lunes, 18 de marzo de 2013

David Reboredo ha salido esta mañana de la cárcel


Tras dos condenas injustas en las que se le trata como a un traficante siendo un simple consumidor, con dos papelinas que juntas no sumaban ni medio gramo de heroína, un indulto parcial, una rebaja de condena y ahora un pacto intermedio entre el 3er grado y el indulto, David Reboredo, de Vigo, ha salido ya de la cárcel, y en estos momentos está con su familia y la gente que ha luchado porque saliera de la cárcel.

Quien crea que esto no tiene nada que ver con él/ella, que nunca llegará a estar en esa situación, debería plantearse que el "preso Reboredo" podíamos haber sido muchos, muchísimos de nosotros.

Con un par de maderos que te quiten la postura de hachís, la papela de coca, o la bolsa de MDMA y digan que se la intentaste vender, tienes la misma condena: 3 años y medio por TRÁFICO.

Por un trato justo con aquellos que libremente optan por consumir drogas, cambiemos de una vez las leyes que se aplican contra los consumidores mientras el estado hace dejación de sus funciones permitiendo que productos que deberían ser vendidos bajo control farmacéutico sean vendidas por personas que en muchos caso no saben ni leer ni escribir.

Por una ley justa para todos y para que los indultos no sean a banqueros y políticos por sus robos, sino al débil que ha sido condenado de una forma injusta y vergonzosa, para él y para todo el resto de la sociedad.

David, amigo, me alegro mucho de que estés ya fuera. 
De verdad.




Symposion.

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Está claro que las leyes mal aplicadas y con ese ensañamiento que se gastan la justicia en el país, convierten al sistema penitenciario en un gran montón de mierda.

Tengo muchos colegas que han pasado por el talego, pero nunca sentenciados por tráfico cuando entre los dos delitos no suman 20 euros en droga.

Esperemos que nunca mais tengamos un preso con una condena tan injusta como la de David Reboredo.
Basta ya de ensañarse con los usuarios o ex-usuarios de drogas.

zoroastro dijo...

La cárcel de Pontevedra se encuetra llena de casos así. Es un tema olvidado por la sociedad. Si existen leyes que incriminan a los consumidores como si fueran traficantes (pues la cantidad de droga que marca la diferencia no hay manera de que se acuerde)es simplemente poruqe esas leyes son el reflejo del parecer popular.
Desde siempre han habido comportamientos rechazados por la mayoría y la única manera de justificar ese rechazo es buscándole inconvenientes. Los judíos envenenan pozos, las brujas traen plagas, los negros violan blancas...
Casos como el de Reboredo demuestran que hace falta de una vez por todas sacar el debate de abolir la prohibición y empezar a ser responsables de nuestros hábitos, pero yo creo que la sociedad no está preparada cuando se tiene más miedo a una pastilla de éxtasis que a un paquete diario de Malboro.
Yo pegué un cartel que pedía la libertad de Reboredo en mi clase y un iluminado de mis compañeros le dibujó una jeringa en el brazo y escribió "yo no indulto a yonkis".

Anónimo dijo...

Hello. And Bye.