lunes, 19 de enero de 2009

La Reducción de Riesgos y la imbecilidad congénita (incluye "extracción de efedrina")

"En cuestiones de ciencia,
la autoridad de mil
no vale lo que el humilde razonamiento
de un sólo individuo"
Galileo Galilei

Hoy que estoy fuera de mi entorno habitual, voy a permitirme una excursión al mismo tiempo y salirme de lo habitual en esta página.

No voy a entrar en temas densos y presuntamente didácticos, para cederle el turno a algo que tenía ganas de tratar desde hace tiempo, y que esas ganas se ven fuertemente espoleadas cíclicamente con la lectura de algunos foros.

Además, el humor, es de lo más interesante como aprendizaje... sobre todo si nos permite ver lo que sería el resultado de las actitudes que se pueden mantener, con lo bueno de unas y lo nefasto de otras.

Con el tiempo que llevo escribiendo sobre drogas con un enfoque bastante cercano a la Reducción de Riesgos, basándome sobre todo en que el conocimiento evita problemas y mejora nuestras posibilidades de elección -lo que se traduce siempre en que somos un poco más libres- sigo encontrando la misma pega en mucha gente que se tropieza con este blog.

¿No es peligroso dejar que la gente sepa tanto de drogas?

Esa es la pregunta que muchas veces, de una u otra forma, me han planteado.
Y es normal que tras años de oscurantismo, en un mundo donde "no existe un uso aceptable" sino que todo es abuso y patología, la opción más inteligente pueda parecer la negación absoluta y dentro de esa forma de enfrentar el asunto, la restricción de cualquier conocimiento sobre drogas, más allá del "son todas malas y todas matan, nunca te darán nada bueno y terminarán por destruirte, a ti y todo lo que tienes, lo que eres, los que te rodean y los que te quieren".

El argumento, un poco más extendido, es que por ejemplo si se me ocurre hablar de que existe un medicamento en la farmacia que se puede usar como embriagante, los que lo lean pueden sentirse tentados a usarlo.
Y que aunque yo explique los riesgos de ese fármaco y como debería consumirse dentro de lo que son unos márgenes aceptablemente seguros, "siempre habrá algún personaje que no te haga caso" y en lugar de respetar unos niveles determinados, se tome 10 veces más... y se muera.

Por supuesto, en ese enfoque el corolario es que "si no lo hubieras escrito, no hubiera sabido que existía, no lo hubiera tomado, y no hubiera muerto".

¿No te pesan todas las muertes que puedes provocar en tu conciencia cuando escribes cosas sobre consumir drogas y como hacerlo?

Pues no.
No me pesan, porque no existen.
Y aunque existieran, tampoco me pesarían.

Aunque para tener esto tan claro, hace falta haber entendido en toda su extensión la frase de Escohotado:
"No mata la droga. Mata la ignorancia."

Como en el ejemplo puesto antes, yo facilito información sobre las sustancias, sobre sus dosis, usos, riesgos y algunos comentarios sobre sus efectos.
Por supuesto que eso tiene que ver con gente que consume drogas, porque a ellos va dirigido.
A ellos y a otros que piensan hacerlo.

La decisión de tomar o no una droga, es una cuestión tan personal como masturbarse o no, como practicar sexo anal o no, como creer en Dios o rendirle culto al brócoli.
Una decisión que a veces viene dada por el entorno, cuando se trata de personas demasiado jóvenes o inmaduras, y que frente a eso, por mucho que pataleemos, no hay más solución que facilitar el que lo hagan en las mejores condiciones posibles.

Y eso necesariamente implica darles información.
No se puede plantear ese tema buscando el objetivo de erradicar sus consumos, sino de facilitar elecciones personales maduras y responsables, que conduzcan a la persona a la consecución de sus objetivos vitales y les faciliten los diferentes momentos que enfrenten a lo largo de sus vidas y al elegir o vivir su muerte, de la mejor manera posible.

Menciono a la muerte de nuevo en ese objetivo, porque el derecho a las drogas, está íntimamente ligado al derecho a la muerte, a elegir nuestra propia muerte en modo y tiempo.

Y por supuesto, si vivimos en una sociedad (occidental) que dice proteger el valor de la vida por encima de todo, pero al mismo tiempo no duda en ejecutar o en permitir masacres de una u otra forma, y ser cómplice de muertes alrededor de todo el mundo por razones de diversa índole -desde la venta de armas a las políticas económicas, desde las leyes de inmigración por las que muchos mueren en el mar de sus intentos, desde leer cada cierto tiempo que un anciano ha sido encontrado muerto en su casa y que fue gracias a los 15 días de descomposición que su cuerpo presentaba y sus vecinos resultaron alertados, no por no saber de esa persona, sino por el olor...- y dicha sociedad se mueve en parámetros de absoluta incongruencia en la mayoría de los temas que necesitarían de una moral limpia y sólida, no podemos ni pretendo esperar que se acepten con todas las consecuencias esos derechos del individuo.

Por suerte, hay asociaciones en el país que enfrentan esa labor que administración y sociedad ha descuidado en su faceta educativa, y para muchos usuarios de drogas esas ONG son el único contacto con conocimientos fiables y desinteresados que pueden tener.

Aunque tampoco ellos están exentos de tener que tratar con ese "usuario" que resulta ser el imbécil del que hablo.

Por desgracia, y no como creíamos, la impresionante cantidad de información a la que tiene acceso cualquier persona (cualquiera en este país) no ha mejorado drásticamente el nivel de conocimientos y las posibilidades que eso conlleva en los consumidores de drogas.
Con todos esos recursos disponibles... ¿cómo se puede seguir en la más absoluta ignorancia sobre un tema de esa importancia y que se supone que le interesa al propio consumidor?

No era cierto.
Esos casos que antes se veían de individuos que se lanzaban de cabeza por el precipicio de las drogas, no eran debidos a lo poco disponible que estaba la información: era un genuino desinterés y un brillante afán de poder destruirse con cierto estilo (y es que la muerte también vende, y se puede estar muerto mientras se sigue respirando, comiendo, trabajando...).

El mismo desinterés e incoherencia que muestran algunos cuando afirman sin rubor, cometiendo 20 faltas de ortografía en una frase de 10 palabras, que si toman drogas es para ampliar y expandir su conciencia y para conocerse mejor accediendo a otros estados de percepción, donde poder disfrutar y comprender mejor el arte, la música, y ser parte de la naturaleza.

¿Qué cojones vas a expandir?
¿Qué vas a conocer mejor, si aún no estás seguro de qué lado es el izquierdo y cuál el derecho?
¿Dónde vas tú diciendo que quieres afinar la percepción para el arte si no has visto más imagen artística desde que dejaste la escuela que las fotos del "Marca" y la pegatina de Camarón que llevas en el coche?

Dados los efectos que algunos describen de ciertas drogas, en especial los enteógenos y los entactógenos, y su capacidad para darle a las personas nuevas perspectivas desde las que mejorar en muchas áreas, se podría pensar que a la larga los consumidores de estas sustancias mejoran más que los no consumidores en su relación con esos campos.
Y la realidad muestra que no es así, o al menos no es una regla de tres.

Incluso algunos, están protegidos contra el conocimiento y contra los recursos que facilitan información fiable: pueden estar rodeados de ella, que consiguen impermeabilizarse y aislar su mente de manera que sus prejuicios y lagunas en materia de drogas, se vean preservadas de toda agresión externa que pretenda enseñarles algo.

Toda esta diatriba, que aunque sigue estando empapada de un espíritu cínico y atemperada por una existencia estoica, ya no busca provocar cambios en los que la reciban.
Tan sólo purgar de forma compartida la desesperación que algunos son capaces de provocar, cuando contra todo esfuerzo de los que creemos en la RdR o reducción de riesgos, vuelven a mostrar una y otra vez, signos claros de que hay algo que va más allá de clases, edades, razas y creencias.

Decía Einstein esa famosa cita de que sólo hay dos cosas infinitas en este mundo, el universo y la estupidez humana, y que del universo no estaba seguro.
Yo lo traduciría como imbecilidad.

Imbéciles digitales, adaptados para mantener su condición en cualquier medio, y eso refuerza la idea de que es una característica supra-genética que ha logrado hacer uso de los mejores mecanismos adaptativos para perdurar e incluso, en estos días del "todo vale" y del "se escribe como suena", ser preferida a la forma correcta de expresarse, tanto en aspecto como en contenido.

La última ocasión que he tenido de ver uno, de los resistentes y sin cura, ha tenido en parte que ver con el hecho de la información que se facilita a distintos niveles en la red, que va desde la explicación de los efectos de una sustancia, a la síntesis de otra partiendo de una y usando medios caseros. Esto último es preferible -dentro del marco de RdR- sólo para personas que dispongan de unos medios mínimos y de un nivel cultural que les permita entender ciertos conceptos y seguir procedimientos de química avanzada, como pueden ser estos: "mililitro, medir, masa, calcular porcentaje, comprobar un ph, usar un termómetro, remover, separar, y hasta esperar un cierto tiempo".
Ah, y leer.

En esta ocasión, tuve que leer el mensaje de dicho elemento, resistente a perder la ignorancia por culpa de la lectura dejó en un foro que antes era el mejor en castellano sobre Enteógenos y Psicoactivos -aunque debido a la plaga de zoquetes defensores acérrimos del analfabetismo, orgullosos de su ignorancia y que son capaces de insultarte porque no cometes faltas de ortografía al escribir, está al borde de la desintegración tras la huida en estampida de los foreros que más aportaban y que eran la vía por donde entraba la mejor información.

Como insisto, debe ser un mecanismo con mayor fuerza que la determinación genética, pues incluso se protege haciendo que aquellos que podrían imbuir al sujeto en un estado de mayor claridad y conocimiento, abandonen el ecosistema en el que estos especímenes polarizantes del más lerdo comportamiento se montan su particular circo de pseudo-ciencias y sincretismo pachango-ideológico.



Esto que a continuación descargo, es "el mensaje".
Muestra de las aspiraciones, conocimientos, acciones y pensamiento de estos tipos, que consiguen darle a la información el peor uso posible, tomando aquello que les apetece y obviando el resto.
El nick de quien lo escribe es "Hofman", que como está en un cuarto sobre enteógenos, sería fácil suponer que hace alusión a Albert Hofmann, padre de la LSD.
La elección del nombre ya es un aviso claro de los intereses y preferencias del usuario...

Título: Ayudaaa urgente !! extracto efedrina

"os cuento, esta mañana he visto x el cajo una caja de efedrina de 50 mg.... buenoo pues he cojido una sarten pekeña he exao 6 pastillas, un poco de agua, unas gotas de limon y x ultimo un poco de vicarbonato a hexo reaccion se ha desexo casi al instate, lo deje reposar y se kedo lo solido abajo, y likido blanco x encima k eran impurezas, kite el aguiya esee y lo koci un poco asta k burgugeaba la pasta blanca amriyenta...

lo he dejao reposar y he e hechado alcohol y lo he vuelto a herbir..... lo he dejado reposur un buen rato, y el resultado es unas rocas como de coca humeda esponjosa, pero a la vez se desace bien xra hacer rayas, ya no huele a alchol ni nada.

serian 0.4gr = 50 mg efedra.

k pasaria si me meto una fila ??"


¿Impresiona?

Joder, el chico se ha levantado creativo y ha dado lo mejor de sí!!
Para empezar, rebusca en los cajones a ver si encuentra "alguna pastillita".

Como las encuentra, y son una caja, tiene para hacer experimentos.
¿Qué se puede hacer con la efedrina?
A bote pronto, lo más sencillo es hacer metanfetamina, aunque yo lo siga llamando extracción lo primero que hago es buscar reactivos.

Así que como para hacer metanfetamina con efedrina hay que usar ácidos y bases y cosas así, vamos a probar a ver si nos sale:

"buenoo pues he cojido una sarten pekeña he exao 6 pastillas, un poco de agua, unas gotas de limon y x ultimo un poco de vicarbonato a hexo reaccion se ha desexo casi al instate"

Vengaaaa, machaca ahí las pirulas y échale ácido... que no hay? Pues algo ácido, por ejemplo zumo de limón...
¿Que para qué es el ácido? Ah, ni puta idea, pero eso pone en internet...

Pero como no veo que esto haga nada, pues pruebo a echarle más cosas y acerté!!
Con el bicarbonato (con V es el mismo compuesto, creo) ha reaccionado!!

Y así llega la primera síntesis de este genio:

Acaba de sintetizar...
GASEOSA.


Sí, gaseosa. El limón con el bicarbonato reaccionó, y dio un poco de CO2 que en medio líquido acuso, es el ácido carbonico de las bebidas.

Y con sabor a limón? Pues gaseosa al limón.

"lo deje reposar y se kedo lo solido abajo, y likido blanco x encima k eran impurezas, kite el aguiya esee y lo koci un poco asta k burgugeaba la pasta blanca amriyenta..."

Como aquello reaccionó, supone que va por el buen camino, y ya se envalentona.
Así que su siguiente paso de importancia, es separar el compuesto interesante del resto que no vale para nada.
Y lo cierto es que lo hace...

El líquido blanco, que el genio decide que son "impurezas" (en una pastilla farmacéutica o en su reacción... vamos, subproductos de reacción) lo tira por el desagüe.
Y así SE VA A TOMAR POR CULO EL PRODUCTO ACTIVO.

Oleeeeeeeeeeeeeee!!!
¿Que por qué hice eso?
Ni idea, pero por algún lado había que seguir, no???

"lo he dejao reposar y he e hechado alcohol y lo he vuelto a herbir..... lo he dejado reposur un buen rato, y el resultado es unas rocas como de coca humeda"



Ya no sabe que hacer, y no le quedan cosas en la cocina con las que probar para mejorar la síntesis de la gaseosa, así que tira de botiquín y encuentra el alcohol, desnaturalizado y con otros compuestos que hacen que no valga para las reacciones ni para consumo, pero a él le da igual...

Es un genio de la química, como indica su nick, así que algo se le ocurrirá!!!

Como lo que le queda después de echarle alcohol y darle calor, es algo parecido a la coca (según él) es que debe ser buena...
Y no es raro que le recuerde a la cocaína, porque lo que le queda de sus reacciones es el yeso que se usa como excipiente en la fabricación de esas pastillas... y debe ser del mismo tipo de yeso que le habrán dado a 60 euros el gramos, bajo el pseudónimo de "cocaína de la wena".


Para completar el aspecto técnico de la intervención, añade unas cuentas... y aunque había usado 6 pastillas de 50 miligramos cada una, según el rendimiento de la reacción él calcula que le quedarán en la sarten... 50 miligramos de... efedra??!!

De una pastilla le ha salido una planta!!

En el proximo capitulo nos puede enseñar como conseguir un esqueje de la planta de coca, plantando en tierra orgánica un bote de coca-cola.


Aunque como siempre está bien preguntar y asegurarse, y ha explicado todo lo que ha hecho, seguro que alguien entiende la genialidad y le ha seguido apasionado.
Esa persona debería saber tanto o más que él.
Tanto como para saber como le afectan las sustancias, y más para saber qué es lo que ha salido de su mágica reacción y ser adivino.... porque lo que pregunta es:

"k pasaria si me meto una fila??"


Poco más se puede añadir, aunque merece una última reflexión que lo vincula con el tema de la apropiado de la información en la política de reducción de riesgos.

Este tipo de persona, que cuenta con medios suficientes y acceso a la información, es con su comportamiento un buen ejemplo de que por encima de toda la información que se dé, la actitud inconsciente y despreocupada y sin consecuencias que muestra este y otros, son algo que no se puede evitar.

Da igual que se informe, se advierta o se intente proteger: quién tenga vocación de suicida, tomará cualquier veneno de la misma forma que si fuera agua.

Y es muy común ver jóvenes que a pesar de todos los medios que se ponen a su alcance, siguen tomando sustancias de dudosa procedencia sin hacerles una pruebas mínimas, comprando droga en los servicios de una discoteca a un tío que se saca una bolsa de polvo blanco de los huevos y consumiendo rayas de cualquier cosa que conocidos y desconocidos ponen delante de su nariz.

Como en todo, hay grados, y todos podemos pecar en ocasión de una falta de precaución.
Pero aún así, cuando se han interiorizado conductas de prevención, para nuestra seguridad y la de los que están con nosotros, esas conductas actúan como barrera que influye en nuestras decisiones, conscientes e inconscientes.

Y protegen a los usuarios y a los que aprendan de estos, instaurando costumbres que a corto, medio y largo plazo, harán del consumo de psicoactivos -independientemente de si es una sustancia legal o no- un comportamiento que lleve aparejado un cierto nivel de aprecio por el conocimiento, la seguridad y la calidad.

El saber ya no es que no ocupe lugar.
Es también una apuesta segura para mejorar todo un sistema, que abarca desde el consumidor al productor, y que se verá necesitado de ajustarse a las demandas del mercado, cuando los consumidores finales adquieran el control sobre la situación a través de sus elecciones.

Y aunque asuste, sobre todo a aquellos que no confían en el propio individuo a la hora de tomar decisiones, es una forma de ampliar la libertad humana.

Porque les guste o no:

de la piel pa' dentro mandas TÚ...


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Me he estado partiendo de la risa durante toda la hora de la comida gracias a esta entrada. Muy buena la anécdota del chaval con vocación de químico.

Sin embargo, y aunque me pese, creo que incluso si la RdR se difundiera y diese a conocer masivamente (por ejemplo en colegios), y aunque indudablemente así llegaría más información a la gente, seguiría habiendo descerebrados que no le darían uso.
Porque, como tú bien dices, sigue habiendo gente que no sabe distinguir la izquierda de la derecha habiendo recibido una educación.

Lo dicho, muy buena entrada.

Anónimo dijo...

A ver si el forero del CC yiaiyou tras su espectacular sintesis de LSD con el chuchelandia, consigue iluminarnos con su refinada sinteses de metaanfetamina jajajjajajajjajaja

Carlos G. Wagner dijo...

Ja, Ja, Symp., la verdad es que me he trochado de risa. Bueno ya sabes lo de la imbecilidad,que avanza en proporción geométrica. ¿No era el prof. Carlo Maria Cipolla el que formuló las leyes inexorables de la estupidez?.
Aquuí están (tomadas de Wikipedia):

Siempre e inevitablemente cualquiera de nosotros subestima el número de individuos estúpidos en circulación
La probabilidad de que una persona dada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica propia de dicha persona
Una persona es estúpida si causa daño a otras personas o grupo de personas sin obtener ella ganancia personal alguna, o, incluso peor, provocándose daño a sí misma en el proceso.
Las persona no-estúpidas siempre subestiman el potencial dañino de la gente estúpida; constantemente olvidan que en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier circunstancia, asociarse con individuos estúpidos constituye invariablemente un error costoso.
Una persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que puede existir.

Pues eso...

حزقيال dijo...

Wow man !

Tus palabras han sido un escupitajo de verdades en medio de mi monitor.

Que buena frase:

"No mata la droga. Mata la ignorancia."

Excelente como siempre. Gracias por abrir mentes.


De mi mente broto al finalizar el texto esta canción:

http://www.youtube.com/watch?v=JoYXe3l5xgE

Paz y Alegría
Ezequiel

“…por un mundo sin murallas.”

Anónimo dijo...

daleeeeeeeeee....! q vengan los aplausos....

..una dosis de realidad para estos hombres q se estiran la corbata en nombre del pais..

GiLRaEM

A ma r i l l a* dijo...

Encontré este blog por casualidad y me siento impulsada a decir que es un espacio virtual utilizado de forma brillante; que por blogs como este agradezco la facilidad de encontrar información que me otorga la internet; que me ha parecido un derroche de inteligencia, coherencia y sensatez este escrito y que salta sobre el sentido común para establecer el propio. Grandes razones para un tema tan controvertido. Felicitaciones.

A.

Symp dijo...

Muchas gracias, Amarilla.
Lo cierto es que tu comentario ha llegado en un estupendo momento, para darme un empujón y ayudarme a seguir actualizando el blog.

Supongo que en muchos de los que apostamos por la Reducción de Riesgos, la información y demás conocimientos verídicos -y científicos- como barrera para evitar que las personas adopten pautas de consumo que deterioren su calidad de vida, acabamos un poco cansados de ver que los que "leen" ya saben y aplican -habitualmente- el conocimiento como barrera contra los problemas derivados de los usos que hagan de las drogas. Y que los que no se molestan en "minimizar los riesgos" de sus conductas, son inmunes a la información útil.

Tiene más difusión un camello con una bolsa llena de una sustancia desconocida (invéntese vd. el nombre) diciendo que pone guay y eliminando cualquier información relevante y útil sobre la misma, que 10 páginas dedicadas a informar sobre cómo no tomar sustancias a ciegas (con los riesgos que ello implica).

Cuanto más veo, más creo que no falta información en absoluto (al menos en la red) sino que lo que existe es una desgana absoluta por saber qué se toma, aunque esa desgana pueda traducirse en muerte o daños graves.

Los últimos casos de muerte o daños por consumo de Datura Stramonium o estramonio (nombre común)son un buen ejemplo de ese nivel de imbecilidad asociado a conductas que más que buscar placeres, parecen suicidas jugando a la ruleta rusa (sin saber ni sustancia ni dosis es imposible no aceptar la muerte como una posibilidad).

Espero que quede claro que lo de la "ruleta rusa" no lo digo por quien toma drogas. Lo digo por quien toma "algo desconocido en dosis desconocida".

Aunque en los medios y las estadísticas cuenten como muertes por consumo de drogas, y no por conducta suicida (con drogas o sin ellas).

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.