sábado, 27 de agosto de 2016

Prensa bomba

Este texto fue publicado en Cannabis.es a raíz de una surrealista noticia sobre drogas aparecida en un medio generalista, el periódico "El Español", en el usaban todos los ingredientes para una noticia perfecta de drogas: un nombre pegadizo, una imagen que asustase, y una historia totalmente inventada y surrealista.

Y ellos son la "prensa seria". Hay que joderse.
Aunque en este caso, debo romper una lanza por ellos: son los únicos en todo el país que sacaron un estupendo trabajo desmintiendo (días después que yo, pero algo es algo) el estudio sobre el Krokodil que el inefable Gonzalo Haro le había colado por la escuadra a toda la prensa del país...
Al menos ellos, en ese caso, acertaron y los demás medios se quedaron mirando.

Reíros un rato, para eso están estos trabajos periodísticos sobre "drogas" y peligro social... esta arrasa en los suburbios de Barcelona!! Ojito!! ;)


---



Tengan cuidado que llegó "la bomba".




Para bailar... ¡¡esto es una bomba!!

Para gozar... ¡¡esto es una bomba!!

Para menear... ¡¡esto es una bomba!!


Me encanta King África. 
Seguramente muchos opinan que es una cutrez, que su música va a lo fácil, su letra es lo que la gente quiere oír, y que no aporta nada al panorama musical. Y es verdad.
Era cutre, pero vendía que te cagas y se lo llevaba “calentito”.
Algo así -que me encantan de esa forma- me ocurre con la mayoría de los “trabajos” periodísticos, en eso que solemos conceptuar como “prensa seria”, sobre drogas. Especialmente los que abordan asuntos relacionados con “nuevas drogas” o NPS (Novel Psychoactive Substances), son una obra muy parecida a lo que hacía King África con la música: la mayor cutrez del verano, pero daba pasta, oye. Y a eso estamos, no? ¿A vender? Y yo que creía que la prensa sería estaba para informar...
En esta ocasión el plato a degustar es un articulo aparecido en “El Español” y difundido en redes que, debo reconocer, el cocinero lo ha clavado al escribirlo. Y en cierto modo, esta obra de “periodista” me recuerda a esa cancioncita del “músico” veraniego: 


LA BOMBA.



Es la bomba, sí. Así han bautizado a la droga en cuestión los medios en USA, y en España obedecen. Y así se titula el artículo, también, junto con la coletilla de que “llega a España”. De entrada, deja claro su autor que no conoce el tema o que tiene mal la fecha del ordenador. Las drogas de la familia de las NBOMe (una estructura central común a varias o “moiety”) llevan muchos años en España: tantos como desde que existen ellas e Internet. 

Algunas son legales o aún no fueron prohibidas en algunos lados, lo mismo que ocurre con otros cientos de drogas que -gracias a la prohibición y a la guerra contra las drogas como política- aunque superan, y con mucho, los riesgos a la hora de consumir las frente a las “clásicas drogas, prohibidas de siempre” (por lo general infinitamente más seguras) son enormes. Pero están aquí, en forma de tripi, en forma de polvo, en forma de “lo-que-el-mercado-ingenie-según-sea-molestado” pero llevan ya un largo tiempo aquí, no acaban de llegar como intenta decir el artículo.
Digo artículo, pero en realidad me recuerda -de forma descarada- a la publicidad que un vendedor haría prácticamente de cualquier droga nueva que llegase a la ciudad. 

Nada más empezar a leer, nos encontramos una gran imagen de unos “ositos de gominola” sobre los que hay un “gotero” que está a punto de dejar caer una gota. El pie de foto ya dice que esa droga que describe como mortal, “se inocula” en los ositos . Podría poner: “los usuarios y vendedores la esconden así”, pero no. Inocula, mmmm, qué verbo más sugerente para levantar un poco de alarma con la foto de los ositos....
Y la primera frase, a mí, ya me deja claro lo que me espera al leerlo. Ahí va: “Acaba de llegar una nueva droga al barrio y es la hostia”. 

Si yo quisiera promocionar algo, lo que sea, de una droga a una banda de rock'n'roll, diría lo mismo a la posible clientela. Lo mismo. ¡¡Es nueva “y es la hostia” puta, amigos!!
Seguramente el autor podría replicar que el texto cuenta con información correcta, y que incluso presenta a una conocida marca en reducción de riesgos y análisis de drogas, que es cierto que su información es -como suele ser por otra parte- correcta. Pero entre nosotros... ¿a que sabéis de sobra que el 95% de las personas no lee un artículo entero, a menos que le vaya la vida en ello?
Estamos en “PAÍS CUÑAO” y con tener una cuenta en Twitter y ojear -mientras en el bar dejan libre el Marca para leer algo “bueno de verdad”- por encima algo, ya pueden convertirse en maestros -como poco- o llegar a entrenadores de fútbol de la selección nacional. 

La gente no lee, y eso lo sabemos todos los que escribimos: importan más las fotos y las letras GORDAS. Mucho más. Muchos medios eligen así -en función de cómo de impactante pueden presentar las cosas- si dan paso o no a una noticia. Y el público, pica. Confía en los medios. Confía en la “prensa seria”. Confía... y España va bien.
Y el resto del texto, hasta que empiezan los gráficos que sólo un 0'0001% de los lectores podrían entender porque la gente -aunque cuñaos- no llegan al nivel de licenciatura en Química Analítica- y ya hacen el “conjunto del pastel” mucho más pesado y denso, a mí me resulta una bella obra de publicidad a dicha droga. Lo digo como lo pienso. Y no quiero atribuir maldad donde pueda ser estupidez, pero tampoco puedo inferir las intenciones de un autor al escribir. Así pues ese es mi juicio, pero que cada lector se forme el suyo.
Luego “que no es adictiva” y que causa furor en los suburbios de Barcelona (juajuajuajua!!! aún tengo agujetas de reírme de esa frase). Y cosas como que “es la droga mítica con la que se atemorizaba antaño” con el cuento de las drogas que se vendían como caramelos a los niños en colegios, y que -como siempre, no es nada nuevo, es parte del guión del anuncio publicitario- hay gente que ha sufrido sobredosis ya y te deja loco (en realidad más bien, te deja muerto), pero claro, si causa “furor en los suburbios de Barcelona” pues... habrá que ir a por ella, no?
¡¡Ahí estamos, campeón!!
Y por si quedaba alguna duda, lo siguiente que se puede leer interesante -aunque puesto en boca de otro, en este caso del supuesto camello- es que es que ESTÁ MUY INDICADA PARA FOLLAR... :P 

Toma ya, clasicazo. Creo que todas las drogas han tenido un mito sobre sus “siempre estupendas propiedades para el sexo”, o te hacía un superhombre en la cama con erecciones gloriosas para satisfacer harenes de hembras ardientes, o eras el druida Panoramix capaz de enloquecer con tus pocimas y tus conjuros a la mujer más difícil de conquistar. TODO MENTIRA, molaría que fuera real, pero no lo es.
Y lo más divertido, es que el “supuesto camello” estaba diciendo la verdad. Porque el camello creía hablar de la 2C-BNexus o Afro, que sí tiene “ciertas propiedades” que la hacían útil en el sexo, pero por el simple motivo de que -a diferencia de otras drogas- no te dificultaba el asunto (aunque tampoco es que ayude a ello). Pero da igual: todas las drogas han tenido una publicidad similar en algún momento.
Para terminar la charla con el “camello” que dice estar manejando “Nexus” cuando en realidad, en esta ocasión como en otras muchas anteriores, es otra droga, el vendedor dice que no sabe lo que cuesta dicha droga y que “sólo se distribuye en círculos reducidos” y que la están “regalando” para experimentar con los clientes.
Joder... ya empezamos.
¿¿PERO NO CAUSABA FUROR EN LOS SUBURBIOS DE BARCELONA?? Y eso es un vendedor... ¿¿de qué??
¿Un camello o un camelo? Todo mentira.
Tras insistir en que es la sustancia perfecta, sin efectos secundarios y bla bla bla publicidad a su gusto, incluye el supuesto testimonio de una víctima de los “Osito Bomba” -como los bautiza al final del texto- que se comió dos, le pegó un malviaje de la hostia, y acabó en el hospital. La frase es graciosa, eso sí:
“Se comió dos ositos de esos y se lo encontraron sentado en la puerta del Carrefour a las siete de la mañana, desnudo y acariciando un caracol.”
Según el texto, los “Ositos Bomba llevan 16 -ni más ni menos- gotas de droga diluida”, de la droga que causa furor en Barcelona conocida como “la bomba”: pedidla así a vuestro camello favorito. ¿Habéis probado a echarle cosas líquidas -o a intentar “inocular”- a un osito de gominola? Pues eso, probad antes de creeros lo que os cuentan...
Para rematar el mojón, tenemos también el comentario que “la bomba” es un derivado del Nexus o 2C-B, lo cual es una completa idiotez de afirmación que -posiblemente, para no atribuir maldad- haya “fabricado” el autor, desde las explicaciones que le dieran y no acabase de comprender bien, ya que no se encuentra entrecomillada y no pertenece a la frase textual de la persona que refiere.
Todo eso bien presentado, lanzado en su momento en redes -hace poco se sacaba en TV una noticia sobre “gominolas y comestibles” de anfetamina o similares, pero lanzados por el mercado legal farmacéutico- y con 3 datos sacados de la Wikipedia más unas fotos y el servicio de análisis de cualquier laboratorio preparado para ello, hacen un artículo. De los de la prensa seria....
Me preocupa lo de “la bomba”. No por la droga en sí, que no es nada nuevo, sino porque incluso los nuevos “periodistas” sigan funcionando en los temas de drogas como los viejos publicistas; aunque el método y los argumentos para “lanzar al mercado” a la nueva sustancia sean más viejos y obvios que quienes escriben, todo sigue igual. Y España, sigue bien.


Esclavo de tus palabras 

y dueño de tus silencios, periodista.



También de la palabra escrita, y de aquello que -de una forma u otra- lleva tu firma. 

Vosotros -prensa seria- sí que sois

 la puta boma.