miércoles, 18 de junio de 2008

Ayahuasca. La poción patrimonio cultural de Brasil.

Antes de tirarme a la piscina, voy a frenar un poco y a recordarme a mi mismo que este lugar sigue teniendo la intención de servir de divulgación de conocimientos veraces sobre diversos temas, en especial aquellos que tienen que ver con manifestaciones de la conciencia humana y sus herramientas.

A veces olvido que mucha de la gente que llega aquí, llega buscando información bastante básica, y que si quiero que la utilidad de este lugar llegue a todos los que vienen, la información a veces debe de partir de lo más básico (cosa que se nos olvida cuando nos ponemos a comentar entre amigos más o menos conocedores de estos temas).

Así que esta vez, empezaré despacito, y haciéndome a la idea de que quien puede leer esto, no tiene porque saber nada de lo que yo pueda dar por supuesto. A ver que tal.

Ya el título de la entrada puede resultar algo extraño, desde el nombre de la ayahuasca a que una bebida sea "cultural". Espero que a nadie le queden dudas tras un poco de lectura.

¿Qué es la ayahuasca?

Pues la ayahuasca es una poción. Un cocimiento, una especie de infusión, una bebida preparada con plantas.
Esta poción es una bebida que produce importantes efectos en la psique humana, y también su consumo prolongado parece tener repercusiones físicas positivas en muchos casos.

La bebida o preparado, es originario de la cuenca del Amazonas, donde hace milenios se comenzó a utilizar por los habitantes de aquellos parajes, y donde hoy se sigue utilizando.

Sus efectos son los de un enteógeno (alucinógeno, coloquial pero incorrecto), que algunas personas toman, bien dentro de un marco ritual o de forma individual, con diversos fines que pueden abarcar desde la curación de una enfermedad a la generación de experiencias espirituales de alta intensidad.

Si bien durante siglos este preparado estuvo restringido a los pueblos amazónicos y a otros que podían conocer y disponer de las plantas necesarias (pues son al menos dos).

El nombre, ayahuasca, se traduce como soga o liana de los muertos o los espiritus, aludiendo tanto a la forma de una de las dos plantas -la liana trepadora Banisteriopsis Caapi- y al efecto psíquico de la experiencia (tal y como la entendían sus primeros usuarios).

El nombre es una metonimia en la que hay una relación todo-parte, ya que es la liana la que da el nombre final a la poción, pero no es la que tiene los efectos psíquicos propiamente dichos.
La liana, contiene alcaloides como la harmina o la harmalina, que son inhibidores de la enzima Mono-Amino-Oxidasa (IMAO's), encargada de desactivar ciertos compuestos químicos en nuestro cuerpo y regular el nivel de otros, como algunos de los neurotransmisores más comunes, con un grupo amino en su estructura química.
La liana aporta la llave que permite a otro compuesto, que no es activo por vía oral, desplegar sus efectos en la mente humana.

Este otro compuesto es la DMT o dimetiltriptamina, una sustancia que fue sintetizada allá por los años 30 y se creyó que no existía en el mundo vegetal hasta que se fue encontrando en cientos de especies de plantas y en algunos animales, incluido el ser humano.
Este compuesto se añade a la poción a través de alguna planta que lo contenga, como podría ser la chacruna -Psychotria Viridis- u otras según la disponibilidad de las mismas.

Si bien estos son los dos componentes básicos de la ayahuasca, no son excluyentes, y existen muchos otros vegetales con actividad psíquica que son agregados a la poción, aportando sus efectos a la experiencia.

El químico Jonathan Ott, considera que la ayahuasca, por su mecanismo de acción tan avanzado es uno de los mayores descubrimientos de los pueblos indígenas: encontrar una planta que logre, por inhibición de una enzima, hacer activa a otras que no lo son. Es desde luego impresionante un logro así en sociedades que aún hoy viven de forma similar a como vivían sus antepasados hace miles de años, y que acumula un saber farmacológico sorprendente, más teniendo en cuenta que el entorno es selvático y que existen miles y miles de especies vegetales.

Aclarado qué es la ayahuasca y cómo funciona -la complementación de dos plantas distintas- vamos a ver que pinta la cultura y Brasil en todo esto.
Al estar situada la fuente original de esta bebida en la cuenca amazónica, mayoritariamente perteneciente a Brasil, es este el país donde existe un mayor consumo de esta bebida enteógena.

En Brasil se han ido desarrollando grupos de tipo religioso, que han adoptado como sacramento la ayahuasca. Eso no ha planteado ningún problema, incluso al contrario, ya que tras 18 años de estudios el gobierno brasileño decidió levantar cualquier tipo de prohibición sobre el consumo de ayahuasca, en vista de los efectos beneficiosos para los miembros y usuarios de estas agrupaciones, como son el Santo Daimé, la Unión do Vegetal, Barquinha y algunas otras.

Algunas de ellas, son sociedades religiosas con una integración total en el espectro cotidiano del país, en las que sus ceremonias están abiertas a todos los miembros en los que se encuentran personas de todos los estratos y condición social. Otras, como la Unión do Vegetal, parecen tener un carácter algo más elitista y en ella se puede encontrar a practicantes que forman parte del gobierno del país.

La sustentación teológica de cada una de ellas es diferente, pero todas comparten ciertos valores de referencia, en especial aquellos a la cercanía, respeto y contacto con la naturaleza, y al crecimiento y mejora personal.

¿Y la cultura? Sin pensar que todo lo anterior no es ya una expresión y un rasgo cultural, el título hace alusión a la propuesta del Ministro de Cultura de Brasil, Gilberto Gil, de proponer al Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional de Brasil la inclusión de la ayahuasca como patrimonio cultural del país, con las consecuencias que ello tendría.

Como cualquier otro bien cultural (que Brasil ha definido unos cuantos en los últimos años, que van desde ritmos musicales a expresiones de fiestas histórico-religiosas como el Cirio de Nazaré) es de imaginar que serán potenciadas las medidas de protección de ese patrimonio, estimulación de su conocimiento y arraigo como parte de la identidad común de un pueblo.

¿Qué relevancia tiene esto?
Mucha. Por primera vez en la historia, un país y su gobierno quiere reconocer un enteógeno y su consumo como señas de identidad cultural.
En un contexto mundial de guerra contra las drogas, aceptar a ese nivel que una droga que está en las listas de prohibición internacional (la DMT lo está), y que no es diferente a otras del mismo tipo, como podrían ser la LSD o los cactus con mescalina, es una patada en la barriga de una prohibición que hace tiempo dejó de buscar justificaciones racionales o científicas, para pasar a ser un "modus operandi" bajo el que se esconden los mas variopintos intereses.

Hay un gobierno que está enviando un mensaje con su acto: este enteógeno, no nos da problemas, nos ayuda, y es parte de nuestra cultura. Nos hace bien.

Fuera de Brasil, algunas de esas iglesias como el Santo Daimé han salido y tienen cierta presencia en otros países, entre ellos España, Reino Unido o USA.
De hecho el gobierno usano -el esquizoide creador de una guerra contra la libertad del individuo- tuvo que reconocer hace un par de año el derecho a los miembros de estas agrupaciones religiosas en su país, el derecho a acceder y consumir ayahuasca como sacramento de su manifestación religiosa, del mismo modo que lo hizo con el peyote y la mescalina para los miembros de las iglesias peyoteras de nativos americanos.

En otro contexto, el uso de la ayahuasca como enteógeno se ha expandido.
No sé si ese hecho responde a cuestiones de disponibilidad o a propiedades específicas, pero ha entrado en los círculos de investigación psicológica, como una herramienta de autoconocimiento, o como herramienta para tratar otras problemáticas que curiosamente incluyen el uso de drogas adictivas y destructivas en el mal uso que muchos les dan.

Hay en marcha interesantes investigaciones sobre la ayahuasca a varios niveles, desde el puramente farmacológico, al trabajo de campo con adictos. El primer estudio sobre sus propiedades farmacológicas y el consumo en contexto occidental lo llevo a cabo el farmacólogo Jordi Riba, y puede ser consultado en MAPS.
Otro de esos estudios relacionados con su consumo en contextos urbanos (como es el que se da en esas agrupaciones religiosas basadas en el uso de ayahuasca) lo publicó Manuel Villaescusa, psicólogo especializado en el uso de dicha poción, en el año 2006. Puede descargarse y leerse aquí.

Cabe recordar que si bien la ayahuasca, como otros enteógenos y drogas, pueden resultar de utilidad para ciertas personas en ciertos contextos, no quiere decir que sean una panacea.
Las experiencias que afectan de forma intensa al "yo" no son bien toleradas por todos y pueden ser peligrosas para algunas personas con ciertos desordenes mentales, para las que de momento no resulta aconsejable acceder a estas experiencias que les pueden causar más mal que bien.

Los grupos responsables que usan esta "medicina, sacramento, o simplemente enteógeno" suelen contar con filtros que evitan que accedan las personas a quien les puede dañar la experiencia. En nuestro contexto occidental, la figura que debe dirigir estas experiencias y guiarlas, así como prevenir que en ellas participen potenciales afectados, es la del psicólogo, psicoterapéuta o psiquiatra. Y no cualquiera, sino sólo aquel que haya tenido formación al respecto, lo que implica haber pasado la experiencia en muchas ocasiones.

Como todo lo que a veces rodea a lo exótico, lo que viene de lejos, las medicinas mágicas y los remedios secretos, hay quien hace un uso incorrecto de ellos y particularmente centrado en obtener dinero de esas sesiones.
Como con cualquier instrumento de gran potencia, lo que se puede esperar de su uso en manos de un imprudente, es un desastre peligroso.

A este panorama no ayuda la situación de prohibición que se mantiene sobre las sustancias psicoactivas, y que favorece el secretismo y el acceso de cualquiera siempre y cuando pueda pagar a algún autoproclamado chamán. Por mucho que impresione la palabra (chamán) a ciertas personas, los conocimientos de estos tienen su ámbito de aplicación en la cultura que los ha generado. La "magía", las fuerzas de la naturaleza que explican los fenómenos que perciben los integrantes de una tribu amazónica, y esos enfoques con una cierta carga romántica, no tienen demasiado lugar en la mente y construcción de la realidad de un occidental -y son totalmente válidos para el indígena-.

Seguro que la imagen de un psicólogo de corte analista clásico, con su diván, tumbando en él a un indio con la cara pintada, la carcasa con flechas y los adornos propios de su grupo, preguntándole sobre como se desarrolló su infancia, la relación con su padre y su madre o sus pulsiones sexuales, nos parecería a todos ridícula y risible. Con toda razón, eso le es ajeno.

De la misma forma deberíamos contemplar, la exportación de contextos que no son significativos para nuestras vivencias como occidentales, por muy bonitos que nos puedan parecer.

Haber dado el paso de aceptar un enteógeno como parte de la cultura de un país (no sólo de la cultura indígena) es un paso valiente, que de ser bien llevado e imitado con las correspondencias adecuadas, puede y ayudará a situar el acceso a las experiencias útiles con enteógenos en el marco del ser humano occidental en la búsqueda de su propia espiritualidad o autoconocimiento.

P.S: Esperemos que esta vez, Gilberto Gil tenga más éxito que cuando ha pedido la legalización del consumo de cannabis. Es de esperar que así sea.

12 comentarios:

franpesa dijo...

¡Bien por el gobierno brasileño! Ojalá que la iniciativa prospere y haga que los gobiernos europeos se alejen de las tesis estadounidenses, trasnochadas e hipócritas, y aborden el asunto de la legalización de las drogas de forma más progresista, responsable e independiente.
Suscribo totalmente lo que dices acerca de la persona(s) que dirija la experiencia; creo que debemos ser muy prudentes al acceder a este tipo de sustancias. El efecto de la ayahuasca es impredecible y puede variar desde la decepción por “no sentir nada” hasta experiencias místicas, alucinaciones en colores y sensaciones curiosas como la de tener el cuerpo hecho de plastilina ondulante... En el terreno estrictamente físico suele provocar náuseas, vómitos o diarreas con diferentes grados de intensidad; la reacción no es igual para todos los individuos ni incluso para el mismo individuo en diferentes tomas. Por eso es absolutamente aconsejable acercarse a la ayahuasca de la mano de gente conocedora y experimentada (incluso recomendaría haber hecho antes algún trabajo de exploración interior); es muy importante sentirse en un entorno seguro y tener la confianza de que, en caso de un mal viaje, vamos a tener al lado a alguien que nos ayude. Con estas cosas, mejor no jugar...
Como siempre, un gustazo leerte

Symposion dijo...

Hacia tiempo que no sabía de ti!!
Me alegro de verte.

Lo que deberían hacer, es si la iniciativa prospera, y se considera patrimonio cultural de Brasil, sería incluirla en todos aquellos informes, catálogos, y publicidades varias.

Brasil es un punto turístico de primer orden mundial, y si cada turista que allí va supiera al menos que existe dicha poción, se incrementaría de notable manera el número de personas que pueden interesarse por el hecho en si de la ayahuasca, y por el de la alteración de conciencia (la ingestión de un sacramento psicoactivo en este caso) en marcos reglados.

Lo único malo, es que veo que en muchos lugares, empiezan a hablar de "las sectas" que usan ayahuasca.
Confundir una manifestación religiosa, por minoritaria que sea, con una secta (que etimológicamente puede ser correcto) y la carga que conlleva esa palabra en la mente de un occidental, no puede ser beneficioso... más que para las "grandes compañías de lo espiritual", como el Vaticano o la Meca.

No creo que la ayahuasca ni ningún otro enteógeno pueda ser un reclamo turístico en el contexto del ocio, ni que deba porque se pierde la percepción del peligro que puede conllevar.
Pero aunque la noticia no fue NADA publicitada en España, que haya más y más gente sabiendo que hay otros usos de aquello que está prohibido y que se saben beneficiosos para sus usuarios, puede ayudar a que se dé, con el tiempo, el cambio de mentalidad necesario para poder abordar el uso enriquecedor de estas sustancias en nuestra cultura.

Deja vu dijo...

Bellísimo post. Deberían incluirlo en las FAQs del cannabis café, por lo transparente y accesible que te ha quedado.

Me gusta pensar que en este planeta el modelo de prohibicionismo delirante made in USA va dando paso paulatinamente a un conocimiento real y transparente de los enteógenos.

Probaste la poción o el DMT, Symp?. Yo compré hace meses una bolsa de Chacruna y otra de Peganum Harmala y ahí las tengo... esperando a que llegue mi momento para el viaje. Hace falta tanto tiempo y preparación que no se cuando las probaré. Ademas el tener acceso a otros enteógenos sintéticos, económicos y de fácil consumo no ayuda a que me decida a hacer el cocido...

Bravo.

Symposion dijo...

No. No he probado la ayahuasca. He tenido ofertas varias, pero aunque por un lado me atrae la idea de participar en un ritual común de inmersión conjunta en un enteógeno (a pesar de la individualidad de la experiencia) me echa para atrás eso mismo: el grupo.

Si hubiera tenido la oportunidad de sumergirme con un guía que considerase de mi agrado y confianza, y hacerlo sólos o con un grupo en el que sólo hubiera conocidos, es mucho más posible que hubiera aceptado.

Al menos sé que el filtro que usan los terapeutas para juzgar a quien rechazar por posibles problemas graves, de momento y a día de hoy, lo paso.

Pero también creo que me llevaría una o dos bofetadas sonoras, si es tal y como dicen. Y no me atrae eso de salir pitando mientras los visuales te bombardean a suplicar un trozo de papel de WC... no quiero imaginar la diarrea en mitad de un enteógeno del tipo DMT.

No he probado la DMT, sí su pariente 5-MeO-DMT, pero por la vía fumada, y si bien es para quitarse el gorro, no me atraen esos cambios de universo tan salvajes.

Dejarte las pelotas en otra dimensión en menos de 15 segundos, me preocupa un poco. ;)

sergio montes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Symposion dijo...

En España es, al menos la Banipteriosis Caapi, una planta de uso solamente farmacéutico (nada de herbolarios ni consumo para humanos porque sí).

Y las demás, sus parejas, serían las que contienen DMT. Evidentemente no pueden prohibir todas las que tienen DMT, pero el DMT en sí está prohibido desde hace 30 años.

Así que... la ayahuasca en España es... a-i-des-para-legal....... tampoco hay casos de tráfico de la misma, así que no deben tener interés en menearlo. Pero legal totalmente, que puedas exigir su compra sin pega alguna... no debe serlo.

sergio montes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sergio montes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Symposion dijo...

Sergio, para el tema comercial, me han dado una idea mejor: Polos de Khat.

Diuréticos, con fibra, antioxidantes, fresquitos y estimulantes.
Mil veces mejores que un yogur de esos para ir plantar pinos regularmente (que parece ser la obsesión de muchísima gente).

El futuro está en los helados caseros. ;)

Begoña dijo...

Hola! Me llamo Begoña. Me gustaría contactar con Sergio Montes. ¿Eres de Salamanca?

Symposion dijo...

Begoña, en el perfil hay una dirección a través de la que comunicarse conmigo.

Asuntos privados, por esa vía. No por otras.

ayahuascavision dijo...

Hola amigos,
soy fernando de peru y preparo el ayahuasca como me lo ensenaron mis abuelos. Si os interesa saber mas: http://ayahuascavision.wordpress.com