Traductor

sábado, 24 de noviembre de 2007

Drogas, tráfico y conducción temeraria.


No sé si será una buena costumbre, seguramente algún escritor profesional me podrá responder, pero tengo la necesidad de poner el título de una entrada antes de ponerme a escribirla.

Supongo que me ayuda a tener clara, y los lectores, la linea de ideas que quiero comentar.

En este caso he dudado entre ese título, o "La prohibición que protege a terceros", seguramente influenciado por los comentarios que ha habido en la entrada anterior estos días, a ese respecto.
Pero aunque es una de las ideas, queda más claro con este título lo que voy a contar.

Lo primero voy a aplaudir al gobierno, no al ejecutivo, sino al poder legislativo.
Y a todos los que les han acompañado en esta resolución que pasará pronto a ser ley en activo.
Me refiero al endurecimiento de penas, y al cambio de consideración - de falta a delito penal- de ciertos comportamientos que ayudan a que haya 4000 muertos al año en las carreteras españolas cada año, y un numero dos o tres veces superior de heridos.

Aplaudo con ganas este cambio, y no entiendo a los que no lo han apoyado y lo han calificado de "afán recaudatorio", aunque no conozco en profundidad los entresijos de los motivos que se pueden haber argumentado. Espero que no sea así, y que esa postura en contra de la oposición (al parecer no en todos los aspectos de la ley) sea sólo un feo detalle propio del juego político pre-electoral en el que llevamos sumergidos ya meses y meses.

A mi no me gusta tocar la política en este blog, y cuando lo he hecho ha sido para meterme con las absurdas ideas y decisiones de los responsables del ejecutivo Zapatero en materia de drogas. Pero soy de los que creen que no hay organización política que sea 100% mala o buena, y esto me lo tomo como una confirmación, por vía de la excepción, a esa personal regla de observación y razonamiento.

A grandes lineas, la ley pasa a considerar que cuando un conductor supera ciertos márgenes de velocidad, dependiendo del tipo de vía en el que se encuentre, su acto deja de ser una falta administrativa para convertirse en un ilícito penal, y con independencia de que cause daños a terceros o no. Igualmente esto pasa a ser así para aquellos que conduzcan sin permiso de conducción, o si han perdido todos los puntos de su carnet. ¡Ya era hora!
Hasta ahora, la forma mas "barata" de matar en este y otros países, era mediante un automóvil. Y lo más sangrante es que la percepción social de ese acto -que es algo que se puede y debe cambiar- no era negativa o no lo suficiente, desde luego.

Casi se "comprendía y aceptaba" que un joven que no tuviera mucha experiencia en conducción, pues con el tiempo la fuera ganando, a base de práctica y accidentes. Estos últimos a veces simples rozaduras con la columna del garaje, o a veces con daño a terceros o a uno mismo.
Incluso hasta hace no mucho, se "entendía" que un joven se tomase unas copas antes de conducir, y se quedase dormido volviendo a su domicilio, para acabar en una cuneta o con el coche en mitad de un campo de girasoles tras dar 3 vueltas de campana.

Aplaudo lo que se tenía que haber hecho mucho antes.
Al gobierno no le tiembla la mano al prohibir actos que pertenecen al ámbito de lo personal, como tener en tu bolsillo 3 gramos de cannabis.
¿A qué cojones esperaban, todos los anteriores y el presente gobierno, para intervenir en la causa de muerte en edades transversales más importante (cuantitativamente) de todas?
La carretera, y las variables que intervienen en la conducción causan 70 veces más muertos y heridos que la violencia de género. Y eso sin atender a la trampa que supone no contabilizar, como muertos por tráfico, a aquellos que siguen vivos 24 horas después de un accidente (creo que sigue haciéndose así).

Y dentro de lo que pasa a ser considerado delito, castigado también con penas de cárcel que pueden ser esquivadas en una primera ocasión, pero no en reincidentes (¡bravo!), es el uso concomitante de drogas y automóvil.
Me parece otra de las medidas que era pedida a gritos, los gritos de los muertos inocentes por el consumo principalmente de alcohol con o sin el concurso de otras sustancias.
Soy de los que nunca podré aprobar que alguien consuma una sustancia que altere su percepción y/o reflejos, capacidad de decisión, grado de prudencia o temeridad, coja un coche.

Tal vez soy cruel o drástico si digo que no me preocupan los que haciendo eso, se dañan a sí mismos, pero a estas alturas están más que advertidos del peligro de hacerlo.
Me preocupa el derecho a la vida de los demás. Del conductor o peatón que sin hacer nada incorrecto, acaba en un hospital o en la morgue, y de sus familias, con sus vidas e ilusiones, que se pasarán años preguntándose tortuosamente "¿POR QUÉ?".
Lo siento pero me identifico con la víctima inocente, tal vez hasta un punto de desprecio hacia el causante.

Lo que sí traerá "cola", y en este punto le exigiría al gobierno objetividad científica al 100%, que no interfiera la protección a terceros con el derecho -sí, he dicho derecho- que tenemos en nuestro país al consumo de la sustancia que nos plazca.
Una cosa es conducir bajo los efectos de una sustancia, y otra bien distinta es haber consumido esa sustancia el día anterior y que debido al método de detección que usen, cualquier resultado positivo sea considerado probatorio de una conducción influenciada.

No es problemático encontrar metabolitos de casi cualquier droga en un test de saliva o de sudor, días después de su consumo.
Lo problemático va a ser fijar qué es lo que esos metabolitos indican, y para ello habrá que recurrir a la ciencia, a la de verdad -cuantificable y medible- y no a la arbitrariedad de políticos, o mucho menos a los deseos de abstinencia y no-consumo de algunos organismos, oficiales o no, que persiguen la utopía de un mundo sin embriagantes que no sean alcohol, tabaco y cafeína (que allá ellos con su ridícula y perdida guerra).De la misma forma que hay una medición cuantitativa de la cantidad de alcohol que alguien lleva en su cuerpo, es exigible que el resto de sustancias sean tratadas con el mismo rasero, ya que el consumo de las mismas no es delito alguno, y la carga de la prueba sigue siendo cuestión del acusador. Mientras tanto, sigue vigente el básico aforismo de ley romana: "in dubio, pro reo".

Pero fuera de ese terreno que habrá que afinar, es un paso que aplaudo.
A la vez no sin cierta tristeza, porque me gustaría creer y ver que la educación y formación de todo el mundo desde edades tempranas, evitaría tener que plantear las cosas en formato prohibitivo, pero parece que a algunos, si no les duele no les importa lo más mínimo.

Y aprovecho esta entrada para hacer una invitación a todos aquellos interesados en estos asuntos "drogófilos" a comprar una de las mejores publicaciones que han salido como libro en estos días.
"Heroína", del psicólogo Eduardo Hidalgo Downing, que por el precio de unos porros, nos ofrece una completísima visión de todo aquello relacionado con la historia y uso de esta sustancia, y además con el estupendo enfoque de la minimización de riesgos asociados al consumo, sin que sea una simple apología adornada.
Mucha y buena información, que debería tener a mano desde el consumidor al especialista que trata con consumidores.

Además cuenta con una escritura ágil y despierta, no exenta de la justa ironía para poder soportar las atrocidades cometidas en nombre de la sustancia más demonizada del mundo.
Y a colación de algún comentario que hubo en la entrada anterior, le hago notar al autor que aunque es la leyenda aceptada, ni Jehová ni la Biblia hablan de manzanas como fruto prohibido en el Génesis, aunque imagino que de sobra sabe este escritor cuál era el fruto prohibido, y que eso no es más que una licencia literaria para mostrar como acabamos por hacer placer de aquello que se nos prohíbe (quien quiera entender esto último que se lea el libro).

Lo único que, de momento, no me ha gustado es el tamaño con respecto al número de páginas (más de 500), en especial para los que hemos cogido la costumbre de escribir glosas a lápiz. Aunque he visto a lectores que usan una especie de pegatinas con colores, y es otra opción pero así mis libros parecerían la guitarra de un punky.

Digo de momento, porque aunque no espero encontrar más cosas que no me gusten, el libro me ha llegado ayer, y se me ha juntado con la lectura de "Flashbacks" de Timothy Leary, el descatalogado "Mafias de Estado" de Jürgen Roth, "Caos y Orden" de Escohotado, y la relectura de "Nuestro derecho a las drogas" de Szasz, y la "Pharmacophilia" de J.Ott, y uno tiene también que vivir, comer y dormir, amén de otras cosas más agradables.
Pero casi con seguridad, será el primero que termine, y me servirá para hacerle una buena entrada a esta especial sustancia de acetilados sueños.

Animaos a comprar un excelente trabajo que está, en su lectura y precio, al alcance de cualquiera. Y no, no me llevo comisión en su venta. Pero merece ser promocionado y es tan simple como contar la verdad sobre el libro.

P.S: A raíz de los comentarios pasados, surgidos en torno a los efectos paradójicos de la prohibición de un apetito humano, comentar que hay una excelente imagen al final de la introducción del libro de "Heroína", que no sé si resalta más la torpeza de los prohibicionistas o la sospecha de una publicidad y marketing sostenido desde los organismos menos esperados.

Es la imagen de un anuncio, publicado en un periódico nacional, de una campaña de la FAD en el día mundial contra las drogas, en la que a página completa se ve un fondo blanco casi cubierto por la palabra "NO" en diferentes tamaños, y en el centro del mismo un recuadro en negro en el que se puede leer en blanco la siguiente frase:

"Gracias a los medios de comunicación
la respuesta es cada día
más positiva"

Sin comentarios.

12 comentarios:

delfina dijo...

Me ha gustado la entrada, esta muy bien; parece que recuperas el tiempo perdido :P

Tengo una pregunta: Sobre la nueva Ley que dice que harán control de drogas, afirmas que puedes haber consumido sustancias dos o tres dias antes y llevar aun restos de la sustancia en el cuerpo aunque estés perfectamente. ¿Como es esto posible?, es decir, si tienes algún resto de alguna droga en el cuerpo, es porque está ahi, actuará en mayor o menor medida, te influirá más o menos, pero la tienes en el cuerpo o sea, algo esta haciendo, ¿no?. Quizá no haga algo del tipo `quitar la capacidad de conducción´, sin embargo un 0.25 de alcohol para un adulto normal tampoco quita la capacidad de nada, y es donde está el límite para este. Es decir, teniendo tus facultades bien, te pueden multar, quizá se plantea lo mismo para el consumo de esas sustancias, ¿no?

Muchas gracias de antemano y felicidades por el blog, por la entrada y los comentarios. La verdad que estoy empezando a enterarme de muchas cosas

SalU2

PD: aunque no tiene mucho que ver con el blog, pero ya que das pie en la entrada quiero decir que esta bien que se revisen las penas, pero que se revisen todas. Vale que no se pueden hacer todas a la vez, pero esta todo demasiado desnivelado. En este caso en concreto, lo 1º que deberian revisar antes de poner en practica la Ley es los controles de velocidad absurdos de muchas carreteras, aunque esto no se si lo llegarán a hacer algún día

nuestroamigoMarco dijo...

La pregunta que hace Delfina me parece muy oportuna. Me apunto a leer la respuesta que ofrezcas.Lo que dice en segundo lugar es una verdad como un templo. Y, por seguir en esa línea: ¿Qué tal si se reparasen, a modo de aperitivo de un deseable proceso más generoso, los errores cometidos en el trazado de los "puntos negros" de muchas de nuestras carreteras? Curvas "de la muerte", cambios de rasante que cuentan en su haber docenas de accidentes y que...¡ahí siguen!

Bien por la ventana abierta desde tu blog y...avanti!

naM

Symposion dijo...

Hola Delfina. Allá vamos con la respuesta que te puedo ofrecer.

Preguntas cómo es posible que si has tomado alguna droga, días después tengas en tu cuerpo restos de ella, y que si los hay, tendrán algún efecto sobre la persona.

Bueno, lo primero una breve explicación de lo que hace el cuerpo, con cualquier sustancia, desde el alcohol a las drogas ilegales.

Cuando una molécula (unos miles de billones normalmente) entra en el cuerpo, se reparte por todo él. Entre por donde entre, acaba en el flujo sanguíneo.
El cuerpo, a esas moléculas las tiene que desactivar, para que no sigan teniendo efecto indefinidamente.
Eso es la metabolización del fármaco.

¿Cómo lo hace?
Pues con cada sustancia de forma diferente, pero básicamente es el hígado el que se encarga de hacer cambios químicos en esa molécula, convirtiéndola en otra u otras diferentes, que pueden ser aún activas o ya no tener actividad alguna.
Ese proceso se repite varias veces, hasta que el organismo ha desactivado el fármaco totalmente.
El mayor trabajo lo tiene el hígado, que es un auténtico e increíble laboratorio, pero también intervienen otros muchos órganos, como los riñones, que al filtrar la sangre, arroja a la orina muchas de esas moléculas enteras.

Las modificaciones químicas que las vuelven inactivas, las realizan diferentes enzimas que tienen cada una funciones muy especificas, como por ejemplo, la MAO o enzima mono-amino-oxidasa, se encarga de oxidar las moléculas que tienen un grupo amino primario (-NH2) que no está muy protegido por la forma y posición dentro de la molécula, y convierte por ejemplo la anfetamina en diferentes subproductos (llamados metabolitos) que ya no son activos, y pasan a ser usados para otras cosas (reciclaje orgánico) o expulsados en la orina o heces, sudor, o en el pelo que guarda un registro de las cosas que se han consumido.

Con cada sustancia es un proceso diferente, que va a diferente velocidad.
Lo que el cuerpo tarda en deshacerse del 50% de una cantidad cualquiera de una sustancia, se llama VIDA MEDIA de esa substancia, y tiene relación en la mayoría (no en todos) de los casos con la duración de sus efectos.

Si por ejemplo, a las 12 de la noche tomases 400 mgs. de "drogaína", y su vida media fuera de 4 horas, a las 4 a.m. tendrías en el cuerpo 200 mgs. y varios metabolitos, a las 8 a.m tendrías 100 mgs., a las 12 del mediodía tendrías 50, y a las 4 de la tarde 25 mgs, más todos los metabolitos producidos y no expulsados.

Eso sería por ejemplo, la tarde después de haber estado en la noche de fiesta.
Te quedarían 25 mgs de "drogaína" en el cuerpo, PERO resulta que la "drogaína" sólo es activa en el ser humano, por encima de los 200 mgs.

Podrían detectar a esa hora, con diferentes análisis 2 cosas diferentes, e importantes de apuntar: que tienes 25 mgs de "drogaína" en tu cuerpo (que no sería activa por no ser suficiente) y también podrían buscar los metabolitos de la "drogaína", que serían por ejemplo la desmetil-drogaína y la hidroxi-drogaína (que serían como la colilla de un cigarro, el resto y la prueba de que has fumado).

Eso sería todo pues 16 horas después, pero si sigues dividiendo la cantidad que te queda en el cuerpo, te darás cuenta de que varios dias después, aún tendrías cantidades mucho más pequeñas de la sustancia, pero que serían detectables, ella o sus metabolitos (que a su vez tienen su propia vida media).

Así que habrá que establecer con mucha claridad el método de análisis y las cantidades que son sancionables, de sustancia o de metabolitos, en función de la duración de los efectos de la misma y del tiempo transcurrido.

De no ser así, cualquier persona que hubiera consumido hace una semana casi cualquier droga (hay algunas que serían casi imposibles de detectar) daría positivo en los análisis, y sería sancionado.
Hay drogas que se pueden rastrear hasta después de 1 mes, como el conocido Tranxilium, o más tiempo incluso en el caso del THC del cannabis porque se acumula en el tejido adiposo (graso) y ese no lo perdemos fácilmente.

Así que sí, tienes razón, si no regulan y definen bien las cantidades (igual que con el alcohol), podrían sancionarte incluso por haber estado en un bar donde había unos tíos fumando porros y tú respiraste el aire (creo que eso ya ha pasado en los USA), o ya que hay un gran porcentaje de billetes manchados con cocaína, si te hicieran una prueba por contacto en la piel y fueras cajera de un supermercado, pues podrías dar positivo.

Esto, aparte de las implicaciones obvias en cuanto a castigar a alguien que no ha hecho nada mal, también interfiere con el derecho al consumo de drogas, y el derecho a la intimidad, porque se podría usar el hecho de saber que tú has consumido "drogaína" para hacerte una ficha como usuaria de drogas, violando tu privacidad.

Posiblemente o lo hacen bien, o todos los abogados que defiendan a los sancionados, pedirán nuevas pruebas y contra-análisis, por ejemplo en el pelo que es el que más "memoria" tiene para casi todo, y que al final acabaría pagando el estado (cuando perdieran), pero en cualquier caso interfiriendo con la vida normal de las personas, sus derechos elementales, y además añadiendo más y más peso a un sistema judicial que está saturado y colapsado de antemano.

Lo que no he entendido bien de tu pregunta, es lo de revisar los controles de velocidad absurdos de muchas carreteras.
Explícate mejor, por favor.
Aunque si no te saltas los límites, aunque pongan controles, a ti nunca te afectará, ¿no?

Gracias por lo que me dices del blog, y por una pregunta que da pie a explicar cosas que, los que estamos más metidos en estos temas, no nos damos cuenta que la mayoría de la gente no sabe como podrán hacer porque no hemos explicado primero esas otras cosas básicas (metabolización, vida media, etc.) que necesitan saber para comprender como funcionará.


Y sobre lo que dice "nuestroamigoMarco", pues no puedo decir nada más que tiene toda la razón.
El tema de los puntos negros en las carreteras de nuestro país, la mala señalización, el firme defectuoso o poco inteligente que causan accidentes y muertos, con el agravante de que el estado como responsable, es REINCIDENTE o NEGLIGENTE POR INACCIÓN, no tiene justificación moral alguna.

Lo único que pueden alegar es que no hay dinero para todo, y lo que realmente habría que hacer es dedicar más a lo más necesario, y evitar muertes me parece que lo es.
Por desgracia, eso depende de los políticos, que como leí hace unos días (no recuerdo a quien... leo demasiado), el oficio de político es el único para el que parece que no es necesaria preparación.

Así nos va.

delfina dijo...

Gracias por la respuesta
symposion.

Con respecto a lo que me has respondido me surge otra duda. Determinados farmacos, pueden ser detectados como drogas, o sea, que tienen la droga en su composición o tu la metabolizas. Como sea, ¿se puede dar el caso de que prohiban determinados farmacos, a pesar de no tener en realidad porque hacerlo, y solo hacerlo por contener esas cantidades de drogas?
Es decir. Supongamos un taxista, que le diagnostican depresion, le mandan prozac y es uno de los `prohibidos´. Da igual la vida media que tenga el prozac, ya que lo consumira el taxista todos los dias, así que siempre lo llevara en la sangre (digo prozac por decir uno conocido). Este hombre, puede estar dado de alta, puede estar perfectamente porque el prozac te permite hacer de todo, no te incapacita, sin embargo como la ley lo dice, tendra que cambiar de trabajo o que? Por un lado eso es un incombeniente ya que habrá farmacos que lleven drogas en su composición pero al tomarlos estés perfectamente y sin embargo te lo prohiban para conducir. ¿Estamos seguros de que esta distinción entre farmacos/drogas y cantidad que podemos tomar lo hará el gobierno sabiendo lo que hace? ¿llamando a entendidos y especialistas en el tema? ¿o llamará el gobierno a `especialistas´? (Todo el mundo sabe que hay medicos y `medicos´, quimicos y `quimicos´)

Con respecto a mi comentario aclaro lo que decía. Esta claro que si no te saltas los límites no te afectará, pero no creo que exista la persona que no se los salte. Y no por que seamos imprudentes, más bien es por lógica: las carreteras y los controles de velocidad están desfasados. En mi caso, en mi mismo pueblo, tenemos un gran tramo de autovia, en la que la gente va normalmente a 80, 70, 90.. ya que es una autovia con doble carril. Pero claro, al estar en ciudad, la velocidad es 50. Es algo así como cuando te plantas en una autopista y ves los carteles de 120. Quitando que tengas un problema en el coche o que seas un maniatico de las normas y regules tu coche con un control de velocidad para ponerlo a 120, hasta el más prudente se pone a 133 o 130 (el 10% de mas que supuestamente no detectan los controles de la guardia civil). Son tan absurdos esos límites; aunque claro, tienes que poner un máximo. Pero y las `zonas de peatones´ cuando pasas por delante de un colegio, 25. ¿ Quien pasa por esas zonas a 25 un domingo? ¿Quien va por ciudad a 50 como mucho? El problema ahora no estará en que te multen y punto, o te multen te quiten puntos y punto. El problema estará en que puedes ir a la carcel y lo siento, pero hay zonas de ciudad por donde puedes circular a 100 perfectamente, sin inguna sensación de ir rápido.
Y bueno, eso es lo que he querido decir, básciamente.

Pd: disculpad que me haya extendido tanto y que el tema no va de eso :s

Symposion dijo...

Delfina, tienes razón en alguna cosa y alguna confusión semántica en otras.

La confusión es distinguir entre fármacos y drogas, cuando realmente son lo mismo, aunque es normal ya que en este país se ha dado a pensar que la "droga" es una categoría aparte, pero la mayoría o todas ellas, han sido fármacos de prescripción médica.
Y en muchos profesionales podrás oír hablar de drogas cuando hablen del prozac, como en cualquier país de habla inglesa. El origen de "droga" es del sajón "drug", que quiere decir medicamento.
Y el de fármaco está en el griego, y expresa la potencia de una sustancia que tiene la capacidad de matar o de curar, ambas cosas, que sólo dependen de su uso.

En cuanto a si el gobierno lo hará sabiendo lo que hace... pues yo creo que dará problemas, por lo que comentaba en el correo anterior.
Pero a tu imaginario taxista le mandan prozac y también un tranxilum para dormir bien, y si (ojo, sólo si) buscan entre las drogas a las benzodiacepinas, dará positivo.
Volveríamos al problema de la cantidad en sangre y lo explicado antes.

Pero dudo que el gobierno vaya a sacar una ley que busque a los consumidores del 3er producto más vendido en España, como los ansiolíticos, ya que no querrá problemas con las farmacéuticas (que tienen mucho dinero y poder a nivel internacional).

Pero por ejemplo, si has pasado una mala noche por una bronquitis infernal, que no parabas de tose, y has tomado un jarabe con codeína, si te hacen la prueba darás positivo en opiáceos.
Sólo pruebas mucho más "finas" podrían encontrar si tomaste heroína o morfina, o un jarabe con codeína para la tos.

Para ejemplo, el esnifador Maradona, que fue expulsado en el ultimo mundial que jugo por dar positivo en doping, por haber tomado un catarro contra la gripe, según aseguró él.
Dio positivo en efedrina, y es un compuesto normal en esos jarabes.

En cuanto a los límites de velocidad, establecidos hace décadas, cuando ni los coches ni las carreteras eran las de ahora, pues tal vez habría que revisar los de las autovías y autopistas, aunque si se te revienta una rueda a 110 kms por hora, en una autovía de 3 carriles, puedes tal vez salvar y manejar el coche, pero si vas a 150 kms por hora, es posible que no haya manera de evitar una desgracia tuya y de otros que estén cerca.

De todas formas, ese asunto es opinable.
No me preocupa quién va a 50 como mucho por ciudad, ya que si eso está puesto así está en función del tiempo de reacción de las personas, y de los metros por segundo que avanza un coche a esa velocidad.
A 50 kms en una ciudad, si sale una persona de entre dos coches y, si está a 25 metros tienes menos de 2 segundos para: verlo, reaccionar y completar totalmente la maniobra para esquivarlo.
Casi imposible si no se va totalmente concentrado en la conducción.

Imagínate subir eso a otros tiempos.
Si la principal causa de accidentes y muertes en las carreteras es la velocidad... realmente crees que lo ideal es aumentarla en todas?

La diferencia en un viaje de 30 minutos en que pases por 2 pueblos y tengas que ir a 50 kms, y por una zona escolar a 25 kms, seguramente no pasa de aumentar el tiempo que tardas en llegar a tu destino en 3 minutos.
¿Compensa? ¿Cargarías con la idea de haber matado a un niño por esos 3 minutos?

Y no insinúo que yo sea un perfecto conductor. Soy de los que por la noche, cuando estoy parado delante de un semáforo "peatonal", echo un vistazo y me lo salto a 20 kms por hora, partiendo de cero y si son las 3 de la madrugada.
Pero en ningún caso haría eso con un semáforo antes de una calle que "corte" con la mía.

Me arriesgo a un multa, sí.
Pero no a causar daño ni a terceros ni a mi mismo.

Ese tema de aumentar las velocidades sólo porque los coches sean mejores ahora... tiene el inconveniente de que a los peatones no los hacen aun con "airbag".

Pero es sólo mi opinión.

Ah, y ojo con eso de "sin ninguna sensación" de ir rápido.
Tal vez sea eso lo más peligroso de los nuevos coches: disminuye nuestra percepción de lo que pasará en 3 segundos a una velocidad determinada.

Anónimo dijo...

Quiero ser rápido porque es un tema muy difícil
1. Según gran parte de la doctrina jurídica, hay que valorar contra que bien jurídico se está atentando. Y la "seguridad vial" parece, para muchos autores, un concepto muy abstracto. Existe jurisprudencia en esa dirección: individuos a grandes velocidades por autovía que han podido demostrar por cámaras de la Dgt que no ponían en peligro a nadie en dos km alrededor.
2. Es posible que determinadas sustancias puedan "alterar" positivamente la conducción. ¿O no? A veces, aumentaremos los reflejos pero por contra podemos ser menos diligentes. No me gustaría parecer un escéptico - o un puto cretino- si argumento que los pilotos de aviones de combate toman dexamfetamina, que los pilotos de F1 quién sabe qué.

Está claro que no siempre que el aparato anti-droga pite se verá afectada negativamente nuestra pericia al volante.

jake dijo...

coincido en que a la hora de hacer esos test, tendrá que haber unos mínimos pasados los cuales no se estará en condiciones de ponerse al volante. pero tengo una duda últimamente, si las autoridades aceptan esos mínimos (la lógica lo pide), ¿no estarían aceptando también el consumo de esas sustancias? ¿cómo podrían prohibir o seguir prohibiendo algo que aceptan?

no sé si me haré entender, pero creo que por este cámino, el de la aceptación mínima puede haber una brecha hacia la legalización. ya que no es lo mismo tomarse una caña que una litrona (en cuanto a efectos), tampoco es lo mismo meterse una raya que todo un gramo.

Symposion dijo...

Como siempre, por parte.
Al anónimo le digo, que ciertamente la "seguridad vial" es un concepto difícil de delimitar, pero a la vez es un abstracto que explica o da la idea de el porqué de ciertas prohibiciones (como el conducir con el cinturón).
No será exacto o perfecto, y el caso que comentas es probable.
Es perfectamente posible estar conduciendo a altísimas velocidades y con una conducción peligrosa sin poner en peligro a nadie en X kms a la redonda, sí.
Pero justo porque no están en la trayectoria de este conductor...
¿Qué ocurre cuando sí pone en peligro a otros aunque no cause accidentes?
Por eso se sanciona un comportamiento que puede ser peligroso para otros.

En cuanto a que hay sustancias que mejorarían la conducción, pues seguramente sí.
Seguramente una cantidad mínima de cafeína o anfetamina, lo hagan. Y una cantidad excesiva de cualquiera de las dos, hagan lo contrario.

Pero no sólo la psicología bebe del principio de realidad, sino también el derecho.
Y la realidad es que lo normal, es que la gente beba un numero adecuado de cafés, adecuado a su cuerpo y tolerancia, para no tener ni alucinaciones ni taquicardias cuasi-letales.
Y al mismo tiempo, que en el caso de la cocaína o la anfetamina, el consumo se realiza de forma habitualmente abusiva, y de un producto que esta mezclado con otros estimulantes y sustancias.

¿Que los pilotos de combate toman metanfetamina? Sí, es posible. También los astronautas.
Pero la toman bajo control médico, y como sustancia pura.

En cualquier caso volveríamos al tema de la cantidad/duración del efecto (añadiendo pureza y adulterantes).
Pero en general, excepto los narcolépticos en España, a los que les dan esa "anfetamina" llamada metilfenidato, y otros en USA que usan anfetaminas para ese trastorno y para otros, aquí la realidad indica que el uso de anfetamina, además de no tener pureza -ergo no es segura en el aspecto farmacológico- es un uso lúdico, que sobrepasa las dosis meramente estimulantes, y tiene efectos secundarios contrarios a la seguridad en la conducción. Idem para otras sustancias.

Y a lo que dice Jake.
Hay que recordar, Jake, que el CONSUMO es LEGAL en nuestro país. Tu te puedes presentar ante un juez y autoinculparte de consumir lo que quieras y en las dosis que quieras, que ES TU DERECHO.

Pero la simple posesión sigue estando prohibida.
Fíjate los escandalosos titulares que ha habido estos días con la propuesta de modificar la ley "corcuera" para que se deje de multar a aquel que lleve encima una pequeña cantidad de droga para su consumo. No lo han querido hacer.
Aunque de sobra saben que consumir es legal (no en otros países), y que supone una contradicción insostenible.

Yo no veo brecha alguna hacia la despenalización de las drogas en ese asunto. Se sigue aceptando que puedes hacerlo, pero se siguen poniendo barreras a la simple posesión.

Lo que podemos asustarnos, es si el gobierno bananero de turno que desarrolle la ley y la normativa a aplicar, no haga distinciones en cantidad y bajo la premisa de que tenías en tu cuerpo una sustancia prohibida a la hora de conducir (aunque fuera de hace una semana), sancionen, encarcelen, hagan ficheros de datos que vulneren nuestros derechos, etc.

De todas formas, como en este caso, hablamos de penas de cárcel y no de multas que se pagan y listo, porque la gente prefiere olvidarse y que no lo sepa nadie muchas veces, en este caso sí se plantará cara y se exigirá (cualquier antes que entrar en la cárcel) que se pruebe que la cantidad de sustancia en el cuerpo, indica que se encuentra bajo sus efectos.
De no ser así, los jueces no podrán emitir condena.

Así que, por el bien de todos, que lo hagan de forma correcta desde el principio.

naM dijo...

Sigo vuestros comentarios con atención porque son inmediatos, frescos, y también bastante serios. Me gustaría participar aportando algo pero no tengo facilidad para escribir. Sólo que sepáis que entro en este blog porque tengo la sensación de que voy a encontrarme con opiniones que no parecen estar contaminadas por cierto tipo de intereses. Un aplauso para delfina, anónimo, jake, y por supuesto para symposio.

naM

Symposion dijo...

Una de las cosas estupendas y magnificas, y por lo tanto también peligrosa y a veces horripilante, es que internet y los blogs han "democratizado" para bien y para mal la expresión y la transmisión de información.

Sobre gustos no hay nada escritos, y si lo hay, seguramente es de mal gusto.

Como aquí no aspiramos a ganarnos el sustento, ni el Pullitzer (no sé ni si está bien escrito, ni me importa), no hace falta ni escribir bien ni saber del tema para participar.
De hecho, los que más saben son los que menos aportan -honrosas excepciones hay- mientras que las preguntas aparentemente de menos "nivel teórico" son las que más información producen, y crean en los motores de búsqueda un efecto "eco" por el que otros con pocos conocimientos, pueden llegar fácilmente a la información que necesitan (y completarla o pedir explicaciones extra).

Hay millones de blogs en internet, algunos muy conocidos, otros -como este- tal vez muy especializado en un área, otros que son simples pajas mentales (muy sanos, yo les aplaudo el desahogo así frente a otras formas como ir a pegarse con los del otro equipo de fútbol) pero al final, en este caso será la elección de cada individuo lo que le marque qué va a leer, qué va a recibir, además con carácter interactivo, y sin parrilla de programación.

Así que, naM, pregunta y escribe, con tu propio estilo, gusto y necesidad, sin depender de lo que otros hagan.
Yo encantado.
Y seguro que otros cientos como yo también.

Symposion.

manuel dijo...

Siento argumentar en contra de alguien tan brillante como Symposion, pero no puedo evitar expresar mis pensamientos ante derminados temas.

No puedo dejar de pensar en lo que esto del prohibicionismo en la DGT me recuerda a la generación de la figura del junkie en EEUU.

Creo que el perseguir con sanciones la conducción temeraria sólo contribuiría a motivar a aquellos que, como la mayoría, lo hacen por lo atractivo de lo prohibido... como esos "matones" que van los sabados por la noche haciendo el tonto conduciendo rápido y poniendo nerviosos a los demás conductores...el impulso a deliquir no desaparecería por el hecho de estar sancionado, simplemente se haría mas atractivo para quien ya lo hacía antes...

Por otro lado me parece una persecución fracasada, cuando es imposible o muy difícil determinar cuando una persona se encuentra en un estado de conciencia óptimo para conducir. Si se prohibe el alcohol nadie va a evitar que alguien durmiera únicamente 2h y se coja el coche para no faltar al trabajo, y probablemente sea más peligroso ese que el que se tomó un vinito (dá positivo) y como lo hace todos los días no le genera casi ningún efecto psicomotriz...

No quiero decir que la gente pueda ir bebida o drogada en el coche, pero me parece mucho mas efectivo educar a la gente para tener sentido común y sepa en qué condiciones y en cuales no puede coger el coche (son miles de ellas más aparte de si tomó drogas o no), y no ir uno por uno prohibiendo cada factor que sea inductor de temeraridad.

Es como ir arrancando una a una todas las plantas psicoactivas que encontremos por ahí,(como el tema del estramonio de hace unos meses). Es más efectivo eseñar a vivir con ellos con responsabilidad que intentar hacerlos desparecer uno a uno...

Me molesta como a veces las ideas se deshacen como el humo al intentar escribirlas o simplemente exteriorizarlas... por esto no podría hacer labor que haces tu Symposion.. pero bueno espero haber plasmado bien mi visión...


Muchas felicidades por el blog, es muy interesante y no son pocos los libros que he tenido la oportunidada de conocer gracias a ser nombrados aquí. No te canses nunca de hacer esto...



Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años