jueves, 1 de enero de 2009

Mi Bella Droga Buena.

"Todos llevamos máscara,
y llega un momento
en que no podemos quitárnosla

sin llevarnos algo
de nuestra piel."
André Berthiaume

No todo iba a ser concurso en estos días.

Aunque no esperaba ponerme a hacer entradas pendientes, empiezo el año con ganas de trabajar. Y el bueno de Murple (un señor que hace cosas raras con aparatos de laboratorio) me ha animado, con sus trip report de lo mas cachondo: un trip report de una dosis de éxtasis con un filete de tenera y un poco de pudding, es un trip report elegante....

Y la cosa es que de rebote he ido a parar a uno de sus trip report, en concreto el que le dedica a la MBDB, que aunque por sus siglas no cuadre con la familia MD, es claramente una de ellas.


Por cosas de la nomenclatura oficial de la química orgánica, dictada por la IUPAC, se tiene que tener en cuenta la cadena más larga de carbonos en una molécula para poder nombrarla. Y luego el grupo químico funcional más reactivo de la molécula (por esas razones la efedrina no es un beta-hidroxi-metanfetamina, sino un alcohol (al ser nombrado correctamente podéis verlo "tal-tal-tal-propanol-OL").


Antes de que me zambulla en el tema de la MBDB, y ya que he tocado a la efedrina (un compuesto con muchas utilidades químicas), no puedo dejar de comentar algo que ha pasado hace 4 días en México.


Debido a que se han incautado allí unas cuantas partidas de efedrina y pseudoefedrina que estaban fuera del mercado legal e iban a ser utilizadas para la fabricación de metanfetamina por los narcos locales, tenemos la ocasión de ver una de las aberraciones que provoca la guerra contra las drogas a la que se le suma la más abofeteable ignorancia.


El inculto ministro de Salud mexicano, ha dado orden para que la Efedrina y la Pseudoefedrina sean retiradas del mercado legal inmediatamente.
La razón que da, es que "son productos NOCIVOS para la salud" y que "pueden tener usos que no son convenientes para nuestra salud pública".

Joder!!! Quiere eso decir que el ministerio de Salud mexicano, le ha estado vendiendo al pueblo en decenas de jarabes, pastillas y medicamentos aprobados.... un producto nocivo para su salud????
Pero que clase de gentuza está al frente de ese gobierno???

Cómo es que no dimiten en pleno por haber estado envenenando a todo un pueblo (y en especial a los que tienen catarro)???

O tal vez, es que la efedrina y la pseudoefedrina, dos descongestionantes usadospara mejorar la respiración y ayudar a ventilar cuando alguien tiene un proceso de las vias superiores que le dificulte la respiración, se han vuelto malas y peligrosas desde el día de Navidad en México.... la era de Acuario se manifiesta de las formas menos esperadas.

Volvemos al pensamiento mágico. Lo de los usos "nocivos para nuestra salud pública" es como siempre irrisorio.

Nocivo para la salud pública, es un gas liberado en la atmosfera que todos respiramos.
Pero una montaña de cocaína, heroína, o anfetamina, a nuestro lado, no nos hará nunca nada si no nos tiramos de cabeza en ella.

Para recochineo del pobre diablo de ministro Mexicano, los señores farmacéuticos le han contestado dejándole en evidencia:
"Señor ministro.... que esos productos que dice, YA FUERON RETIRADOS DE LAS FARMACIAS HACE CASI DOS AÑOS....".

Eso sí que es un supositorio no deseado y nocivo para su salud.


Vamos, que además de ignorante, ni siquiera recuerda sus propias decisiones. Si algunos ya sabemos que la prohibición lo único que hace en ocasiones como esta, es democratizar el acceso a la sustancia prohibida (con el único filtro del dinero), en este caso pasa a formar parte de los ejemplos a usar sobre "como NO actuar en la lucha contra las drogas".

La justificación de evitar que sean usadas para producir droga, y que retirándolas del mercado se conseguirá, queda en este caso por los suelos antes de que se tenga que esperar a ver el resultado: ya estaba prohibida, y quiere prohibirla de nuevo???


Suena más a que con eso se evitaría que "pequeños sintetizadores de metanfetamina" a nivel doméstico, pudieran abastecer a pequeños grupos de consumidores, orientando sus necesidades de estímulantes hacia otras drogas como la cocaína, que están en manos de grandes cárteles y corporaciones en las que ministros y gobiernos están embadurnados hasta las cejas.


Pero así es la cosa, y si los surrealistas de principios del 20 estuvieran vivos, dejarían de mezclar ideas en cocktelera para devorar periódicos, con la frustración de una realidad que les ha sobrepasado en mucho.


La guerra contra las drogas es producto de una mala borrachera del guionista de los hermanos Marx, y como elemento distractor no tiene precio.


Volviendo a Mi Bella Droga Buena.

Al leer el trip report de Murple sobre la MBDB, he recordado dos experiencias que tuve con MBDB (certificada, aún sin prohibir por nuestro adorable país).
Tengo otras más con cierta duda, porque si bien mi fuente en aquel momento era alguien que para su labor estaba excepcionalmente formado, no tenía medios para asegurar la sustancia al 100%.


Yo, desde mi primera dosis de MDMA, siempre tuve claro que sería una droga que a mi no me serviría para irme de fiesta y bailar: si nunca lo había hecho, por qué una droga me iba a inducir ese comportamiento?
Me provocaba buscar buena compañia, encontrar un lugar "seguro", abastecido de todo lo necesario como música, juegos, lecturas, bebida y comida y sitios cómodos.

Y en esos primeros días de la MDMA por el país, a gran escala, me encantaba cuando escuchaba a alguno de los dealers decir: "joder, otra vez que empiezan a venir pastillas jacosas".

El mito de la pastilla de MDMA que contenía heroína.

Cualquiera con dos dedos de frente sabía que eso no era así.

Y cualquiera que conociera la heroína, más.

Así que cuando lo escuchaba, rápidamente pedía una muestra de esas pastillas jacosas. Me las traían siempre con una advertencia: "tío, ten cuidado, que te gustan mucho estás jacosas a tí, a ver si te vas a enganchar y acabas fumando chinos".

Lo habitual era que ni jaco (heroína) ni leches.

Solían contener dosis ALTAS de MDMA, y que tras el primer subidón (que me resulta molesto incluso) te dejaban tan tonto y tan agusto, que era difícil buscar una actividad que implicase movimiento, y dejaba a los usuarios con un globo impresionante, sentados en una esquina, sonriendo felices.

Al dia siguiente, cuando preguntabas, escuchas cosas como: "buah, me dejó todo tirado, con un agustera de la ostia, y yo todo feliz y agusto que no quería bailar ni nada, y encima venga a hablar y darle la lata a la parienta!! parecíamos dos tortolitos!!"


¿Qué había de malo en ello?

Nada. La experiencia era grata, cómoda, y positiva para todos.

Pero no cumplía las expectativas marcadas, aunque las mejorase en otros sentidos...

No les había provocado una noche de imparable actividad en la pista y de ir buscando el siguiente lugar con música para poder seguir moviéndose a golpe de drum'n'bass.


Tuve siempre la sensación de que había una gran parte del público consumidor de MDMA que no había cogido la esencia de la sustancia, y que la habían adaptado a sus necesidades, en lugar de experimentarla tal y como es.
Pero cada cual toma y deja lo que quiere en sus consumos.


Una de esas ocasiones, un vendedor me vino directamente a ofrecer algo.
Unas cápsulas que llamaban "Californianas", que contenían una sustancia grumosa en polvo, con cierto aspecto húmedo, y que se vendían como MDMA.
Esta persona me dijo: "no sé que son, son muy parecidas al MDMA pero no son MDMA."

Y me dejó una para probarla.


La experiencia fue interesante.
Con mi costumbre de llevarme a la boca todo aquello que pasa por mis manos, lo primero que deguste de esas sutancia fue el amargo típico de estas sales, pero como si estuviera hecha de mentol, había algo que sugería líquido y humedad en su sabor, escondido entre la desagradable sensación de las papilas.

La subida, no fue tan molesta como con el MDMA, y en poco tiempo, menos con éxtasis, estaba en plena explosión.

A diferencia de otras MD, esta invocaba un espacio íntimo.

No buscaba amigos, no había nada que comunicar con palabras.

Ni siquiera a uno mismo.

Eran solo sensaciones.


¿Cómo describir la experiencia de pasar 3 días empapado en un campo, para llegar a casa y que te tenga tu madre preparada ropa limpia, una ducha y una toalla, para rematarlo con un consomé y una cama con sábanas blancas?


¿Qué término hay para expresar la sensación de meterte entre esas sabanas y ajustarlas a tu cuello, dejándo ir una sonrisa propia de un niño de 5 años?
Era algo así.


Perfecta para amantes, para los que no tienen nada que decirse con la boca.
Perfecta para hacer del cuerpo del otro una geografía lúdica sin expectativas de actividad sexual en sí misma (genital más bien).

Era tan incapacitante para el sexo como su prima la MDMA, pero sin embargo era pura melosería, desgranados mimos y ternuras de piel sobre piel, y a ojos cerrados sumergirse en el interior del otro, en una sucesión de sensaciones que no era visiones pero se quedaban en el umbral de estas.


Mi impresión fue que era MBDB, por lo que había leido y por su casi absoluta falta de estimulación anfetamínica. Pero no era más que una impresión.
Hasta que un viejo amigo, de buena experiencia y gran conocimiento, sintetizó en sus dominios una docena de gramos de MBDB.
Y repartió en cápsulas, de las que recibí un par.

Llegué a sospechar de la autoría del primer MBDB porque era tal la similitud que quien lo hizo debió seguir la misma ruta de síntesis, y usar los mismos precursores y reactivos: el resultado era gemelo, el sabor, y su efecto.
Y ya sabiendo que aquella sustancia iba a ser un incapacitante de lo más apetecible, de nuevo con mi pareja me sumergí en ese espacio de abrazos sin revelaciones, de comfort, de caricias y miradas no muy largas.

Desde entonces, es una sustancia que no sé porque no ha sido reivindicada como potencial fármaco.

Si la comunicación verbal entre seres humanos es necesaria, y más entre amantes y parejas, hay un ámbito de temores y discapacidades que tienen más que ver con el contacto de la piel.


Tal vez más dicifil de describir, y de acceder a él, por la falta de recursos y por pertenecer a un terreno donde la subjetividad de la experiencia castra todo intento de análisis.
Pero no menos importante.


Digamos que tengo la esperanza de que, en el siglo en que ocurra, tras la MDMA aceptada como gran fármaco, se llegue a incluir a la MBDB como el premio para aquellos que solventaron sus cuestiones con la conciencia y con sus semejantes.


Premio necesario para aprender que existe otro camino para la comunicación, para el refuerzo psicológico, para la plenitud humana en una de sus áreas.


El contacto de las pieles, convertido en sonrisa y roce...

4 comentarios:

dissociative identity disorder dijo...

suena divino...
ojala alcance a llegar aqui.

tuve la suerte de tener md
el finde pasado
y es tal como dice ud.
no para la pista
sino para el after en casa.

tan poquitos somos
los q nos pareceria normal
que hicieran farmacos "normales" de todo esto?
que pena y bronca me dan los q quieren
despenalizar la marihuana
pero mirar maliisimo a las otras sustancias !!!

OpenDoors dijo...

A mi el MDMA tampoco me ha resultado bailón. La creación de caminos de conductas y los estereotipos fijados por la sociedad de la persona consumidora de tal o cual droga ha hecho que muchos de los consumidores adquieran una estética o un comportamiento canonizado.

Lo que mas vergüenza ajena me dá son las comparaciones del tipo: "Ala, ¿MDMA? Pero si eso lo toman los pastilleros discotequeros, eso es muy malo, mira como se han quedado de pillados esos pavos...". Es un sentimiento de vergüenza y de hilaridad al mismo tiempo. Pobres diablos.

Me ha gustado mucho el trip report de la MBDB. Es una de las sustancias que llaman mi atención ultimamente...

Saludos Symposion!

Lega dijo...

No es la primera vez que me miran raro (muuuy raro) por comentar algún uso droguil distinto a los habituales, como una sesión introspectiva con algún psicodélico. Para algunos, eso es drogarse solo en casa como un yonky, porque los cartones son para tomar en una discoteca y flipar con las lucecillas.

Y lo mismo para los diferentes usos del éxtasis, hay quien no concibe que se puedan tomar fuera de la discoteca: en la playa, en casa o en cama, en compañía de una bella moza.

Anónimo dijo...

La verdad...te apoyo 100% un trip con pink floyd sonando ..en casa luces de colores velas incienso haxis bueno y algo para bajarlo porsi hay alguna urgencia es muyyy gratificante experiencia...cuando tomo alucinógenos quiero estar tranquilo y con gente conocida...serán los 50años...que al final ...se aprende.
Abrazos antoni