se está mejor en la retaguardia fumando petas, activistas de la pista).
Señores de los GROW SHOP: necesitáis alguien que cuente todo eso que no os atrevéis a contar vosotros porque os joderían vivos. Empezad a pensarlo seriamente. ;)

La cosa es que hice una búsqueda sobre el GROW ONLINE al que están pegándole el palo y encontré que pertenece a una empresa llamada OnLine Sales SCP y que tienen sólo una vía de contacto que no pase por las redes: un móvil al que llamar con un horario de atención. También un CIF -no todas las webs que venden lo tienen, las pirata no.

No quise usar las redes porque si el tipo que le está haciendo la pirula es un contratado suyo, es posible que controle todos los acceso por red, y más si está tan confiado para preparársela de esa forma tan descarada. 

Así que por cortesía, para no pillar a nadie por sorpresa, intenté contactar con el dueño de OnLine Sales SCP o del grow www.tugrowshoponline.es que también parecía ser el de un grow shop en algún lugar de Cataluña. Pedí a gente en distribuidoras y tal que si podían ponerme en contacto con el jefe para contarle lo que pasaba. E incluso llamé un par de veces al teléfono que indica en la web, para ver si podía dar con el dueño. El teléfono indicado en los horarios indicados sólo envía al buzón de voz. Curiosa forma de vender... :P

Nada. No ha habido forma.
Así que ya que tengo un blog, pues aprovecho y lo cuento. Sirva de aviso para empresarios relacionados con el cannabis que no acaban de entender lo que son las redes sociales ni a quién deben encargárselas.

Es cierto que sobran profesionales con título (si es que eso realmente existe) para esto de las redes. Pero más vale saber bien en manos de quién pones tu imagen y tu comunicación: estás pagando a un tipo, un amigo, un SEO (juajuajua, a-SEO) o algo así porque te roben los clientes y parte del negocio.

El tipo que está pegándote el palo, querido OnLine Sales SCP aka www.TuGrowShopOnLine.es aka @Tgrowshoponline, es el que te lleva las redes. 

He llegado a pensar que pudieras ser tú mismo en un intento de doblarte y tener dos negocios o algo así, pero me parece tan delirante que creo que la opción más simple es la más acertada: te están haciendo la cama. Desde tus propios recursos y sobre tus propios clientes.

¿Necesitas asesoramiento en redes? Pregunta, onvre, pregunta.... hay gente muy buena, con experiencia y siendo profesionales que pueden hacer bien, mejor y mucho mejor, ese trabajo.
Si no recapacitas, tú y otros muchos como tú, tras esto pues te regalo un vídeo para que al menos, te rías de lo tonto que eres.



Y otro para el listo, amigo, empleado, SEO me mareo, o lo que sea que está preparándote esta pirula a la vista de todos.... sin que nadie diga nada. Gran mundo este del cannabis. 
Lleno cada día de mejores personas.



Con esto y un bizcocho, que tengáis buen fin de semana.

PS: Tengo capturas, conversaciones e imágenes junto más datos de todo este percal. No los saco en público por no comprometer a nadie. Pero si es necesario, están disponibles. Al menos para quien acredite ser el dueño de la empresa a la que están robando, ya mencionada atrás.
El objetivo último de este texto es hacerle llegar este mensaje.

Si puedes colaborar en ello, hazlo, por un sector del cannabis limpio de maleza y prácticas mafiosas. 
Y por unas redes sociales que no te tomen por tonto, también.  

miércoles, 23 de julio de 2014

La cara oculta de la farmacia: el negocio de la salud

Este texto fue publicado por la Revista Yerba en Junio de 2014.


La cara oculta de la farmacia: el negocio de la salud.


Desde el principio de la existencia -del hombre como especie- hemos contado con remedios que utilizábamos para tratar nuestras dolencias y ayudarnos en el quehacer diario, en principio siempre atendiendo a lo que teníamos en nuestro entorno en flora y fauna. Al igual que otras especies, hemos usado las plantas que recolectábamos y los animales que cazábamos -e incluso los minerales de nuestra tierra- no sólo para alimentarse sino también para hacer frente a la enfermedad y a sus síntomas físicos y psíquicos.




Tal vez resulta difícil para el ser humano actual entender de la misma forma lo que era la enfermedad para el hombre de hace unos miles o cientos de años, pero ese concepto ha sido distinto en las distintas culturas y en los distintos momentos de la historia. Muchas de las patologías que hoy reconocemos y tenemos descritas se entendían como parte del proceso normal de envejecimiento y decadencia de la persona, que hace un par de miles de año tenía como expectativa de vida algo cercano a los 40 años de edad (la mitad de nuestra actual expectativa).

A pesar de las diferencias entre las distintas culturas, tenemos cuestiones que nos son comunes como especie y en todos los lugares el ser humano ha buscado por ejemplo no sufrir dolor o tener herramientas para poder tratarlo, siendo por esa razón plantas como la adormidera valoradas en todo el planeta. Hacia el tercer milenio antes de Cristo se empiezan a sistematizar grupalmente los conocimientos referentes a la medicina y a los remedios usados, y al mismo tiempo en Mesopotamia empezamos a encontrar los primeros casos documentados en que se emplea a humanos para experimentar con los remedios y las dosis antes de usarlos en pacientes. Está claro que los humanos con los que se experimentaba, no se consideraban ni humanos en ciertos aspectos porque eran esclavos, por lo que sus vidas pertenecían a sus dueños.

Es el principio del desarrollo de una farmacia incipiente en que el que se tratan las dolencias de acuerdo con unos síntomas y unos remedios considerados oportunos por quienes ejercían esas labores, que son distintos personajes en las distintas culturas que tenían acceso a los conocimientos escasos que existían -comparados con hoy día- de medicina y de farmacia, junto con un carácter sagrado o chamánico en algunas zonas, en parte dado el origen mágico que tenía en muchas ocasiones la enfermedad. A nosotros hoy día nos puede resultar motivo de chanza, pero a quien sufría una dolencia en aquella época, esas creencias manejadas apropiadamente por el brujo, curandero, chamán o médico (elija el lector la etiqueta) eran las herramientas con las que se contaba para luchar contra la enfermedad, en muchas ocasiones por falta de otras opciones a usar.




En esa farmacia incipiente se entremezclan remedios de todo tipo, desde los que provienen de la botánica como rama que va experimentando con las plantas, a los que usan animales por razones de supuesta utilidad de ciertos órganos (como la medicina tradicional china) pero también a otros remedios -ya sean vegetales o animales- en los que la base de su función como remedios sobre las dolencias que aquejaban al hombre no se basaban en algún tipo de evidencia (como el hecho de que al tomar una planta el dolor desaparezca) sino en el pensamiento mágico.


¿Qué es exactamente el pensamiento mágico y qué tiene que ver con la farmacia actual?

El pensamiento mágico es un pensamiento que difiere del lógico -con el que razonamos de forma consensuada- y basado en hechos no verificables. El pensamiento mágico es, por ejemplo la superstición, la creencia en dios, o pensar que por comerte los testículos de un tigre vas a follar como si fueras un actor de película porno.

El pensamiento mágico está en el origen del ser humano como grupo y en su desarrollo y muchos postulan que sin él, no hubiéramos podido evolucionar a otros modelos más funcionales de pensamiento y que fue imprescindible para nuestra supervivencia como especie. Es cierto que tras muchas supersticiones existen causas lógicas pero simplemente desconocidas, aunque tras otras no existe más que la invención o la explicación humana de un hecho que le supera, y es por eso que parte de dichas supersticiones pudieron tener un papel esencial para la supervivencia humana cuando no existían medios que explicasen de forma satisfactoria nuestro mundo.




En la farmacia el pensamiento mágico estuvo presente desde los inicios y discurrieron juntos durante muchos siglos. Algunas de las ideas de aquel pensamiento, aún sobreviven entre nosotros. 

Por ejemplo había frutos que se recetaban para un órgano por la similitud con el mismo (como la nuez con el corazón) y cuya creencia se mantiene. 

A día de hoy es posible encontrar en varias zonas del planeta animales disecados como los puerco-espines que son usados para combatir el 'mal de ojo' y que son vendidos en las “farmacias” que usa la población. Y si existe un mercado de los mismos es porque hay una demanda y consumo de dicho bien: se usan y la gente paga por ellos como remedio ante un mal que les aqueja, funcionen o no según nuestra ciencia y creencias.





Seguramente con nuestra mentalidad occidental nos resultará cuanto menos pintoresco pensar que se usan puerco-espines disecados para combatir algo que ni siquiera creamos que existe, aunque es esta misma mentalidad la que -con el mismo patrón del pensamiento mágico antes referido- sostiene, estimula y usa los mal llamados remedios homeopáticos: ni remedian ni curan nada. 


El salto al método científico de la farmacia: el paso a la era moderna e industrialización.

Con el desarrollo de la química y el despegue en el conocimiento más exhaustivo del medio natural y de la materia se llega a la extracción del principio activo por primera vez en la historia con el aislamiento y venta de la morfina del opio -a principio del Siglo XIX- por Friedrich W.A. Sertüner, que era un ayudante de farmacia o botica. Dicho descubrimiento y el carácter alcalino del compuesto permitieron formular años después, por primera vez en la historia, el concepto de alcaloide, y este hecho está intrínsecamente vinculado al desarrollo de ciertas prácticas, buenas y malas, por parte de la farmacia en su nacimiento como industria.

No fue casualidad que el primer alcaloide aislado fuera la morfina, ya que el opio en todas sus formas había sido usado por todos los grupos humanos que lo habían conocido, y ya existían preparados como el láudano que eran disoluciones de opio en alcohol que debían ser administradas con cuidado por la potencia de las mismas. Pero el extraer y purificar el principio activo era un salto cualitativo de consecuencias imprevisibles.




Aunque las propiedades adictivas del opio eran de sobra conocidas, no resultaban por lo general un problema de salud más que en esporádicos casos de abuso que se resolvían en un mayor consumo de opio en la botica o en el cultivador y proveedor correspondiente, ya que no estaba sujeto a ningún tipo de control o fiscalización en aquel momento en Europa. Pero el uso del alcaloide puro inauguró un tipo de abuso distinto, mucho más intenso y de problemas que no se conocían.

Los mecanismos de la adicción eran desconocidos en aquel momento y coincidió históricamente con el lanzamiento de la jeringuilla para la administración de sustancias, que era percibida como “un adelanto científico” y por lo tanto más seguro y selecto dentro de la medicina y farmacia. Y esta convergencia de factores nos lleva al primer gran fiasco de la farmacia como industria sobre la población consumidora de sus productos.



El primer escándalo de la era moderna: el caso de la morfina y la heroína de Bayer.


La morfina había convertido en lugares de paz los hospitales de guerra, pero con el coste de una adicción al fármaco que se conocía como “el mal del soldado” y que era lo que conocemos por adicción yatrogénica o “médicamente causada por el tratamiento”.

La adicción a la morfina tenía sus propias características distintivas a otras adicciones ya existentes (como el alcohol) o posteriores (como los barbitúricos o las benzodiacepinas) pero entonces una empresa de tintes llamada Bayer saltó al mercado farmacéutico con una creación que aseguraban que tenía grandes propiedades como “hacer desaparecer todo rastro de interés de los morfinómanos por dicha sustancia” y sobre todo, carecer de propiedades adictivas.
La nueva sustancia que Bayer lanzaba al mercado prometía no causar adicción y ser un remedio para la adicción de otras sustancias.


Puede parecer de broma esta publicidad, pero no lo es.
Es la original de la casa Bayer vendiendo heroína.
Los textos en los bocadillos de los personajes 
si son una broma... o no.


Esa fue la promoción que la nueva industria farmacéutica hizo de su nueva droga: la heroína.
Bayer se hizo un gigante farmacéutico desde ese momento y gracias a dicha sustancia. Hoy no hace falta ya explicar que la heroína es una droga tan adictiva como la morfina y que si era capaz de hacerles perder el interés a los morfinómanos, es porque resultaba mucho más placentera al uso y porque ocupaba los mismos receptores dentro del cuerpo humano.

Tras el escándalo y la vergüenza de ver que habían creado una sustancia adictiva que vendían incluso en jarabes para la tos de niños, la Bayer fue variando la promoción y empezó a centrarse en el otro fármaco sintetizado a la vez que la heroína, y el que no causaba adicción aunque no poseía las propiedades heroicas de su primo: era el ácido acetilsalicílico, de nombre comercial “Aspirina”.



A día de hoy las muertes al año en USA por Aspirina superan en más de 10 veces a las producidas por la heroína.



La homeopatía o la venta -como remedio- de agua con azúcar.


A finales del siglo XVIII y principios del XIX una especie de químico, farmacéutico y médico (lo que se pudiera entender por ello) crea una nueva rama dentro de la farmacopea basada en un principio que carece de validez -y es un ejemplo del pensamiento mágico- cuyo nombre en latín es “similia similibus curantur” y que quiere decir en castellano que “lo semejante cura a lo semejante”.
Dicho de otra forma: si tomar un producto causa un síntoma, ese mismo producto servirá para tratar las enfermedades que también provoquen dicho síntoma. ¿En qué se basó? En nada real: se lo inventó.

Este personaje creó el negocio perfecto y lo perfeccionó al afirmar que no sólo la homeopatía era una técnica correcta, sino que sus productos ejercían más y mejor efecto cuanto más diluidos estuvieran en agua. Eso contradice todo principio lógico a la hora de aplicar un fármaco, y llega a hacerlo en tal grado que muchas de los preparados homeopáticos que se venden en las farmacias muchas veces es imposible (dado el número y dosis usadas en las diluciones) que contenga ni un solo átomo de la sustancia que dice representar.
No sólo falla en su fundamentación metodológica (el principio de similaridad) sino también en lo que la ciencia nos ha ido mostrando, por eso sus partidarios -principalmente los laboratorios- impulsaron la “teoría de la memoria del agua”.

Con dicha teoría los homeópatas explican (inventan) el mecanismo de actuación de sus remedios, argumentando que el agua, el agua común que hay en el grifo y en la lluvia, tiene memoria.

Una verdad impepinable.


Para ellos el agua tiene memoria y se activa al diluir los productos sucesivamente hasta que no hace falta que exista el producto, sólo el agua con su “inventada memoria”. Y una vez que han hecho tantas diluciones del producto como para que fuera el que fuera no tenga ningún tipo de efecto sobre el cuerpo humano, añaden una gota de dicha agua con memoria a una perlita de azúcar, que al final es el producto que te venden en la farmacia: azúcar en perlitas con una gota de una disolución que no tiene ningún principio activo ni son distinguibles unos remedios de otros mediante la ciencia conocida.

Los remedios homeopáticos no funcionan, ni tienen efecto alguno, positivo o negativo, más allá de los que se produzcan en la mente de quien cree que al tomar una píldora de azúcar consigue un efecto terapéutico contra una enfermedad. Pero ese hecho de que no hacen nada, y de que no pueden causar daño, son lo que ha hecho que puedan ser vendidos a precio de medicina sin ningún tipo de receta médica porque no entrañan ningún riesgo ni ningún beneficio.

El mercado de los productos homeopáticos es uno de los de mayor expansión para la farma-industria, con una estimación global anual de unos 50.000 millones de Euros en ventas, de momento muy superiores a lo que la industria puede obtener del cannabis medicinal (en cuanto a beneficios económicos).

Esos dos, casos opuestos en cierta forma -el de la “sustancia sin peligro” llamada heroína y el de las “sustancias sin efecto” de la homeopatía- esbozan una industria farmacéutica que parece guiada por lo que el resto de las industrias: las cuentas de beneficios económicos. No parece haber lugar para valorar dentro de su comportamiento los resultados que sus acciones provocan sobre la población ni el aspecto ético y moral de las mismas como puede ser el hecho de vender algo que se sabe que no contiene nada ni tiene utilidad.

No queda ahí la cosa. La industria farmacéutica en alianza con otros grupos ha estimulado en los últimos años la recolocación de medicamentos que habían perdido su función y habían quedado sin patologías a los que ser aplicados. 

También ha modificado los valores que se consideraban “normales o sanos” para ciertas variables que aparecen en los análisis (como el colesterol) consiguiendo que amplias capas de población que no consumían por no estar “enfermos” tengan que consumir porque un valor de laboratorio se ha bajado unos puntos para aumentar las ventas de un producto concreto en un país. 




Asimismo ha tomado como nuevo rehén a la población más infantil con enfermedades de diseño (sobre-diagnosticadas) como el TDAH y ha creado un nuevo nicho de mercado: niños que tienen que tomar varias pastillas al día por el trastorno de “ser revoltoso” y que pueden ser desde variantes de las anfetaminas o por el contrario fármacos adictivos para mantenerlos sedados.


¿Hasta dónde llega la farma-industria para hacer dinero?

Pues el último “logro” del sector es la creación de nuevas enfermedades. No se trata de crear nuevos patógenos (virus o bacterias) que curar, sino de definir comportamientos o estados normales del ser humano como patológicos.

El luto por un ser querido ha pasado de ser un estadio normal que todo ser ha de pasar a ser objetivo de la intervención farmacológica y médica, juntos en alianza. También el bajo deseo sexual en la mujer -se considera cuando hay menos de una cópula al mes- ha pasado a ser un “trastorno” que se puede tratar con un fármaco (testosterona) que tiene riesgos en especial para el sexo femenino, pero que dicho tratamiento no conseguía un aumento estadístico ni siquiera de 1 sola cópula más cada mes.

Testosterona para mujeres con pocas ganas de fiesta en la cama.
No servía para nada, pero seguro que hay un mercado para ella.


Debemos empezar a cambiar nuestra percepción de “la farmacia” como industria.
Como ciencia es nuestra aliada, pero como industria deja mucho que desear: con la salud no se negocia y ellos nos han tomado por rehenes.