Traductor

lunes, 20 de julio de 2015

Fentanilo: el hermano mayor de la heroína

Este texto fue publicado en VICE.
Esperamos que os guste.

--



Fentanilo: más allá de la heroína.


Era mi primer libro comprado como adulto: “Para una fenomenología de las drogas” de Antonio Escohotado. Me lo devoré una y otra vez imaginando cómo sería probar todas esas sustancias que nunca había probado. A esa edad había consumido ya todas las drogas que había en el mercado negro más inmediato (no existía Internet, al menos no como ahora) y de las legales -incluyendo las de farmacia- conocía un par de docenas de especialidades psicoactivas.



Algunas como el éter o el cloroformo me gustaban en su olor de intensa química pero no en sus efectos, la LSD me maravillaba y la tomaba como quien toma Lacasitos, la cocaína no me llamaba mucho por aquel entonces, el speed -y la Dexedrina o la Centramina- me servían para currar jornadas de 12 horas de camarero, la 5-MeO-DMT me daba “yuyu” pero me gustaba, odiaba el popper y los inhalantes, y la heroína, codeína, morfina y opio me ayudaban a relajarme ocasionalmente. Supongo que soy de esas personas extrañas a las que los opiáceos y opioides en lugar de provocarnos una relajación “babosa” nos activan y nos permiten enfrentar mejor los trabajos intelectuales de largo recorrido (no sirven para estudiar un examen la noche antes).

De todas las drogas sobre las que leía en aquel libro de Escohotado, hubo una que me llamó mucho la atención: el fentanilo. Era una sustancia de muy alta potencia que parece que ya se había usado en alguna ocasión para adulterar heroína o para fabricar “falsa heroína”. No sólo se mencionaba el fentanilo, que tiene unas 100 veces la potencia de la morfina. También había alguna mención a la famosa “China White” que lejos de ser simple heroína blanca (clorhidrato de heroína) era un compuesto creado en el mercado negro por un químico clandestino: el alfa-metil-fentanilo. Un pequeño cambio en la molécula que la hacía caer fuera de las listas de prohibiciones en ese momento -como ocurre ahora con los research chemicals legales- pero que rápido solventaron las autoridades incluyéndolo en la más restrictiva prohibición.

No era la primera vez que escuchaba algo sobre una droga de esa familia. De niño recuerdo haber escuchado en el Telediario de TVE como hablaban de una droga que ellos bautizaban como “Tango & Cash” -nombre de una película macarra de la época- y que no era sino una variación del fentanilo. En aquella época -los años en que la FAD aterraba al país con sus campañas en lugar de educar sobre drogas- se vendía mucho lo de comparar “el poder de adicción”. Y habían decidido que esa droga era 600 veces más adictiva que la propia heroína. No 600 veces más potente, sino más adictiva... decían.




Yo me preguntaba, si se suponía que la heroína era el-gran-colocón-superadictivo-que-engancha-a-la-primera, cómo podía ser una sustancia 600 veces “más adictiva” que el jaco. Sabía ya a esa edad que no enganchaba a la primera, que exigía algo más de frecuencia y una predisposición previa al asunto. Pero el mito de algo mucho más potente y más adictivo, como los derivados del fentanilo, se quedó en mi cabeza durante años, pensando que era improbable que tuviera ocasión de cruzarme con esa droga y saberlo: podía encontrarla como adulterante pero no había mercado a mi alcance para ella.

La siguiente vez que escuché hablar de ella fue en uno de los episodios más sucios de la historia de la medicina en España. Seguro que muchos de los afectados de Hepatitis C lo recuerdan: Juan Maeso. El yonky Maeso era el anestesista de un hospital público en Valencia y le gustaban los opiáceos, con especial atención al fentanilo. Los anestesistas son las personas que tienen la llave de la vida y la muerte entre los fármacos de acción inmediata para un ser humano, y unos profesionales con una de las más fuertes formaciones médicas. A Juan Maeso se le olvidó durante 10 años, de 1988 a 1998, que cuando te chutas con una jeringuilla o la metes en un bote con sustancia una vez usada, estás transmitiendo tus posibles virus a quien la use después, y por eso deben ser desechadas siempre. No era por ahorrar, era por no llamar la atención, la razón por la que el yonky Maeso usaba las mismas chutas para pincharse él primero y luego a sus pacientes en la mesa de operaciones. Pero no era tonto, no lo hacía al revés: él no se pinchaba tras usar las chutas en los pacientes o hubiera cogido todos los virus que pasaran por el quirófano.

Y el informe de los genetistas era aplastante: nunca habían encontrado un grupo epidémico donde brotase el virus de la Hepatitis C y se pudiera trazar con tanta cercanía el origen vírico: el 80% de los pacientes había sido infectado por el médico.

Por supuesto fue condenado en un larguísimo juicio a más de 1000 años de cárcel, de los que no cumpliría más de 20 por la ley en ese momento, y una multa de medio millón de euros a cada paciente infectado, que tuvimos que pagar todos los contribuyentes por ser responsable subsidiario el hospital público. Uno de los actos médicos más miserables que he conocido con un personaje igual de miserable, nuestro yonky Maeso.

Tras aquello, sólo una vez más volví a saber del fentanilo y esta vez fue como arma química.
¿Recordáis el asalto y secuestro al teatro en Moscú? El 23 de octubre del 2002 un grupo de 50 asaltantes armados y parapetados con explosivos adosados tomaban al asalto un teatro en mitad de una función. Cogieron 900 rehenes, de los que unos 90 consiguieron escapar en los primeros momentos. Cuando la cosa se fue alargando en una situación de “no hay salida” para los secuestradores y los rehenes, el gobierno de Putin tomó la decisión de tomar al asalto el lugar con tropas especiales, y con medios únicos. Hasta el momento jamás, que se sepa, se había usado el Kolokol-1 en una acción con personal civil. El secreto producto ruso es una mezcla de halotano o alguna variante de dicho gas anestésico y un aerosol de alguna variante del fentanilo, de manera que mediante la simple respiración de un lugar inundado con ese gas (que no huele ni se ve) uno fuera quedando anestesiado en cuestión de minutos.

En principio la idea no era mala. No era la peor de todas al menos. Intentaban entrar sin tener que hacerlo disparando a un lugar abarrotado de rehenes presos durante días. Pero la política de drogas rusa les jugó una mala pasada. Putin dio la orden y se usó el Kolokol-1, que cayó como una bomba en los agotados cuerpos de personas retenidas sin aseo, descanso ni buena alimentación bajo un secuestro, así como en los de sus secuestrados. Apenas se pegaron tiros, pero murieron 192 rehenes como consecuencia del uso de esas drogas. ¿Por qué? Porque Rusia se opone a todo tipo de aproximación racional a las drogas, de manera que no existen programas de metadona o de buprenorfina para desengancharte, y los usuarios de drogas allí no importan nada. Por esa razón, las reservas que tenían disponibles de naloxona -el antídoto del fentanilo y los opiáceos- eran las de uso normal en quirófano, para revertir el efecto de la anestesia. Pero no tuvieron naloxona suficiente para 900 personas, y 192 murieron drogados por su gobierno. ¿Fue la salida menos mala? No lo sabremos.



Y años después, ya con la llegada de los mercados de drogas online, como Silk Road, tuve la posibilidad de acceder a la droga: podía comprar fentanilo.
La primera pega es que -aunque barato en cuanto a cada dosis- es una sustancia que se mide en microgramos: millonésimas de gramo. Así que no resulta buena idea comprar fentanilo en ese estado, puro y en polvo, si no tienes un traje HAZMAT. Una corriente de aire es suficiente para que respires varias dosis mortales. Las únicas formas fiables de fentanilo, a mi entender, son las preparaciones farmacéuticas desviadas del mercado lícito. Vienen en un vial para inyección o en los parches conocidos popularmente como “parches de morfina” aunque no tengan morfina alguna.

Como yo no pensaba inyectarme me quedaban los parches. Y a por ellos fui, Bitcoin en mano, a comprar a la darknet de las drogas. Al cabo de unos días recibí un discreto paquete que contenía el pedido: una caja de 5 parches de 50 microgramos/hora de fentanilo. Caros, porque cada parche contiene en total unos 8 miligramos de fentanilo -varias dosis mortales para un novato- que se puede usar en trozos por vía de la mucosa bucal y también fumado, aparte de su uso correcto sobre la piel, pero cuesta unos 60 euros el parche de 50 mcgs/h en el mercado negro.

El uso correcto no es que carezca de riesgos: hace poco moría una niña que había cogido un parche ya usado de la basura, e imitando a su abuela enferma, se lo había puesto sobre la piel. Se fue a dormir y no despertó jamás. El fentanilo es, sobre todo y ante todo, una sustancia muy peligrosa en su manejo y uso fuera de manos entrenadas.

Los parches son una matriz de un polímero en el que se ha “untado” una mezcla de adhesivo y fentanilo de manera que, por su buena absorción transdérmica y la poca cantidad que hace falta que llegue a la sangre para hacer efecto, son una buena forma de administrar una cantidad constante de la droga. La cantidad de droga en el parche depende de la superficie del mismo, ya que los de diferentes dosis tienen diferentes tamaños en proporción. De esa forma si un parche de 50 mcgs/h tiene unos 8 miligramos en total, una décima de ese parche contendrá una dosis de 800 mcgs: no llega a una dosis letal pero para alguien sin costumbre sería una mala experiencia de sobredosis. Fumar 1/10 de un parche te administra por vía pulmonar -la más rápida de todas- casi la misma cantidad que todo el parche pegado a tu cuerpo durante un día entero, de una sola calada: si no estás muy hecho a grandes dosis de opiáceos es posible que empieces a vomitar en el acto y caigas inconsciente poco después. Para fumarlo, se pega el trozo a usar sobre papel de plata y se aplica calor con un mechero, aspirando el humo con un tubito de papel de plata, al modo de otras drogas como la heroína o la cocaína en base.



Personalmente me resultó un fármaco que al principio califiqué como “opioide psiquedélico” porque cuando lo fumaba, a veces en mitad de una frase o caminando a algún lugar de la casa, me quedaba dormido -pero de pie y sin caer- y con visiones geométricas muy intensas en bellos colores azules y amarillos. Duraban algo menos de un minuto y me despertaba en el mismo sitio, con memoria de lo visto en esos pliegues oníricos. Las primeras veces tienen un color y una intensidad tan vívidas como las primeras veces con heroína u opio en grandes dosis, y no son iguales cuando adquieres tolerancia.

El fentanilo aunque es un opioide produce liberación de dopamina, lo cual hace que quieras redosificarte -como si fuera cocaína- cada poco tiempo, pero sin embargo los efectos opioides no se van tan rápido. Si tuviera que darle un consejo rápido a algún suicida de las drogas que piense probarlo, es lo primero que no lo haga nunca estando solo y que limite antes de empezar a consumir la cantidad que va a usar, encargando a la persona que hace de cuidador que retire el resto para no saltarse el límite en mitad de un estado ya alterado. No es bueno redosificar, pero si alguien quiere entregarse al impulso de hacer, que use porciones mucho más pequeñas que las mencionadas, o se enfrentará al fentanilo como anestésico: es un puto animal como fármaco.

Por supuesto, que a los añadidos de los riesgos de usar opioides se le tiene que sumar el riesgo de caer inconsciente durante breves lapsos, pero no en la forma que la heroína sino mucho más brusca, en los que si te pilla con una tijera (cortando un trozo de parche, por ejemplo) puedes caer sobre ella y metértelas por el cuello sin enterarte. Y así todas las cosas malas que pueden pasar si de repente quedas inconsciente, y anestesiado al dolor. Por eso el lugar más seguro es un asiento o sillón amplio, donde si caes lo hagas en blando, lejos del fuego de los cigarros o velas, sin instrumentos cortantes cerca y vigilado por alguien para que no te hagas daño, o por si hay que llamar a una ambulancia.

Hay quién cree que fumar algo desconocido tiene menos riesgo que esnifar o ingerir algo desconocido: bienvenidos al mundo de las drogas de altísima potencia en las que una calada de humo puede ser suficiente para matar a una persona. Si alguna vez pensaste que la heroína era un fármaco peligroso, no quieras conocer a su “hermano mayor” el fentanilo.

Drogoteca.



Advertencia.
El autor no pretende incitar a nadie al consumo de fentanilo. De hecho, lo desaconseja -como opinión personal- por ser una droga demasiado peligrosa en su manejo y efectos. Su capacidad adictiva no es menor que la de la heroína y ya puede suponer el lector lo que le acarrearía engancharse a algo similar. El fentanilo dentro de una terapia con un médico no conlleva los riesgos mencionados, sino que es similar a la morfina en su gestión como analgésico. Para una descripción mucho más detallada de los riesgos, efectos y peligros, léase este manual con más imágenes y algunos consejos: http://drogoteca.blogspot.com.es/2014/04/fumando-parches-de-fentanilo-reduce.html

jueves, 16 de julio de 2015

El Sexo Rosa: la viagra femenina

Este texto fue publicado en Portal Cannabis.es
Esperamos que os guste.




Sexo Rosa.


No creo que haya que explicarle ciertas cosas sobre pastillas y fármacos, hoy día, a nadie.Por ejemplo, ¿quién no reconoce a la archifamosa Viagra con su bello color azul? La tenemos hasta en anuncios de publicidad, como ese en que un hombre ya algo mayorcete busca y pierde su Viagra con los nervios de su siguiente encuentro amatorio, para que acabe cayendo en el depósito de gasolina de un coche, al que se le pone dura dura... la carrocería.

Los hombres lo tenemos relativamente sencillo. El mayor problema suele ser la disfunción eréctil, y eso es un problema mecánico: hay que hinchar de sangre un globo, con forma de salchicha, para que se ponga en funcionamiento. En eso la Viagra, debo reconocer, ha sido un éxito merecido: soluciona el problema de la falta de erección en la mayoría de los casos sin especiales efectos secundarios. ¿Cómo lo hace? Pues inhibe temporalmente la acción de una enzima, la fosfodiesterasa, que como efecto secundario abre las puertas del riego sanguíneo a los cuerpos cavernosos del pene. Y el globito se hincha. Fácil, eh?

Hay algunas personas a las que la Viagra no les sirve. Su falta de erección está mediada por una cuestión psicológica y no físiológica: falta de apetito, estrés, nerviosismo, alteraciones bioquímicas, etc. Y es que la Viagra, aunque esto se haya colado también en el imaginario colectivo, no te pone cachondo. No te excita. No te ayuda a nada que tenga que ver con ese proceso, excepto en la respuesta física del globito. Si no te gusta lo que tienes delante o tienes un problema no fisiológico, la Viagra no te sirve para nada. Bueno, y si no tienes hipertensión pulmonar, que es el otro uso médico que tiene y desde el que descubrieron lo del globito, porque no iban buscando lo que encontraron pero supieron aprovecharlo.

En general, no tengo nada que objetarle a la Viagra y otros derivados. Me parece un buen fármaco, caro, pero bastante logrado. No te excita, pero no es su función.





¿Y qué pasa con la mujer? La mujer también tiene cuerpos cavernosos en sus genitales, que se llenan de sangre en la excitación sexual, haciendo que crezca el tamaño del clítoris y de los labios vaginales, y cambiando a veces su color debido al flujo de sangre. Pero no tiene nada que requiera ser hinchado, y normalmente para la mujer la parte mecánica del asunto es el menor problema.

La mujer tiene su punto problemático, en esto del sexo, en el apetito sexual. Digo problemático, porque en términos médicos, es la primera causa de falta de actividad sexual. No sólo le ocurre a la mujer, le ocurre también a muchos varones pero que con eso de nuestro rol cultural, no solemos comentar. No suele verse a mucho hombre decir en público “bah, yo paso de follar”, cuando la realidad es que muchas mujeres te podrían decir que si no tienen más actividad sexual es porque su pareja es como un ladrillo a la hora de incentivar el asunto.

Es muy complejo saber por qué una persona no tiene apetito sexual. Puede haber causas hormonales, puede haber causas psicológicas, puede ser que no le ponga su pareja ya o que esté a otras cosas. En el caso de la mujer, la presión del cuidado de la prole y de la casa (todavía en sus manos en gran proporción) puede que sea una rutina bastante alejada de la esfera de lo sexual. Y el sexo, lo sexual, no es algo que se monte y se desmonte en un instante sino que suele requerir de un cierto proceso a lo largo del tiempo y una clara predisposición, para que la cosa salga bien y tire.

Pero vivimos en una sociedad de consumo.
Tenemos la pastilla que nos la pone dura, la de la acidez de estómago por comer mal, la de la ansiedad por la vida que llevamos, la del insomnio porque no desconectamos, la de la depresión si nos ponemos tristes... tenemos la leche de pastillas!! Rojas, verdes y amarillas!!




Dado que el rol que vamos ocupado cada vez se parece más a un target de mercado, la mujer va a recibir su dosis de sexo en pastilla. ¿Por qué? Porque ella lo vale, no? Y aquí llega la historia de la nueva pastilla: la pastilla rosa, para esos días en que no te apetece echar un polvete, amiga...

Llega la Flibanserina, cuyo primer nombre propuesto para su comercialización era Gi-ROSA.
¿Y qué hace? ¿Qué es? ¿Vamos a follar todos como locos por fin? ¿Es rosa? Sí. Es rosa.
Eso debe ser lo más importante junto con lo de llamarla “viagra femenina”.

La flibanserina es un compuesto que fue desarrollado por el laboratorio Boehringer Ingelheim hasta el año 2010, en que la FDA (los que regulan los medicamentos en USA) les pegó un portazo a sus intenciones de lanzarlo como viagra femenina. Como los del laboratorio vieron que realmente tenía efectos secundarios que hacían pensar que no compensaba el objetivo, que era lo que decía la FDA, pues se deshicieron de ella vendiendo la patente y la investigación a Sprout Pharmaceuticals, otro del mismo ramo.

A pesar de eso, Sprout continuó con el desarrollo, y aunque la FDA le ha repetido varias veces que no les hace mucha gracia esa pastilla para esa indicación por sus efectos secundarios, ellos han tenido el impetu de hacer lobby con las mujeres y forzar su aprobación mediante movimientos más políticos que científicos.

¿Por qué? Por la falta de opciones de tratamiento para lo que, en nuestra fiebre medicalizadora, hemos llamado “Trastorno de deseo sexual hipoactivo premenopáusico”. El típico “quita que no tengo ganas de fiesta” de toda la vida, pero con un nombre que acojona. Imagina que el médico te dice que tienes de eso, a ver con que cara sales de la consulta. Y si el médico te dice que tienes “algo así de serio” seguramente tenga una pastilla para ayudarte. Rosa y todo, sí.

Seguramente pensaréis que vaya cachondeito que me tengo con el rosa, pero no es sólo por reírme. Lo del rosa es la guinda de una medicación peligrosa que se venderá para mujeres. ¿Peligrosa? Si fuera peligrosa no lo autorizarían, no? Tenemos cientos de medicaciones creadas a medida para enfermedades o trastornos, también creados a medida. Es una cuestión de negocio, de ventas, de que la cosa funcione y la mujer, como grupo de consumidoras, acepte la pastillita rosa como algo que la ayuda a ser más mujer y a ser más deseada por su actividad sexual.




En este caso, la pastilla rosa, no es una medicación simple, que sólo toque un asunto y funcione todo como con la Viagra (aunque tiene también sus efectos secundarios). En este caso se trata de que la medicación debe ayudarte a excitarte y a tener más deseo sexual. No tiene nada que ver con la Viagra, y en realidad no entiendo por qué sólo se aplica a mujeres ya que su modo de acción no es específico de uno de los dos generos.

La pastillita rosa, Flibanserina o Addyi para las futuras amigas, no toca las hormonas que regulan parte de la sexualidad y que nos diferencian a hombres y mujeres. Toca el cerebro y su neurotransmisión. En concreto se mete a jugar con la dopamina y la norepinefrina y su efecto estimulante (también sexual) y con la serotonina y su efecto inhibitorio sexual.




Ya que dopamina y norepinefrina actúan de forma positiva en el impulso sexual, han decidido que la mejor forma de animar el asunto es aumentar su presencia en el cerebro y como la serotonina te suele inhibir las ganas de sexo, pues han decidido bajarla. Seguro que estas palabras te suenan más a psiquiatra que a sexo, y es normal. La flibanserina es un antidepresivo en esencia, y se empezó a explorar para ese perfil de trastorno.

Ahí precisamente radica el gran peligro de este nuevo lanzamiento farmacéutico que seguro que copará muchas portadas y mucha publicidad, pero que creo que no tendrá ningún recorrido como best seller. El hecho de aumentar la dopamina, como hace la cocaína o la anfetamina, tiene sus consecuencias. Igual ocurre con la norepinefrina, que es uno de los targets en la depresión. Y especialmente con la serotonina, que regula nuestro estado de ánimo de una forma muy compleja.

Como es lógico, ahora que se está armando la campaña para su lanzamiento futuro, los efectos secundarios de los que hablan son menores: somnolencia (posiblemente por la subida de serotonina, como ocurre con la MDAI) y desmayos. Debe ser serio, porque uno de los miedos era el efecto sobre la conducción. Pero yo entiendo que la cosa no queda ahí, ni mucho menos.

Los efectos secundarios serán, a la larga, los de otras medicaciones parecidas: antidepresivos. Cuando modificamos nuestra química con esas moléculas, modificamos nuestras ganas de reír, de comer, de salir con los amigos, de cantar o de llorar y quedarnos en casa sin ver a nadie. En una depresión, que es un trastorno grave y bastante incapacitante que casi todos los humanos pasan una vez en la vida al menos, está justificado usar algo para restablecer a la normalidad los neurotransmisores que están mal, al comparar los pros y las contras.

¿Pero lo merece para, teóricamente, aumentar el apetito sexual?
Si los efectos son somnolencia y en alguna persona un desmayo puntual, pues es posible que sí. Pero si los efectos secundarios pueden ser de todo el abanico de enfermedades derivadas de un desequilibrio en los neurotransmisores, podemos estar delante de una píldora que aumente la tendencia suicida, la depresiva, o que resulte en los efectos opuestos.

Lo que parece claro, es que el precio de entrar a tocar la química del cerebro con grandes medidas para conseguir pequeñas modificaciones en la conducta, nunca es igual a cero. Es posible que la flibanserina ayude a algunas personas con el sexo, sí. Tanto mujeres como hombres, aunque sea rosa y dirigida a ellas. E incluso puede que resulte un buen antidepresivo o un fármaco interesante para otros trastornos.

Antes de tomarla, mujer u hombre, plantéate si tomarías antidepresivos para mejorar -hipotéticamente- tu impulso sexual. 
Si la respuesta es NO, aléjate de la “viagra femenina”.





lunes, 6 de julio de 2015

El pecado de Ross, creador de Silk Road.

Este texto fue publicado en Portal Cannabis.es.
Esperamos que os guste.

---

El pecado de Ross Ulbricht.


Tengo un especial cariño a Ross Ulbricht. No le conozco, aunque tengo la impresión de que debe ser un gran tipo que ha tenido la mala suerte de estar muy por delante de su tiempo. No le conozco como me gustaría, porque realmente llevo en contacto con cosas que han nacido de su mano un tiempo. Desde el primer artículo sobre Ross o sobre su creación -Silk Road- hasta hoy, creo que he escrito unas 30 veces sobre el asunto y he hablado incontables ocasiones con sus padres, amigos y otras personas que “tenían algo que ver” en todo este circo generado alrededor de Tor, el Bitcoin y un nuevo paradigma como mercado de drogas en Internet salido de la mente de este joven.

Creo que desde el primer día, sabía que esto llegaría: que tendría que escribir sobre su muerte o su prisión. Y así ha sido. Es el momento de ajustar cuentas y ver que sobre sus espaldas ahora pesan 2 cadenas perpetuas a cumplir consecutivamente. Por si te mueres y vuelves a nacer; no es broma.

Siempre disfruté pensando que Dread Pirate Roberts saldría adelante sin ser capturado, que los “buenos” no ganarían esta vez, que se haría justicia por otras vías. Pero no pudo ser.
A Ross le cogieron, y está jodido. Dos vidas jodido.




He querido esperar el máximo posible antes de escribir este texto, por ver si pasaba algo, por ver si alguien levantaba la voz un poco más para quejarse de un destino injusto a todas luces dado contra alguien sin sangre en sus manos. Y que lo quieren llamar justicia. Pero no ha podido ser.

Sin embargo me ha servido para entender que, a pesar de su carta de “arrepentimiento” que es necesario leer varias veces y con detenimiento en todas las palabras, Ross no midió bien el dolor en sus carnes, pero tuvo claro cuál sería el destino actual de quien osase cruzar la linea que él estaba dispuesto a cruzar. 

Lo tuvo claro desde que eligió su pseudónimo para Silk Road: Dread Pirate Roberts. El pirata inmortal que o era capaz de sobrevivir a la propia vida o tenían que ser varias personas, pero era suficiente para que la leyenda continuase. Ojo de buen cubero: el barco partió cuando Ross lo botó y, a pesar de su captura, su creación sigue surcando los mares y las aguas de las redes, en manos de otros capitanes que han tomado su relevo. Hoy no existe un Silk Road, existen decenas de ellos contra los que nada puede hacer la policía salvo desear tener suerte.

Si bien lo que Ross hizo, a un primer vistazo, es abrir un mercado de drogas que apenas funcionó un año y pico... ¿por qué 2 sentencias a cadena perpetua? No es nada normal, ni siquiera contra grandes capos de las drogas con muchos muertos en su haber y controlando auténticas organizaciones criminales, que hablan mediante narcomantas -mensajes escritos sobre los cadáveres o con la sangre de los cuerpos de los asesinados y difundidos por las redes- como ejemplo de la atrocidad disponible.

A Ross no le condenan por las drogas, como se ha vendido en los medios que no paran de repetir en inglés “drogas duras como la heroína, cocaína y LSD” a modo de clavos en el ataúd de Ross.

El pecado de Ross ha sido echarle un pulso al sistema con una idea que estaba pensada para saltarse todas las leyes, regulaciones e impuestos sobre un mercado libre en personas libres. Y encima conseguir que cientos de miles de personas de todo el planeta se pusieran de acuerdo para usar navegadores especiales, acceder a una red oculta a los buscadores como es Tor, aprender seguridad y a usar el Bitcoin, dejando inaugurado un paradigma que seguirá con nosotros mucho tiempo.

Cuando Ross se dio cuenta de que las drogas eran una mercancía que levantaba muchas cuestiones no resueltas, como su pureza o falta de ella y los riesgos para el consumidor del mercado negro, empezó a poner soluciones, instaurando la valoración por parte de los usuarios, un control a los vendedores, e incluso contó con el Doctor X dando consejos de reducción de riesgos a quien lo solicitaba.

Este punto es objeto de controversia, ya que por un lado la juez se ha despachado a gusto contra la defensa por haber intentado usar este asunto como una prueba a favor. Ha dicho que el argumento de la reducción de riesgos es una tontería y del doctor ha dicho que es un personaje despreciable, tras achacarle unos textos incorrectamente. ¡Qué boquita tiene la juez! Pero en ese aspecto, hay una parte de razón para ambos. La defensa ofrece ese aspecto como encomiable labor, y lo es. Pero la juez lo ve más como “integración dentro del servicio de la banda criminal”. Y lo es.

De hecho era uno de los detalles que podía hacer preferible la existencia de Silk Road frente a otros, y no recuerdo que a nadie se le pidiera una prueba de compra para hacer uso del mismo: estaba abierto a todo el mundo. Yo creo que es lo correcto, y creo que el modelo de tener un médico dando consejos sobre “como no matarte con las drogas” -reducción de riesgos- es mucho mejor que el de tener a un tipo vendiéndote heroína con la punta del cuchillo con el que está comiéndose un filete. Las cosas como son. Creo que es un paso positivo el que -por fin- alguien se plantee hacer las cosas con cabeza, si lo que pretendemos es que no se mate nadie sin buscarlo. Moralmente me parece un avance.

Pero en USA la perspectiva es distinta. Allí consumir drogas es un delito. No una falta. Delito, con lo que eso significa en “el país de la libertad”.
Allí no pueden imaginar que -como ocurre en Europa- existan grupos que en fiestas y lugares de marcha, trabajan con drogas, dan consejos sobre como tomarlas y no están todos presos.

Allí AiLaket o Energy Control no podrían existir tal y como les conocemos.
Allí resulta inmoral que un médico diga algo sobre las drogas que no sea “NO”.
Allí, que han legalizado la marihuana para uso común, médico y lúdico.

Aunque incluso salvando el salto cultural, la jueza tenía una parte de razón (la única que de momento he encontrado) al poner la cosa sobre papel y números. Si Silk Road en esa fase movió unos 1200 millones de dólares en drogas, ¿cómo pueden intentar vender que gastarse 500 dólares a la semana -lo que pagaban o donaban para ese servicio- durante unos meses sea reducción de riesgos? Eso de la matemática es casquería cruda, pero es. Yo entiendo la buena voluntad de Ross en ese aspecto -porque es un tipo muy inteligente- y de los que intervenían en ello, pero le faltaba mucho peso para poder esgrimirlo como defensa o atenuante en este caso. También comparto que si yo hubiera sido Ross, o Lyn -su madre- o su abogado, hubiera usado todo lo que pudiera porque es lo correcto legalmente hablando (y de cara a futuras apelaciones es lo correcto procesalmente hablando).

¿Es eso un ataque a la reducción de riesgos? Pues no. Es un desprecio y nada más. Es parte de la ceguera cultural que sufren con su guerra contra las drogas. Pero he podido ver en las redes cómo algunos usaban el argumento de que la reducción de riesgos era atacada y otros ofendidos por ese mismo argumento. Señal de que está viva y que necesita más trabajo y, desde luego, mucho más dinero que 500 dólares a la semana. El dinero de Ross podría haber financiado decenas de organizaciones de reducción de riesgos. Tenía aparentemente más interés en cambiar el mundo que le rodeaba que en amasar pasta, y no me parece descabellado ni exagerado pensar que -si hubiera podido llegar a una vida funcional manteniendo Silk Road y no caer preso- hubiera puesto más dinero en el asunto. Ross no buscaba enriquecerse a costa de otros sino crear algo que sirviera para todos.




El pecado de Ross ha sido no tolerar la mediocridad de un mundo que le parecía asfixiante, y hacer algo para cambiarlo. Antes decía que estaba por delante de su tiempo, porque mientras el gobierno USA le condena a perpetuas, en el tiempo que existió Silk Road con Ross Ulbricht, pasaron de tener prohibida la marihuana a desarrollar amplios planes de inversión legal para amasar fortunas vendiendo porros... legales.

Nadie puede pretender que un chico de 30 años -que ha creado un experimento online que modifica la vida real- pueda tener las respuestas a todo. Menos aún, las de una guerra no resuelta -pero perdida- como la de las drogas.

Mientras tanto, entre los señores de los nuevos mercados -los demás jugadores- que han estado atentos para no cometer los errores de los anteriores, y han aprendido mucho, dicen que no piensan rendirse. Comentaban hace unas horas que todos saben que si les cogen, les van a “follar vivos”, y que eso lo conoce cualquiera que haya estado en el mercado de la droga. Los mercados de drogas en internet no los inventó Ross, y existían mucho antes del Bitcoin y de Tor. En todos los países. De España he comprado drogas en varios, desde hace muchos años. Sigue la partida, con la ventaja de las nuevas herramientas a favor del anonimato en una guerra perdida de antemano.

No quiero cerrar sin anotar que he visto mucho odio hacia Ross, incluso entre personas relacionadas con las drogas, la reducción de riesgos, los mercados online de la darknet, etc. Pero no había fundamento detrás: la peor crítica es la ideológica y no perdonan a Ross su bandera libertaria con la que jaleó el espíritu de la gente.

Como me decía un conocido personaje y médico de este mundillo de la drogas, residente en USA, “si Ross Ulbricht fuera apolítico, le odiaría un poco menos, pero aún así seguiría siendo temerario, irresponsable y peligroso”.

No le falta razón: las mismas razones por las que esta persona le odia, a mí me hacen amarle. 
Distinta perspectiva.

La tragedia de Ross es el último espejismo en el que hemos caído. La tragedia es nuestra, si no tenemos mejor destino que un agujero para una mente capaz de imaginar cambios viables sobre la realidad, como el que fue Silk Road aún con todos sus fallos.

La tragedia es nuestra mediocre sociedad, deletreando J-U-S-T-I-C-I-A con esa sentencia.



miércoles, 17 de junio de 2015

Entrevista a Iratxo

Esta entrevista fue publicado en el Nº159 de la Revista Yerba.
Esperamos que os guste.

-----------

IRATXO


Con las entradas compradas -desde hacía semanas- esa noche íbamos a ver al grupo de un amigo que teloneaba a Iratxo, pero estaba a punto a decidir no asistir al concierto porque me encontraba algo enfermo con el estómago revuelto. A mi amigo le había visto varias veces ya en este año, con lo que bien podía no asistir y a Iratxo no le conocía aún.

La noche anterior al concierto había coincidido con él en Twitter y pude preguntarle cuál iba a ser la lista de canciones del concierto: no me gusta ir a ver a alguien en directo sin haberle podido escuchar antes. Juan Manuel Cifuentes -nombre de pila del que luego fue bautizado como Iratxo (duende) tras su estancia en el norte del país- tuvo a bien atenderme y perder un rato conmigo -un tipo que nunca le había escuchado- para decirme lo que podía escuchar que fuera más relevante para el concierto que iba a ir a ver: había mirado en la red y tenía 4 discos, no era un novato y era mucho para escuchar en unas horas. 

Me sorprendió una cosa: toda su música está disponible para descargarla gratuitamente y eso suele marcar la diferencia entre el que quiere que le escuchen y cobrar por su trabajo con el que sólo busca hacer pasta. Y además es una estrategia mucho más inteligente en los tiempos actuales, donde es imposible controlar la difusión de contenidos audiovisuales a través de internet.



Finalmente asistí al concierto y estando medio enfermo, se me ocurrió tomarme una cerveza -y no limitarme a los porros- lo que hizo que estuviera a punto de irme cuando terminó mi amigo de tocar: corría el riesgo de acabar vomitando encima de alguien. Salí a fuera a tomar aire cuando Iratxo empezó a tocar. Le había visto entrar un rato antes a la sala -sin saber que era él- y me sorprendió la pinta que llevaba de tahúr del Mississipi con chupa de cuero y pinta de pocos amigos. Yo soy un tipo voluminoso y él era un tipo bajito: de esos tipos bajitos que te hacen pensar que mejor no meterse con ellos. No me equivoqué.

Entré en la sala llamado por la música que se oía, y ya no pude salir hasta el fin del concierto. La sala se había llenado de gente bailando sus penas y alegrías de forma contagiosa: aquello se había convertido en una fiesta. Todo mi malestar desapareció y pude asistir, sin parar de moverme a veces y otras veces medio atónito, a una de las mejores descargas de rock, ska y reggae que he visto en mi vida sobre un escenario. Y al frente de todo el asunto ese tipo bajito -que por momentos parecía el mismo diablo con guitarra y micro sobre un escenario- capitaneando a un puñado de músicos excepcionales.

Acaban de sacar “La última bala” -su 5º disco financiado mediante crowfunding, disponible gratuitamente en www.iratxo.org  - y con esa excusa hemos tenido el placer de charlar con él.





Sólo con serrín en la mollera y una moneda que siempre cae de canto,
una mirada absurda que quiere volver a ver, una boca sin dientes de morder cadenas...” - Iratxo.

Revista Yerba: ¿Qué cadenas venís a morder esta vez? Vuestro disco “Amor y otras guerras”, con colaboraciones de Kutxi de Marea, El Drogas de Barricada, Eva Sierra o Isabel Marcos fue ya toda una declaración de posición, tanto en la calidad musical como en las letras. ¿Qué nos traes a os que os hemos esperado con impaciencia?

Iratxo: Creo que cada uno de nosotros tenemos cadenas que nos impiden desarrollarnos hacia donde realmente queremos ir, ya sea por la educación, por la situación social, por la situación económica, además de los complejos o los problemas que a nosotros mismos nos ponemos inconscientemente, así que esas son las cadenas que muerdo para intentar cada día ser más libre. “La última bala” es la posibilidad que me han dado los años de poder estar mas cerca de hacer lo que realmente me gusta, que en la música siempre lo he hecho pero esta vez es especial porque ha sido todo más natural, ha fluido de una manera suave y lenta, por eso este disco para mi tiene más serenidad, más madurez, sin olvidar la fuerza, la reivindicación y la lucha.






De ver mi pueblo engañado y estafado, de ver mi gente en las manos de cuatro necios, de ver las caras partidas, de ver la impotencia de no poder coger un hacha y de una puta vez cortar la mentira.” - Podar el rosal.

RY: Lo normal es que la gente cuando hace vídeos de sus temas, rejuvenezca su aspecto. Tú has elegido envejecerlo hasta ser un jubilado escupiendo a un cartel de Bankia -o recibiendo golpes de las porras de la policía- en “Podar el rosal”. ¿Por qué? ¿Son los jubilados los grandes estafados del sistema?

I: Ellos son los que ha sufrido para que nosotros tuviéramos una serie de derechos, que han ido mermando debido a la ejecución de los politicuchos que nos gobiernan en estos últimos años. Creo que son los que están sufriendo más ahora a la vejez tener que volver a reivindicar o sufrir el acoso económico y social al que están siendo sometidos no es justo. Después de criar a los hijos, estos vuelven a casa de sus padres y abuelos a vivir de nuevo a su cargo, porque la gente no es capaz de ser independientes a causa de la situación laboral y económica que sufre el pueblo.
No me gustaría ver a mayores peleando, aunque los hay ya haciéndolo: ellos deberían estar disfrutando después de una vida donde lo han dado todo por sus hijos y nietos.





Y era el primero de la clase: en salirse pa'l recreo, en fumarse 'toas' las chustas y en coleccionar los ceros. Y era la negación de la obviedad, que así no había manera.. ¡como un grano en el culo y a punto de estallar!
Y era la esperanza del futuro, la primera generación nacida en democracia. ¡Carne de cañón!” - En fin.

RY: ¿Cómo recuerdas tu paso por el sistema educativo hispano? No sé si preguntarte si te ha sido útil la formación que recibiste y cómo ves la educación que reciben actualmente los jóvenes.

I: Ahora mismo no estoy al corriente verdaderamente de lo que se estudia en las aulas pero si que sé que, al margen de los temarios, la situación es precaria para alumnos y profesores y que quieren hacer ganado, esclavos que cuanto menos sepan menos se quejarán.
Fui mal estudiante, porque no me interesaba estudiar. Creo que fallaba la manera de enseñar o simplemente no me llamaba la atención así que comencé FP de electrónica al salir del primer instituto de bachillerato -que no acabé- del cual me echaron. Empecé a trabajar muy joven. No quería universidad ni una profesión porque nada me llamaba: sólo la música.
Creo que la educación no esta sólo en las aulas y que actualmente se ha derivado esa responsabilidad a las mismas, por falta de tiempo de los padres o simplemente por no saber cómo hacerlo. Nadie enseña a ser padre y nadie enseña a ser hijo: vamos improvisando.





No me da la gana de escribir cordura, de adornar insultos, de adorar ni cielo ni bandera.
Y no me da la gana de caer de pie, de soñar sólo dormido, de querer lo que no es mío, de ponerles buena cara.” - No me da la gana.

RY: ¿Qué no te da la gana a día de hoy? ¿Quién crees que no merece ni un buen gesto y por qué?

I: No me da la gana, ahora y desde hace mucho, pasar por el aro en muchas situaciones. Intento llevar la anarquía a mi manera de sentir, no reprimir los instintos y lo que siento verdadero,
A mí no me merecen el más mínimo respeto todas aquellas personas que hacen que la vida de los demás sean más jodidas en cualquier área: políticos, por ejemplo, cuya función debería ser gestionar para que la vida de la gente sea lo mejor posible y se dedican a hacer todo lo contrario.






No es la primera vez, que me revuelco en el pellejo y me envuelvo al vacío.
No es la primera vez, que me lío la vida en papel de fumar.
No es la primera vez, que un conjuro bendito mezcla de tabaco y hierbabuena.
No es la primera vez, que somos muchos ya... ¡¡Marihuana legal!!” - No es la primera vez.

RY: Desde la primera canción de tu primer trabajo, la marihuana ha estado presente en tus letras. ¿Qué buscas cuando consumes cannabis o sus derivados? ¿Eres de índicas o de sativas?

I: Desde los 13 años he estado cerca de la marihuana como consumidor y como cultivador para consumo propio en algunas épocas. Nunca la he usado como vehículo para componer pero sé que mucha gente la usa con ese fin. En mi caso ha sido siempre algo lúdico y relajante. Dependiendo de la época he consumido sativas e índicas, aunque a la hora de cultivar he tendido mucho más a las índicas.






Es más fácil tirarse al suelo a la primera que levantar el puño y luchar por una tierra,
encabronarse con el mundo -cada día un poco más- y desgarrar de la mente la cordura.
Una bomba de colores de María, la hierbabuena, que las frases ya hechas me huelen a penas.” - María la hierbabuena.

RY: Cada día encontramos más clubs de venta de marihuana y otros derivados del cannabis pero con un enfoque en satisfacer clientes de un mercado en lugar de activistas que luchan por el derecho al cultivo. ¿Crees que ya no hace falta luchar? Parece que todo el mundo da por supuesto que el cambio que deseamos se producirá por sí solo.

I: El consumo de cannabis y derivados está muy extendido y habría que ver la cantidad de consumidores que cultivan para su propio consumo antes de tener tan claro que se está relajando el activismo. En ese sentido, veo que hay mucha gente implicada en la legalización pero quizás no la suficiente. El modelo de mercado tipo “cómprala sin tener que luchar por nada más” tal vez haga a algunos pensar: ¿para qué te vas a mover? La legalización de ciertas “drogas” debería ser algo inmediato tanto para su cultivo como para su consumo ya que eso nos brinda la posibilidad de saber qué consumes exactamente, hacerlo sin colaborar con mafias ni favorecer la explotación para conseguir dichas drogas en sus lugares de producción. Aparte y no menos importante está la libertad de elegir lo que consumimos, sin ahondar en la utilidad de algunas de esas sustancias prohibidas a la lucha contra ciertas enfermedades y sus síntomas. Todas estas razones me hacen ver como un ridículo que sigan estando penadas y perseguidas.






La parra que planté ha crecido más de lo que pensaba: hay ramas para regalar y un jardín frondoso en el fondo del mar. ¡Dame de reír y seré el payaso afincado en el alma!” - Vida.

RY: Aparte de lo relacionado con el consumo de cannabis y derivados, hay un aspecto que creo que conoces: su cultivo. ¿De todo lo que plantas te salen ramas para regalar? ¿Qué opinas del derecho a cultivar aquello que desee consumir sin intromisión de nadie?

I: La experiencia de plantar tú mismo, verle crecer, cuidarla, incluso mimarla para después consumirla es como un circulo en que lo que has dado se te devuelve: la paciencia se ejercita también. Creo que deberíamos tener el derecho a poder plantar lo que nos plazca, que con ello no hacemos mal a nadie y de la misma forma nadie tiene el derecho a juzgar nuestro cultivo o consumo.






¿A quién le canto si no estás? Sigo rompiéndome las tibias sin apiadarme de un solo adoquín.
Y apareces desde atrás: dices que te quedas a dormir aunque sea entre basura.
Y hacemos de este vertedero el sitio de jugar, para volver a empezar en este circo dónde los payasos se suicidaron en busca de paz.” - Nidos de Golondrinas.

RY: Decía Ortega y Gasset que el amor es una vivencia diferente en cada persona, porque es la más delicada expresión de su alma. ¿Qué es para ti eso a quién le cantas?

I: El amor forma parte de la vida desde que naces y te ponen al lado de un corazón: sólo un psicópata no lo siente y aún así tendrá sus debilidades sin poder llamarlo amor. Creo que es un motor importantísimo para la vida y su camino, que es la vía de escape, la distracción, la pasión, el conocimiento, el disfrute. El amor bien entendido para mí es lo más grande, ya sea el amor a una madre o a un padre, a tu amigo o amiga, tus hermanos, pareja o hijos: sin eso no seríamos nada.






Creo que nada de lo que dijimos fue verdad pero, aun así, sigue oliendo a azufre.
Ni tú regaste las flores -la pared no la derribé- marchitaron de pena por no volvernos a ver.
Ni tú cerraste la puerta -la pared no la derribé- entro el viento por la ventana: por la que yo salté.” - Creo que.

RY: En tu música aparece muchas veces el dolor en una pareja o incluso la sensación aguda de fracaso. ¿Hay amor sin desamor? ¿No crees que hay una devaluación de lo que llamamos amor confundido con “calentón” o enamoramiento?

I: La vida es una montaña rusa que además no está muy bien anclada al suelo. El amor es una experiencia que puede ser positiva o negativa dependiendo de la historia vivida: tú puedes amar con locura pero si no eres correspondido, al final seguramente sólo quede la locura o incluso sentimientos como el rencor o el odio. Evidentemente el machismo ha desvirtuado el amor entre parejas, atrofiando las capacidades de desear al prójimo lo mejor y poder compartirlo con cariño y sin exigencias. Para que el amor sea real, el egoísmo se ha de dejar a un lado.
El calentón del que hablas no tiene nada que ver con el amor. Esto es mas primario aún que el amor. El follar, el desahogarse, viene de la necesidad de procrear de una especie aunque ya no se hace ni por seguir adelante con la especie ni nada parecido. Se trata más bien en relacionarse por el placer de compartir sexo con alguien y lo bueno de conocer gente nueva, jajaja!! A mí me parece muy bien la libertad sexual con amor o sin amor, siempre y cuando no se le haga daño a nadie.






Con los cuerpos -empotraos- de seguridad se columpian en cuchillos afilados.
¡Y la madre que parió la revolución! Ya llegó, ya llegó... ya llegó.” - Libre albedrío.

RY: Desde hace unos años asistimos cada pocos días a las imágenes de desahucios, palizas, torturas, falsas inculpaciones y juicios con falsos testimonios a cargo de la policía en las distintas partes del país. ¿Qué puede hacer un ciudadano normal ante estos abusos en una situación de obvia desventaja y jueces que darán siempre la razón a la policía?

I: Si supiese lo que debemos hacer ante tanta impotencia quizás me dedicaría a la política. La verdad es que hay que soportar muchos abusos de poder por parte de la policía y las leyes que defienden. Si entre ellos mismo denunciaran estos abusos y no guardaran silencio cómplice, imagino que la cosa se destensaría un poco con la ciudadanía. Pero no interesa esa actitud: se busca a un pueblo callado y obediente, acojonado por el sistema y sus defensores.





La culpa es mía por no aceptar que más bien la culpa sea...¡de su puta madre!
Que hay tantas vías por las que andar, tantas murallas que saltar, tanta trinchera que enterrar.
Tanta barricada que derribar. Y dime ¿desde cuándo la han inventado?
Se rompió ya el nudo y ya nada está atado: tanta barricada que derribar.”- Sal y vinagre.

RY: ¿Crees que ha llegado el momento el que el nudo ha sido desatado? ¿Te merecen confianza los nuevos partidos políticos?

I: El nudo se ata más o se suelta dependiendo de la persona. Hay gente sometida a una férrea condena por su trabajo, hipotecas, situación laboral y social. Cada cosa que suma en algunos ámbitos te frenan en otros. Es una balanza un poco jodida de llevar,
No se qué va a pasar. Sí que veo en Podemos, por ejemplo, una posibilidad de cambio. Pero como ha habido tanta mierda anteriormente no sé que pasará. Mi voto ahora mismo lo tienen, porque quiero un cambio que veo muy necesario en el sistema de gobierno y los personajes que lo ejecutan actualmente.





Quien quiera ser libre... ¡¡que levante la mano!!
¿A quién le sobran dientes? ¡¡pa' morder a destajo!!
Como no nos callamos... ¡¡no nos dan el regalo!!
Que les den por culo... ¡¡que seguiremos cantando!!” - Seguiremos cantando.

RY: Se nos ha hecho corto y hemos llegado al final y seguiremos cantando -y cultivando- hasta el próximo encuentro. ¿Algún mensaje hasta que nos volvamos a ver? ¡Y buenos humos hasta entonces!


I: Nos vemos en los conciertos. Nos vemos en las calles y plazas. Nos vemos en el camino de hacernos mejores personas y conseguir dejar algo más que mierda a nuestros hijos e hijas. Nos vemos libres y felices. Nos vemos en la lucha para conseguirlo.

lunes, 1 de junio de 2015

Fotoportunismo, el "pacto para el futuro pacto" de la FAC en Baleares + Respuesta de David Rabe

Este texto y la respuesta fueron publicados en Cannabis.es
Esperamos que os guste. Se ha agrupado el texto con la respuesta dada para facilitar la lectura.

---


Activismo, política y fotoportunismo: 
Islas Baleares y cannabis.

El miércoles pasado recibíamos vía Internet la noticia de un pacto sorprendente.
El ABC, a eso de las 5 y media de la tarde, daba la noticia en una escueta nota que titulaba:
“PSIB (el PSOE en Islas Baleares), MÉS, Podemos, Guanyem y UPyD se comprometen a regular uso del cannabis”.

La primera reacción fue de sorpresa.
En la segunda reacción, de alegría, ya aproveché para felicitar públicamente a FACBaleares por el compromiso, si es que se confirmaba. Pero todo eso se fue viniendo abajo según pasaban las horas.




En el tuit que puse la felicitación, alguien contestó alertando a la gente porque algo no cuadraba.
Fue @ArtOfHemp, un profesional del ramo cannábico que realiza una parte de su labor activista en las redes sociales, como Twitter, quien respondió a mi tuit de felicitación con lo siguiente:
Un momento... aquí dice 'uso terapéutico'. ¿Qué pasa con el uso lúdico?”

Saltaba así la primera gran brecha en el asunto del “pacto balear”.
Cierto: ¿qué pasaba con los usuarios lúdicos?
Contesté al tuit que dejó @ArtOfHemp con que era “letra con trampa y que había que ver en qué quedaba al final”. Y como habíamos citado en los 2 tuits a FACBaleares, imaginé que cuando leyeran, contestarían. Pero no hubo respuesta alguna.

Es muy extraño que un grupo -ya sea la FAC, la FAD, o los Amigos de los Porros de Formentera- consiga un logro real, tangible, concreto, y no salga a venderlo a los 4 vientos.

Si ese logro se da con varios partidos políticos a la vez, resultaría más extraño ese silencio.
Y si además la gente de Podemos -se niegan a afrontar el asunto del cannabis y huyen asustados cada vez que sale el tema- se pronunciasen (como parecían hacer, aunque fuera a nivel local, menor y experimental) es para que te hagan a ti una entrevista sobre cómo conseguiste obrar el milagro .

¿Qué está pasando? ¿Qué falla aquí?
Raro, raro, raro. Todo más raro que el carajo.
Pero muy comprensible cuando conoces la realidad del asunto, y no sólo el titular vendido a la gente. Que nadie se haga ilusiones.
Os explicamos el porqué.

¿Qué coños dice exactamente el “pacto sobre regulación del cannabis” en Baleares? Ahí vamos.

Lo primero que llama la atención es el título del documento firmado, que es distinto que los titulares que dan los medios (normal en la prensa no-especializada, que publica lo que les sale de la seta sin atender a la verdad). El título del “pacto” es:

COMPROMISO DE COLABORACIÓN ENTRE LA FEDERACIÓN DE
ASOCIACIONES CANNÁBICAS FAC Y LOS GRUPOS POLÍTICOS
PSIB-PSOE · GRUP MÈS · GUANYEM · UPYD · PODEMOS”


Y la declaración inicial del documento dice lo siguiente:

Que es urgente e importante aplicar una regulación específica en el uso del cánnabis en
Baleares dentro de los márgenes competenciales de los que actualmente disponemos en
nuestra comunidad autónoma.”

De momento no suena mal, ¿verdad? Es lo que se busca en el movimiento cannábico: una regulación del cannabis -de una vez por todas- que permita salir al cannabis del armario de la ilegalidad, que evite sufrir a sus usuarios la represión del estado, mediante su policía, sus multas e incautaciones, sus leyes anacrónicas y sus cárceles. Seguimos leyendo.

El acuerdo de compromiso alcanzado contiene las siguientes CLÁUSULAS”

¿No parece un poco raro que un acuerdo -o un compromiso- se cite como “acuerdo de compromiso”?

PRIMERA.- OBJETO DEL CONVENIO

El objetivo del presente documento de compromiso es:
- Obtener un acuerdo de mínimos en el que se establezca el consenso parlamentario
necesario para la presentación de inciativas [SIC] parlamentarias encaminadas a la regulación en
el uso responsable de cánnabis, donde primen: el reconocimiento del derecho al uso
terapéutico del cánnabis, la formación especializada en terápias [SIC] con cánnabis para atender
a las consultas sobre esta cuestión por parte de los facultativos médicos y la regulación
específica de las asociaciones y clubes sociales de cánnabis en las Islas Baleares.”

Traducción automática: esto es un pacto sobre llegar a otro pacto futuro, en el que estemos de acuerdo para pactar nuevas iniciativas que plantear a nivel autonómico. También nos interesan, de forma exclusiva, los “pobres enfermitos fumetas” -no dan tan mala imagen- y dentro de ese área médico-legal que los médicos aprendan de una vez a orientar a los pacientes en cannabis. Finalizamos con mención a que existen CSCs y asociaciones en Islas Baleares que esperan una regulación de su actividad.

Ya la jodimos....
¿El objetivo de lo “ya pactado” es llegar a “más pactos” para “pactar” futuribles iniciativas?
Sí señores, de forma simplificada, así es. Iniciativas cuya existencia dependerá de la aritmética electoral, con sus movimientos de escaños y pactos.

¿La FAC ha firmado un acuerdo -ahora en plena campaña electoral- con algunos partidos cuyo contenido real no es más que “ponerse de acuerdo en el futuro para hacer cositas juntos”? Sí, básicamente.
El “pacto” entre la FAC y esos partidos es simplemente una declaración de bonitas intenciones, sin muchos visos de conseguir nada de nada en realidad. Lo tiene todo, ese “pacto”, para cogerse con pinzas largas: las que hay que usar cuando algo “huele mal”.

También es curioso notar que, en el documento, Podemos no aparece mencionado nunca como Podemos Baleares, sino con la “marca genérica” del neopartido. Este detalle no es menor porque lo más relevante de la noticia, no era que la FAC hubiera alcanzado un acuerdo con X grupos en una zona, sino que Podemos se hubiera pronunciado -al menos localmente, dado el caso- y que ese hecho podría facilitarles hacerlo a nivel nacional en breve tiempo, por simple coherencia con sus posturas locales y nacionales.

Pero también nos parecía increíblemente extraño, dado que llevamos meses en las redes, en la vida real, por correo, en papel, en fichero y por todos los medios pensables, intentando que Podemos se pronuncie sobre un tema -el cannabis- que afecta a millones de ciudadanos en el estado español. Y no hubo forma de lograrlo. Ni el valiente intento de entrevista de la Revista Cáñamo, que acabó saliendo publicada como “La NO entrevista a Podemos” (cuenta cómo existe una oposición frontal -en dicho partido- a enfrentar una política de drogas coherente y sana), tuvo la capacidad de hacer que Podemos se pronunciase, de forma clara y con alcance nacional, sobre el cannabis.

El resto de los grupos, aunque incluían a PSOE, UPyD y al neopartido Guanyem (que aquí concurre conjuntamente con Izquierda Unida) no tenían tanta fuerza como noticia, ya que sus posiciones (las que dicen tener, cara al público) son conocidas de sobra. O lo eran, porque no las mantienen sino que las reducen, para hacerse una foto en campaña olvidando representar los intereses legítimos -y no comerciales- de la mayoría de los usuarios de cannabis.

Eso es lo que ocurre en este acuerdo: tenía razón @ArtOfHemp. Se han “follado” a los usuarios no-terapéuticos (recreativos o lúdicos) de una forma simple y sencilla; ni mencionarlos en todo el texto.

¿Cómo lo verán los miembros de los CSC vinculados con la FAC el asunto, cuando se den cuenta de que “el pacto balear” ha excluido -como poco- al 90% de los usuarios de cannabis?

¿Por qué? ¿Por qué la FAC, como firmante del asunto, ha pasado de los fumetas recreativos de cannabis de esa forma y se ha escondido tras los terapéuticos?

¿Acaso la FAC es una “Federación de Enfermos Usuarios de Cannabis”?

Aunque no puedo dar respuestas por la FAC, entiendo que lo más plausible es que hablar de “enfermitos que toman cannabis por necesidad médica” o “usuarios terapéuticos” es mucho más fácil de vender a la opinión pública en época de elecciones.
¿Quién va a tirar contra los que piden una medicina para unos usos “compasivos” autorizados a los pobres enfermos? Nadie con inteligencia lo haría, so riesgo de parecer “poco humano”.

El enorme precio a pagar -por el “fotoacuerdo” alcanzado- al eliminar los/as usuarios/as que no sean terapéuticos/as, es suficiente para que el acuerdo pierda el 99% de su valor. La cosa no tiene NI PUTA GRACIA. No es que el asunto de los usuarios terapéuticos -“olvidarse” de los fumetas lúdicos- sea la única perlita del documento: hay más.
Continuamos.

Los otros dos puntos que completan el “objeto del convenio” son:
La aprobación de una normativa específica para las asociaciones y clubes sociales de
cánnabis residentes en Baleares” y “El desarrollo conjunto de progamas [SIC] informativos en materia de prevención y promoción de la salud en el ámbito de las drogodependencias.”

Aludir a la normativa específica, es repetir parte de lo ya escrito. La “novedad” es que se vayan a realizar programas de prevención, de forma conjunta, en el ámbito de las drogodependencias.

En esa última frase se encuentra “otra” de las curiosidades: prevención.
Es una palabra que suena bien -de forma general- a la mayoría de oídos, pero que cuando se habla de drogas, “prevención” representa una actitud: la de no aceptar NINGÚN consumo.
De esa premisa básica se deriva todo el modelo de intervención “preventiva”, que consiste en decir que las drogas son malas y desaconsejar su uso siempre. Nada de análisis de drogas o consejos para un consumo más seguro: prevención es “DI NO A LAS DROGAS” y no hay más que hablar.

Los tres puntos siguientes del acuerdo -que lo completan- no dicen mucho, aunque deberían decirlo porque son en realidad los que deberían contar “qué piensan hacer exactamente”. El primero cuenta que el compromiso se firma con el propósito de llevar -a la cámara autonómica- iniciativas para regular el uso de cannabis. Pero en realidad no se comprometen a hacerlo, sólo se comprometen a que sea ese el “propósito”: una simple expresión de buenas voluntades en campaña electoral, again.

El segundo punto sólo dice que tienen un acuerdo de respeto mutuo y de voluntad (sí, sólo voluntad) de participar en las iniciativas que se pudieran presentar. Y el último punto, sobre la vigencia de este “pacto”, que advierte la extinción del acuerdo el 30 de abril del 2016, salvo prórroga por aceptada por todas las partes. Y ahí termina con los firmantes del “pacto” y la fecha del mismo: día 30 de abril del 2015.

¿Lo encontráis satisfactorio? ¿Una gran alegría? ¿Salvable por los pelos? ¿Qué?
No me satisface aquello que, siendo históricamente una lucha política de largo recorrido, no aporta concreciones que digan claramente “cómo se beneficiarán los fumetas de Baleares” con el cacareado acuerdo.

Parece una “foto de la FAC y una parte de los actores políticos locales” en donde los únicos que han ganado algo son los partidos: con muy poco coste y riesgo, así como limitándolo a 4 gatos dentro del asunto cannábico -al haber conseguido que la FAC cediera “haciendo desaparecer” a los usuarios no terapéuticos de cannabis- consiguen una foto pública beneficiosa y en plena campaña para venderla al electorado cuando sea necesario hacerlo.

¿Y la FAC? ¿Cómo firma semejante acuerdo? ¿Qué gana realmente?
Eso será mejor que se lo preguntéis a ellos y no queráis saber mi opinión, porque deja a ambos lados firmantes como “entes especulares” que hacen -en esencia- lo mismo. Os animo a que lo hagáis, a que le pidáis su versión del pacto a quienes lo han firmado y a que toméis buena nota de lo que os digan porque, en general, tenemos poca memoria. En el año 2009, ese parlamento autonómico, aprobó una proposición al gobierno nacional: que los médicos pudieran recetar cannabis, obviamente a sólo a pacientes (usuarios terapéuticos).

¿Hay un solo paciente en todo Baleares que tenga prescrito -casi 6 años después- cannabis para una dolencia? No tengo certeza, pero me jugaría todo lo que tengo a que no existe ni uno solo. Ningún médico te prescribirá algo que el estado no le permite: no creas que van a poner en juego su licencia por ayudarte. Y tras estos 6 años transcurridos, sabed que ni todos ellos han servido para que el estado acepte el uso medicinal del cannabis, ni a nivel nacional ni en Baleares. Aquello acabó como papel mojado: otra foto política más usando al cannabis, a pesar ser aprobado en el parlamento autonómico.

Y si 6 años (hasta ahora) te parecen poco tiempo para lograr algo así, podemos ir al año 2001 (14 años atrás) en que el mismo parlamento aprobó una petición prácticamente igual y que el entonces ejecutivo -en manos de un señor bajito y con bigote al que no le gusta que le digan cuánto vino tiene que beber- no se molestó ni en leer. Y si hubiera sido un poco más molesta -del estilo de lo aprobado por la cámara autonómica de Navarra en el 2014- nada más llegar al gobierno estatal, en vez de ignorarla y dejarla morir, la hubieran mandado al Tribunal Constitucional. Esta corte mataría la ley en base a las competencias estatales y para recordarle, a la autonomía levantisca de turno, que en drogas sólo mandan ellos haciendo uso del cachondeo competencial de nuestro país. El estado no permitirá que ninguna autonomía le lleve la contraria en materia de droga, y es el mismo gobierno el que nombra a los jueces de ese tribunal.

Para terminar cierro con algo que, a falta de espacio, no voy a explorar ahora pero es el punto más básico -para muchos entre los que me incluyo- de un movimiento cannábico y activista, que realmente luche por los usuarios: el autocultivo como herramienta defensora ante el mercado negro.

Tampoco existe mención alguna, en la documento de la FAC, al autocultivo de los ciudadanos que usan cannabis de forma terapéutica en Baleares, y su derecho a seguir haciéndolo sin ser molestados, a pesar de citar a CSCs y asociaciones.
Nada de autocultivo. Ni hablar de ello.
Cero.

O el autocultivo de cannabis no existe en Baleares o no les quedaba espacio para mencionarlo, en dicho documento.
No quiero pensar siempre mal y encima acertar.

Drogoteca.


---------



Respuesta de David Rabe, de la FAC Baleares.


Hola compañer@s, soy David, coordinador de esta iniciativa y la persona responsable de la FAC desde hace ya algunos años encargado de asistir en primera instancia a todos aquellos grupos que quieren formar un CSC y acuden a la FAC para despejar sus dudas.

Puesto que mi residencia habitual es Mallorca, vengo ejerciendo mi trabajo como enlace con los contactos políticos desde mi inicio en el activismo cannábico allá por el 2008. Por lo tanto desde entonces hasta el día de hoy, he mantenido contacto con las dos configuraciones políticas que han gobernado desde entonces las Islas Baleares (Pacte de progres + Mayoría absoluta del PP). Delegados de Gobierno, Consejeros de Agricultura, Bienestar social, Sanidad y Consumo, Responsables del Plan Drogodependencias en Baleares. Eso sin contar los distintos parlamentarios de todo el espectro político de las islas, pensad que gracias a la corrupción generalizada de las islas en las que vivo, estos personajes o cargos públicos nos los han ido cambiando a una media de 2 cada trimestre.... 
Ahhhh, que tiempos de neoliberalismo fascista descontrolado.
Además varias comandancias generales fueron el escenario de reuniones con mandos de la Benemérita para ayudarles a entender que nuestra actividad era completamente normal y que estábamos decididos a seguir adelante.

Lo cierto es que desde entonces y gracias a la irrupción de nuevas fuerzas políticas con nuevos aires en cuanto a representatividad social en los órganos asamblearios, conseguimos que poco a poco los grupos hayan perdido el respeto a declarar públicamente "Apoyamos un cambio de modelo legal para el cannabis". Nos podrá gustar más o menos, pero en la foto de Baleares se ha conseguido unir a un anterior consejero de sanidad y nuevo candidato para renovar ese cargo desde el PSOE, PODEMOS que ha demostrado valentía e independencia de acción (falta por ver si les han llamado al orden desde las altas esferas pero no me lo han comunicado), Guanyem-IU que siempre ha demostrado su interés por el modelo asociativo de la FAC y el derecho al autocultivo frente a otros conceptos extraños, UPyD que en línea coherente con lo defendido por su grupo apoyan una regulación en el uso del cánnabis desde la responsabilidad. 

Y el caso que quiero mencionar aparte que es del GRUP MÈS. Este grupo ha sido el único que ha sabido animarnos desde el primer momento para incidir en el debate político sobre regulación de cánnabis en Baleares. Fue el primer grupo que allá por el 2010 asistió a la inauguración de la primera sede social de un CSC en Baleares del cual tuve el privilegio de fundar y presidir. 

Les hemos dado herramientas y argumentos de peso (como si no hubiera ya referencias históricas suficientes) para conseguir una línea de defensa "entendible" en la importancia en la regulación del cánnabis. Hace no mucho tiempo, muchos votantes hubieran visto esa foto como una afrenta a lo socialmente aceptado, hoy ya no. Han asumido muchos riesgos los que aparecen en la foto, y lo que resulta muy notable es que las únicas críticas a ese compromiso haya venido desde la "prensa amiga", desde la trinchera periodística de la derecha nada se ha publicado y dicho... Calma chicha, y eso es más que bueno.

El primer documento presentado era muchísimo más ambicioso, se tuvo que negociar con PSOE y UpyD para acomodarlo a algo que nuestras competencias autonómicas pudieran asumir como posible y no "rechinara" dentro de sus respectivos grupos. Para nosotros era esencial hacer ver a la sociedad que queremos consenso y esa foto ayudará sin duda a que much@s ciudadan@s vean un cambio de posición real y pública. Para nosotros quizás hubiera sido más fácil tratar de conseguir la foto con el primer grupo que apoyara las tesis sobe regulación de cánnabis, pero quisimos contar con el mayor número de partidos a favor de un nuevo modelo.

¿Porqué el uso terapéutico y la regulación de CSC's?, muy fácil. Desde el año 2007 cualquier médico puede "recomendar" el uso de cannabis a cualquier paciente que así se lo solicite, por lo tanto reactivar esa decisión aprobada por toda la cámara (incluida PP) era esencial. También hace relación a los CSC, los cuales tiene entre sus socios a un porcentaje elevado aún de usuari@s lúdicos, lo hemos declarado sin fisuras. Por lo tanto el reconocimiento al derecho de las personas de Baleares al uso responsable de cannabis con garantías, se puede intuir de manera bastante concreta. Es más, como ocurre en otras regiones los propios médicos les informan de los CSC's, por lo tanto ahí radica el sentido de nuestra demanda de formación a facultativos y responsables de CSC's para que tengan conocimientos necesarios para poder atender una consulta genérica sobre uso médico del cánnabis. Para nosotros es vital que la consejería de sanidad aquí en Baleares se implique y dote de recursos para que exista una colaboración abierta y normal entre sanidad pública y usuari@s.

¿Porqué la FAC accede a este compromiso?, pues por una razón también más sencilla de lo que parece. FACBalears no está legalmente constituida, somos una coordinadora que se encuentra en fase de organización interna que desea una amplia representación de todo el movimiento activista posible en Baleares. Nuestro movimiento necesita aún madurez, puesto que la gran mayoría de clubes han nacido en los últimos 2 años. Se ha abierto comunicación con todos pero sólo algunos han accedido a dar el paso de establecer contactos para organizarnos, como siempre hay buenas intenciones pero poca disponibilidad para observar unión seria entre las partes. Esperamos que este compromiso sea una buena excusa para poder impulsar con más ahínco una federación regional fuerte y bien estructurada.

Bueno creo que no me queda mucha cosa por comentar, salvo que esperamos que se extienda por cuantas más regiones mejor. Sin contemplaciones, a por ellos. Os animamos a que busquéis acuerdos similares, revelan que disposición encontraremos después de las generales.
Y que quede claro, que soy de la opinión de que se debe de generar crítica y debate incluso con más energía desde dentro del propio movimiento cannábico. 

Seguro que la figura de @Drogoteca si no existiera habría que inventarla, lo veo personalmente más como compañero que como enemigo, aunque a veces (y he de decirlo) desapruebo ciertos twits groseros que publica. En fin, cada uno ejerce su libertad como le viene en gana. Nosotros somos personas que debemos de tomarnos las redes y la comunicación como algo serio puesto que representamos a un número elevado de personas y esperan una gestión seria de los recursos de difusión.

Es necesario quitarse el corsé y acercar cada vez más el movimiento asociativo de base a la ciudadanía. Tenemos que convertir el activismo de clubes en conceptos fáciles y sencillos de entender, y no lo que algunos quieren pintar como complejo y únicamente reservado para quienes estén dispuestos a desembolsar lo que sea para crear un club social.


Volvamos a la bases... 
reinventemos el activismo YA!!!

Salud & Cannabis

David
#SINOTOCAnohayvoto 
#NoHayVoto



PS: Muchas gracias a David por haber tenido el valor de entrar a contestar, con su verdad, todas las dudas que su trabajo había despertado.
No comparto muchos de sus puntos de vista, pero prefiero activistas como él a los que hacen del activismo "su modus vivendi" con curriculum en internet y el modo "cuentista profesional" activado de por vida.
Gracias por tu trabajo, David. :))

Drogoteca.